Columnistas

Entre líneas: Cierre de vías

El martes, las autoridades dieron la espalda al deber y consolidaron la confusión entre el derecho a manifestarse y el pretendido derecho a cerrar las vías.

Un lector de La Nación escribió, el miércoles, con justa indignación, para protestar por las largas horas de cautiverio en su vehículo, imposibilitado de avanzar debido al cierre de vías ejecutado por unos 500 pescadores en las carreteras de la costa del Pacífico. El hombre, de 79 años, vive en Puerto Jiménez de Osa, pero no pasó de Quepos. La esposa, de 74 años y con “nueve cirugías de cáncer a cuestas”, sufrió la larga y sofocante jornada a su lado.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.