Columnistas

Boletín de Opinión: Poder en los ‘palacios municipales’

No contentos con sus abundantes privilegios, los alcaldes aspiran a ‘más poder, muchos más recursos, actividades y descentralización’

Hola, suscriptores. El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) culminó en este 2021 dos investigaciones iniciadas unos dos años atrás: el caso Cochinilla y la Operación Diamante. Ambos  desnudan problemas al parecer de profunda raigambre, pero me centraré en el segundo.

Si bien la experiencia no debe desperdiciarse, en los gobiernos locales se convierte en un riesgo.  Los representantes cantonales acumulan  poder conforme más tiempo pasan en “los palacios municipales”,  y se les ve especialmente activos en las comunidades en  épocas electorales, tanto cuando ellos mismos son candidatos como cuando apoyan al aspirante a la presidencia de la República de su partido. Nuestro director, Armando González, lo explicó ampliamente en su columna del domingo, donde expuso la necesidad de limitar la reelección de los alcaldes y  prohibirles además la beligerancia política, si no ahora, en una reforma posterior.

Según un pronunciamiento del TSE, los alcaldes  no están en la obligación de  renunciar a sus cargos para postularse a la presidencia de la República o a una diputación. Sin embargo, deben “abstenerse de participar en actividades o discusiones de carácter político-electoral cuando se encuentren en horas laborables o en el desempeño de su puesto”  y les está “vedado valerse de su cargo para beneficiar a la agrupación política de su simpatía o sus propias aspiraciones personales”. Letra muerta, muy a mi pesar.

Mas, no contentos con tantos privilegios, los alcaldes aspiran a “más poder, muchos más recursos, actividades y descentralización”, según palabras de  Roberto Zoch, cabeza del gobierno local de Moravia y que quedaron en un acta reveladora, cuyo contenido es abordado en el editorial de hoy.

Si los  diputados de este cuatrienio le heredan al país esta reforma, los cantones tendrán muchas más posibilidades de empezar a cambiar la percepción de “que la función pública local es una plataforma para hacer negocios personales”, como dice el catedrático de la UCR Gerardo Ávalos, quien  señala  también: “Es inconcebible que los recursos municipales se utilicen con fines políticos y las mejoras en la infraestructura se ejecuten principalmente en tiempos electorales en beneficio de quienes apoyan a la administración de turno”.

Los invito a leer también:

Comisiones de investigación, por el exmagistrado Carlos Arguedas Ramírez

Huelga la ‘huelga de juguetes’, por el ensayista Víctor Hurtado

Desactivar la crisis ruso-ucraniana, por Richard Haass

Querida San José, por Giovanni Graziano

Buen comienzo de semana.

Guiselly Mora

Guiselly Mora

Guiselly Mora, editora de Opinión de La Nación, es periodista, correctora de estilo, especializada en literatura latinoamericana, administradora familiar, escritora y experta en cocina internacional.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.