29 junio

Es justificadamente criticable la organización de fiestas y reuniones porque entorpecen el esfuerzo del país contra la pandemia, pero también lo es el fútbol, actividad permitida con restricciones; sin embargo, vemos a 22 jugadores sin guardar la distancia de 1,8 metros, rozándose e intercambiando bocanadas de aire y fluidos corporales.

Sabemos que la población más susceptible y golpeada por la covid-19 es la de menos recursos, tanto materiales como educativos, con poco acceso a la información y a la comprensión de esta.

Cuando esas personas ven un partido de fútbol, pueden presumir o deducir fácilmente que una fiesta o reunión familiar es menos peligrosa, y, por tanto, desestiman la prohibición, como está sucediendo.

El gobierno no debe autorizar actividades que incumplen las medidas sanitarias que dichosamente han sido muy eficaces hasta ahora.

Orlando Ruiz Alvarado, San Pablo de Heredia

Migrantes en Paso Canoas

Costa Rica y Panamá son firmantes de acuerdos internacionales para garantizar la seguridad e integridad de los migrantes. Ambos países dicen ser defensores de los derechos humanos; sin embargo, lo que ocurre en Paso Canoas deja mucho que decir en esta materia. Vivimos una emergencia sanitaria, mas no es excusa para esquivar el problema de los migrantes que se dirigen hacia el norte del continente. Si no actúan de inmediato y encuentran una solución, podría producirse una catástrofe sanitaria.

La situación de los migrantes en la frontera entre Costa Rica y Panamá es extremadamente preocupante. Hay dos grupos, uno de 23 personas ubicado en Paso Canoas, a un costado de la aduana panameña, y otro de 15 personas a unos 3 kilómetros de distancia, en Cuervito, entre las cuales se encuentra una embarazada. En ambos hay niños, mujeres y jóvenes.

Es urgente también la intervención de la Organización Internacional para las Migraciones y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, pues deben hacer un llamado a los gobiernos de estos Estados a fin de hallar pronta solución a esta vergonzosa y riesgosa situación. Se trata de vidas humanas.

Iván Espinoza Guerra, Cartago

Más por el agua

Mi servicio de agua aumentó en más de un 50 %. El monto debió haber disminuido porque soy pensionado y desde antes de la pandemia no trabajo y vivo solo.

Además, el servicio doméstico se redujo de tres a un día, lo que también incide en la reducción del consumo de agua porque ahora el lavado de ropa y otras labores se efectúan una vez a la semana.

Debido a que en ocasiones el agua del tubo salía muy oscura, opté por comprarla embotellada. Espero la devolución del exceso pagado.

Luis Guillermo Valverde Rivera, San Vicente de Moravia

Otro tipo de ayuda

La Federación de Estudiantes de la Universidad Nacional (Feuna) propone poner a disposición de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) campus, sedes, secciones y recintos regionales como albergues para migrantes contagiados por el coronavirus.

Sería más sensato presionar e instar a los organismos internacionales, como la ONU, la OEA, la OMS y la OPS, para que exijan a los gobiernos de donde proceden las personas a cumplir, como un deber social, humanitario y de derechos humanos, su obligación de brindar protección, seguridad, salud y bienestar a su población.

Rodolfo Alfaro Murillo, Heredia

Mensaje directo

Felicito al gerente médico de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Mario Ruiz, por tan elocuente explicación.

Ruiz viste con sabiduría su gabacha, y se aprecia su contacto humano con sus pacientes y su gran experiencia en el campo médico. Ha vivido el dolor humano frente a los enfermos y no en un escritorio de oficina.

El mensaje de este domingo 28 de junio caló en el costarricense lo que hasta ahora no se había podido. Al fin más personas se dieron cuenta de que la covid-19 es asesina.

Ruiz, sin rodeos, sin lenguaje barroco, dio a atender, sin repetir palabras de a diario, sin alarmar y sin cometer un error, que solo el ciudadano de oro muere por esta peste. Demostró que la franja joven puede ser el explosivo de una onda comunitaria.

Enrique Muñoz Vargas, San José

Respuesta de Claro

Con respecto a la carta de Gilberto Ugalde Esquivel, publicada el domingo 28 de junio, titulada “Averías constantes”, informamos de que revisamos el caso de inmediato y no encontramos ningún problema técnico en el servicio. Quedamos en contacto con el cliente para que, si se presenta alguna disconformidad, se comunique con nosotros.

Carolina Sánchez, vocera de Claro