Servicios

Sacerdote de Pococí sufrió brutal asalto mientras dormía: ‘Lo agarraron a golpes en la cara y la cabeza’

Sujetos creían que el cura Adalberto Dorati tenía el dinero recolectado en las actividades de celebración de la fiesta de San Isidro Labrador, realizadas el domingo

El sacerdote de Campo 2 de Pococí de Limón, Adalberto Dorati, dormía en la casa cural este domingo, cuando a eso de la medianoche un estruendo lo despertó. Eran dos sujetos encapuchados que rompieron la puerta principal para ingresar a la vivienda y luego la puerta del cuarto; de la nada, lo comenzaron a golpear y patear en el rostro y el cuerpo.

“¿Dónde está la plata?”, le preguntaron con violencia al tiempo que lo golpeaban. Según relató el cura Carlos Lozano, quien conversó con Dorati, los sujetos creían que él tenía el dinero producto de la fiesta de San Isidro labrador, celebrada este domingo, donde hubo misa, ofrendas y subasta de animales.

“Los delincuentes suponían que él tenía el dinero. Lo agarraron a golpes en la cara y la cabeza; le patearon el rostro, lo cual le ocasionó un hematoma en el ojo. Se robaron dos computadoras, dos celulares y un poco de dinero de ofrendas (unos ¢600.000, según informó el OIJ); se fueron y lo dejaron maniatado, él salió brincando a buscar ayuda”, relató Lozano.

El sacerdote fue llevado al Hospital de Guápiles, donde le hicieron radiografías, según las cuales no sufrió ninguna fractura. A eso de las 4 a. m. salió del centro médico y fue a poner la denuncia.

“Él está bien, pero tiene mucha rabia por lo sucedido”, manifestó Lozano.

El obispo de Limón, Javier Román Arias, se mostró preocupado por la creciente ola de crímenes, robos y asesinatos en diferentes zonas de la provincia que los envuelve en un clima de inseguridad.

“En medio de esta ola de delitos, el día de ayer domingo, de forma violenta el párroco de Campo 2 de Cariari, en Pococí, Adalberto Dorati, fue víctima de un asalto en su casa de habitación, fue agredido brutalmente, y, a Dios gracias, se encuentra bien y en proceso de recuperación. Limón se nos va de las manos y no podemos permitirlo. Con la ayuda de Dios y la acción de todos, comenzando por las autoridades, lo podemos recuperar, sea esta una oportunidad para seguir unidos y continuar trabajando juntos por la paz y la justicia”, expresó el obispo en un pronunciamiento público.

Según informó la oficina de prensa del Ministerio de Seguridad, tras el asalto, la Fuerza Pública se desplazó de inmediato al sitio e inició la inspección de la zona para dar con los agresores, pero sin resultados positivos.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) informó de que están haciendo una inspección más profunda, este lunes, para ampliar la denuncia.

El 15 de abril, un sujeto fue asesinado a balazos dentro del templo católico de barrio La Emilia, en Guápiles, también en Pococí.

Según testigos del incidente, la víctima iba en bicicleta al costado este de la plaza de fútbol de la comunidad, frente a la iglesia católica, cuando dos sujetos en motocicleta lo acorralaron y le comenzaron a disparar. Al parecer, el fallecido intentó huir hacia el templo, no obstante, los gatilleros lo persiguieron y le propinaron varios balazos.

Colaboraron la periodista Eillyn Jiménez y el corresponsal Reiner Montero.

Daniela Cerdas E.

Daniela Cerdas E.

Bachiller en periodismo, estudiante de Derecho. Cobertura de la temática educativa del país desde 2015. Redactora del año La Nación, 2018.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.