Juan Fernando Lara Salas. 13 febrero
Vista del Albergue de Base Crestones en el Parque Nacional Chirripó el pasado diciembre / Fotografía: Alonso Tenorio Barrantes.
Vista del Albergue de Base Crestones en el Parque Nacional Chirripó el pasado diciembre / Fotografía: Alonso Tenorio Barrantes.

A partir de este sábado 15 de febrero, el acceso al Parque Nacional Chirripó permanecerá cerrado hasta nuevo aviso debido al vencimiento del contrato de concesión del albergue Crestones donde se atiende a los visitantes al Cerro Chirripó.

El cierre temporal resulta de una disputa entre dos consorcios interesados en proveer dichos servicios en las instalaciones localizadas dentro del Parque donde suelen pasar la noche los excursionistas antes de su ascenso al día siguiente al Cerro: el punto más elevado del país (3.820 metros sobre el nivel del mar) e imán principal para la visitación.

La caminata de 14 kilómetros hasta el albergue Crestones, saliendo desde San Gerardo de Rivas de Pérez Zeledón, es el recorrido más habitual. Al llegar al albergue, la cima del cerro está a cinco kilómetros de caminata.

Por lo general, los excursionistas consumen un día de ascenso al albergue donde pasan la noche y luego ascienden al pico. Esta es la dinámica que está congelada hasta nuevo aviso porque el albergue permanecerá sin brindar servicios (hospedaje, alimentación, aseo personal y acarreo de equipaje).

Rónald Chan, director regional del Área de Conservación La Amistad-Pacífico dentro de la cual está el parque, confirmó que ninguna visitación de turistas nacionales o extranjeros será posible por la ruta clásica.

“En términos generales, lo que ocurrirá es un cierre temporal a partir del 15 de febrero porque se ha cerrado la recepción de reservaciones a partir de esa fecha. El ascenso solo es posible en armonía con la posibilidad del albergue para alojar visitantes”, advirtió Chan.

El funcionario explicó que desde el 2017 se han realizado las diligencias para concesionar por segunda ocasión los servicios a turistas en ese albergue que, desde el 2014, asumió el Consorcio Aguas Eternas que integran organizaciones comunales de San Gerardo de Rivas en Pérez Zeledón.

Chan recordó que el parque opera según la capacidad del albergue para alojar visitantes.

“Lo que pasó es que una de las partes interesadas objetó la adjudicación para esta nueva etapa de servicios. Hubo ofertas de dos consorcios distintos de esa misma zona y compuestos por organizaciones comunales, pero una de las partes presentó un recurso y fue la que no ganó el concurso”, comentó Chán sin precisar nombres.

El reclamo permanece en la Contraloría General de la República (CGR) desde hace más o menos un mes, agregó, en fase formal y en tiempo con el proceso y el debido derecho.

Según el funcionario, ya se solicitó a la CGR una extensión temporal de la concesión actual que vence este 14 de febrero y se está a la espera de la resolución al pedido de prórroga. Quienes reservaron hasta este viernes no tendrán ningún problema, recalcó.

“Ya la Contraloría podría respondernos ese pedido entre esta y la otra semana, pero nos vemos obligados al cierre mientras nos responde”, lamentó.

Según sus previsiones, podrían pasar de 15 a 20 días antes de rehabilitarse el sistema de reservaciones y permitir el ingreso al Parque lo cual sería a inicios o mediados de marzo.

El Consorcio Aguas Eternas atendió en la primera mitad del 2019 a 4.000 personas; precisan datos del grupo a caro de la atención de los visitantes con hospedaje, alimentación, alquiler de equipo y acarreo de suministros.

Esa fue la primera vez en Costa Rica que una comunidad vecina de una zona asumió un contrato estatal de conservación ambiental y proyección comunitaria, con la idea los beneficios económicos se queden en la zona.

El consorcio lo integran la Asociación de Desarrollo Integral de San Gerardo de Rivas, la Cámara de Turismo Rural Comunitario Chirripó y la Asociación de Guías, Arrieros, Porteadores y Cocineros del Chirripó forman Aguas Eternas.

Actualmente, este consocio da empleo directo a 82 colaboradores, de ellos 62 arrieros y otros 20 empleados dedicados a administración, logística y alimentación; entre otras tareas.

Opciones

Chan aclaró que la visitación al ce

o podría realizarse si ocurre el mismo día (ascenso y descenso a la vez) pero no habrá servicios esenciales.

Interesados en subir al Cerro disponen de otras dos opciones pero sin contar con el Albergue Crestones: uno es el sendero Sabanas-Los Leones (unos 11 kilómetros) con salida desde San Jerónimo de Pérez Zeledón. Sin embargo, este ascenso requiere contratación de guía y servicio de alimentación que solo puede hacerse ante la Asociación de Turismo Aturena.

El otro ascenso posible al Cerro Chirripó sería el sendero Herradura-Urán (consume dos días esta caminata) y requiere albergue en el cerro Urán el cual puede contratarse a la Asociación de Desarrollo de Herradura del Rivas. Ese albergue solo puede alojar a 12 personas máximo mientras el Albergue Crestones a 52.