Juan Diego Córdoba González. 31 marzo
Algunos negocios en el centro de San José cerraron temporalmente por la afectación económica provocada por el nuevo coronavirus. Fotografía: Jeffrey Zamora
Algunos negocios en el centro de San José cerraron temporalmente por la afectación económica provocada por el nuevo coronavirus. Fotografía: Jeffrey Zamora

Los gobiernos locales afinan una iniciativa de ley con un paquete de medidas para dar alivio económico a los contribuyentes,en medio de la emergencia nacional por el nuevo coronavirus.

El plan, aún en proceso, propone moratorias en el pago de los impuestos municipales, la condonación de algunas multas e intereses, así como la ampliación del plazo estipulado para arreglos de pago.

También contempla la suspensión de temporal de las patentes municipales.

La decisión no solo eximiría a miles de negocios de ese pago, sino también de costos adicionales al momento de reiniciar operaciones, pues bajo el modelo actual, tendrían que volver a realizar todo el trámite para obtener la patente.

Muchas de esas medidas dependen de los municipios, y cada uno de ellos podrían cambiarlas, lo que podría tomar meses en aprobarse y seguir todo el protocolo de publicación de los nuevos reglamentos en el diario oficial La Gaceta, entre otros trámites.

Por esa razón, la Unión Nacional de Gobiernos Locales (UNGL) y la Asociación Nacional de Alcaldías e Intendentes (ANAI) enviarán la propuesta a la Asamblea Legislativa.

De aprobarse, todos los ayuntamientos estarían obligados a implementar esas medidas en medio de la emergencia nacional por la pandemia.

“Existen diferentes aspectos. Acá hablamos de moratorias, condonaciones, de ampliación de plazos para arreglos de pago y también verificar que no se deterioren los servicios esenciales que realizan las municipalidades para los ciudadanos”, afirmó Juan Pablo Barquero, presidente de la UNGL.

Para hacerle frente a los gastos operativos con la caída de ingresos, por la posible implementación de las medidas de alivio a los contribuyentes, los municipios solicitarán a la Asamblea Legislativa que se les permita el uso de sus superávit.

Esos recursos no ejecutados en años anteriores, hoy están restringidos por la regla fiscal, debido a que no se le permite a ninguna institución pública aumentar por encima de 4,67% sus gastos corrientes en comparación con el año anterior.

De acuerdo con Barquero, eso pone en aprietos a los gobiernos locales por algunos gastos corrientes que se incrementaron por la contingencia.

“En el tema de residuos, por ejemplo, muchas de las municipalidades remiten sus residuos ordinarios a plantas de procesamiento privadas que, desde luego cobran a las municipalidades por tonelada. En este momento hay más personas en las viviendas, el consumo de productos aumenta y por ende la cantidad de residuos ordinarios que botan cada una de las viviendas. Estamos pagando más a esos centros privados por más toneladas de basura”, explicó Barquero.

Barquero explicó que esta previsión tiene el objetivo de asegurar la operación de todos los ayuntamientos, ante la disminución de ingresos que reportarían por implementar las medidas para aliviar la afectación económica a los contribuyentes.

“Este plan que solicitamos respetuosamente a los diputados, viene a asegurar la presentación de servicios básicos municipales, a pesar de que los presupuestos disminuyan”, afirmó Leonardo Chacón, presidente de ANAI.

Ante la propagación del nuevo coronavirus, los municipios cerraron parques, zonas de recreo y áreas turísticas, como playas.

Además, a través de las policías municipales, velan porque los bares permanezcan cerrados y los comercios cumplan las medidas del 50% de capacidad, lineamientos emitidos por el Ministerio de Salud para prevenir la propagación del covid-19.