Patricia Recio. 17 enero
El proyecto de Liberia incluyó la construcción de dos modernos tanques de 2.000 metros cúbicos. Foto: AyA para La Nación.
El proyecto de Liberia incluyó la construcción de dos modernos tanques de 2.000 metros cúbicos. Foto: AyA para La Nación.

Los liberianos no volverán a sufrir problemas por falta de agua durante los próximos 15 años.

Esa es la promesa del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) con el proyecto de ampliación y mejoramiento del acueducto de ese cantón guanacasteco.

Según indicó la entidad, esa obra estará lista en febrero y duplicará la dotación de agua en la ciudad considerando el crecimiento demográfico de Liberia al año 2035.

El disponible de líquido en la ciudad se incrementará en más de 100 litros por segundo.

El de Liberia, fue uno de los cuatro proyectos anunciados por el AyA que se ejecutarán este año en Guanacaste.

En total, esas mejoras permitirán llevar líquido a unas 88.000 personas de esa provincia y representan una inversión de ¢21.766 millones, financiados por el Banco Centroamericano de Integración Económica y recursos de la entidad.

El proyecto incluyó la instalación de dos modernos tanques de almacenamiento con capacidad para 2.000 metros cúbicos. así como más 26,5 km de tubería para la provisión de agua y la incorporación de tres pozos al sistema actual.

Además de Liberia, los planes incluyen acueductos para Nicoya, Cañas-Bebedero y Bagaces. Este último también se espera esté listo para operar este año.

Yamileth Astorga, presidenta ejecutiva del AyA, aseguró durante una inspección que estas obras permitirán enfrentar épocas secas a futuro.

El año pasado, el Instituto logró poner en operación otros tres proyectos que habían sido esperados por años en la provincia.

Se trata del acueducto de Santa Cruz, cuya inversión fue de ¢8.000 millones y lleva líquido a 75.000 personas; el acueducto Sardinal-El Coco- Ocotal ( costó ¢1.823 millones para 34.000 personas); y el acueducto Trancas-Papagayo cuyo costo fue de ¢4.080 millones y beneficia 14.000 personas.

Pese a esto, la jerarca reconoció que para la época seca unas 42.000 personas tendrán afectación algún tipo de afectación Guanacaste. Entre los cantones que se verán más afectados se encuentran Abangares y un sector de Nicoya, Tilarán y Cañas.

A nivel nacional, la afectación estimada para esta época seca es de unos 652.000 usuarios.