Juan Diego Córdoba González. 2 abril
El personal médico de Cenare tiene equipo de protección pues estarán en contacto con pacientes covid-19, pero trabajadores de salud denuncian otra realidad en otros centros de atención, donde se considera que habrá menor probabilidad de transmisión. Fotografía: Roberto Carlos Sánchez @rosanchezphoto
El personal médico de Cenare tiene equipo de protección pues estarán en contacto con pacientes covid-19, pero trabajadores de salud denuncian otra realidad en otros centros de atención, donde se considera que habrá menor probabilidad de transmisión. Fotografía: Roberto Carlos Sánchez @rosanchezphoto

Médicos, enfermeras y personal de salud elevan críticas contra la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) porque presuntamente restringe el uso de mascarillas quirúrgicas o cubrebocas para protegerse contra la pandemia.

La directriz de no usar estos implementos en apariencia fue girada por directores en hospitales y Ebáis al personal que trabaja en consulta externa y en otras áreas catalogadas de baja posibilidad de transmisión de la enfermedad.

De acuerdo con el Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica, esa indicación violenta el Código de Ética Médica. Por esa razón enviaron una excitativa a la Gerencia Médica de la CCSS para que no se limite el uso de esos implementos de protección frente a la alerta sanitaria.

“Hemos tenido conocimiento que en algunos centros de salud se está restringiendo el uso de las mascarillas de protección en el personal médico, aun cuando estas son costeadas por los profesionales.

“Por lo tanto, solicitamos se gire una directriz a este respecto, que la institución asuma la distribución de los equipos de protección entre el personal médico y además haga de conocimiento de los directores de todos los centros de atención que de comprobarse actitudes que pongan en riesgo la salud de los profesionales, podrían ser sujetos a denuncias ante el Tribunal de Ética Médica”, señaló Iván Guerrero, vicepresidente del Colegio.

La misiva fue enviada al gerente médico de la Caja, Mario Ruiz Cubillo.

De acuerdo con Guerrero, todas las denuncias por la restricción de equipo son informales, por lo que no se ha logrado abrir ningún proceso disciplinario contra algún funcionario de centros de atención. Sin embargo, recalcó que se exponen a sanciones del Colegio.

“Hablemos de que no lo hacen (denunciar) por temor, o por el motivo que sea. Nosotros le aclaramos al gerente médico que baje la información a los directores, porque cualquier jefe que prohíba a un subalterno el uso del equipo, por lo menos en el campo médico, estaría sujeto a traerse al Tribunal de Etica”, afirmó.

Personal de salud levantó la voz por este problema, pues dicen que se exponen a enfermarse por falta de protección, y con ello la posibilidad de contagiar a familiares, colegas e inclusive a los mismos pacientes.

‘Estamos muy asustados’

Una médica general que trabaja en un Ebáis de San José, quien pidió reservar su identidad por temor a represalias, narró los riesgos a los que se expone cada vez que atiende a un paciente.

La doctora mostró una comunicación enviada por su jefe directo a todo el personal de consulta externa, que indica que deben dejar de usar cubrebocas en esa área.

Aquella medida se tomó, según el mensaje, por instrucción de la Gerencia Médica y regional de la CCSS, que explicaron que se debía hacer un uso racional de los implementos, mientras se conseguían más insumos en otros países, según mencionó el funcionario.

En el mensaje se indica que, además, no es necesario el uso de ese equipo en consulta externa, pues se cuenta con un protocolo para identificar a pacientes con síntomas vinculados al nuevo coronavirus a la entrada del centro médico.

Sin embargo, ese protocolo no tranquiliza para nada a la profesional. Ella contó cómo se implementa en su centro de salud.

“Es el guarda del Ebáis que pregunta quién viene con tos, con dificultad para respirar y ese tipo de preguntas. Es el guarda, no han puesto una enfermera o un doctor a hacer esa selección.

“De ahí, a los pacientes con síntomas los envían a un área de triage (clasificación), que es donde está un médico evidentemente todo protegido, pero igualmente los pacientes llegan aquí con síntomas, incluso algunos pueden mentirle al guarda. Hoy atendí a varios pacientes que han llegado resfriados y con síntomas a consulta externa, donde se supone que es de bajo riesgo”, señaló la médica.

De acuerdo con la doctora, antes de que giraran la directriz, todo el personal de consulta externa usaba cubrebocas por prevención, aunque esa no era una recomendación de la Dirección Médica, pues sabían de las debilidades del protocolo de selección de pacientes.

Ahora, después de que se emitiera el lineamiento de no uso de mascarillas en consulta externa, el personal de salud costeó su propio equipo de protección.

“Estamos muy asustados. El temor de todos es llevar el virus a nuestras familias, donde muchos tenemos a madres, padres, hermanos o hijos con factores de riesgo”, sentenció.

Sobre este tema La Nación envió algunas consultas a las autoridades de salud para que fueran respondidas en la conferencia de prensa oficial sobre el estado de situación de la emergencia nacional, sin embargo no fueron tramitadas.

También se gestionaron por medio de la oficina de prensa de la Caja, sin embargo, al momento de la publicación no se había recibido respuesta.

Acciones contra la CCSS

La situación que viven los doctores de este Ebáis del norte de San José, se asemeja a lo expresado en el recurso de amparo presentado por nueve doctores del Hospital San Juan de Dios, también del área de consulta externa.

Esa acción ya se encuentra en estudio por parte de la Sala Constitucional, mientras hace fila otro recurso de amparo presentado por el Sindicato Nacional de Médicos Especialistas (Siname) que exigen más protección por parte de la CCSS.

El doctor Mario Alberto Quesada, presidente del Siname, afirmó que la Caja restringió el uso de mascarillas quirúgicas en algunas áreas de hospitales nacionales.

“Para las personas que van a estar en este tipo de procedimiento de baja posibilidad de contagio, es decir, que no están en contacto con pacientes positivos reconocidos, el uso de mascarilla quirúrgica sí se ha visto que disminuye la posibilidad de que, eventualmente, haya una dispersión de partículas”, señaló.

En un pronunciamiento emitido por la Academia Nacional de Médicos (Acanamed), la organización recomienda a los médicos utilizar cubrebocas (mascarilla quirúrgica), a menos que se efectúen procedimientos como broncoscopías, gastroscopías o similares.

En esos casos se debe emplear cubreboca n95 o n99, gafas, guantes y vestido protector. Es decir, equipo que otorga mayor protección al profesional.