Salud

‘Hackeo’ obliga a hospitales de CCSS a trabajar con computadoras apagadas

Servicios se retrasan por uso de expedientes físicos, algunos centros cancelan citas; Caja asegura que bases de datos de EDUS, Sicere, planillas y de pensiones no están comprometidas

El nuevo ataque contra los sistemas informáticos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), la madrugada de este martes, obligó a apagar todas sus computadoras de manera preventiva. Evidentemente, esta situación afecta la atención de pacientes en los servicios de hospitales, clínicas y Ebáis, que se quedaron sin poder acceder al Expediente Digital Único en Salud (EDUS), que guarda la información de cada paciente.

Al parecer, el primer reporte provino del Hospital San Vicente de Paúl, en Heredia, porque había módulos de información de los expedientes de pacientes que aparecían vacíos. Luego, el problema se extendió.

Directores de centros médicos consultados por La Nación prevén retrasos en las atenciones programadas, pero aseguraron que hacen lo posible para garantizar el servicio, aunque con expedientes físicos o de papel. Así lo confirmaron jefaturas de los hospitales Nacional de Niños, San Vicente de Paúl (Heredia), San Rafael (Alajuela) y San Carlos. También las cooperativas de salud reportan lentitud en la atención.

“Estamos con todos los equipos apagados por indicación de DTIC-CCSS (Dirección de Tecnologías de la Caja). La atención continúa por ahora con expediente físico, que luego digitalizaremos. Estamos a la espera de indicaciones del nivel central”, informó la directora del Hospital Nacional de Niños, Olga Arguedas, ante consulta de este diario. La médica confirmó que los padres pueden llevar a sus hijos a las atenciones programadas para este martes.

El director del Hospital San Carlos, Édgar Carrillo Rojas, confirmó a La Nación que también ahí se apagaron todos los equipos por indicación del nivel central de la CCSS.

“Entre las medidas de contingencia básicas se le envió un mensaje a todas las jefaturas de no encender las computadoras. La atención de la consulta de emergencias y externa (citas con médicos especialistas) se hará con expediente físico. En la parte quirúrgica también se tendrá que ‘hacer a pie’, con expediente físico. Esto, evidentemente, ocasionará un retraso en la atención y una sobrecarga de trabajo para el personal de Archivo, principalmente.

“El mensaje para nuestros asegurados es que por favor comprendan que es una situación de emergencia y que, por ende, muchos de sus procedimientos se verán atrasados. De igual forma, no podemos usar las plataformas que utilizamos para el ordenamiento de pacientes en la atención de emergencias”, explicó Carrillo.

Por su parte, la directora médica del Hospital de Heredia, Priscilla Balmaceda, dijo que han tenido que suspender algunas citas en laboratorio.

“Estamos trabajando desde buena mañana para ver cómo nos organizamos en los servicios. No podemos encender las computadoras y la situación es complicada; sin embargo, estamos tratando de organizar la atención de los pacientes usando hojas físicas tanto en Emergencias como en hospitalización y Consulta Externa. Estamos avisando por sonido que podemos tener atraso en la atención porque estamos ‘a pie’.

“En el caso de Laboratorio, tuvimos que suspender algunas citas en la mañana porque tampoco tenemos acceso al sistema de laboratorio y estamos haciendo un levantamiento de los casos para reprogramar después”, dijo Balmaceda, quien aseguró a las 7 a . m. que aún no tienen claridad sobre el alcance de la situación.

El director médico del Hospital México, Douglas Montero Chacón, confirmó que la emergencia motivó una reunión a primera hora del Consejo Técnico para asegurar la continuidad de los servicios de hospitalización, emergencias y consulta externa. Ninguna atención, incluidas las cirugías, se ha suspendido aquí, dijo.

“Sí podríamos tener algunas limitaciones en áreas específicas pero trataremos de trabajar en forma contínua. Volvemos al papel. Agradeceríamos a pacientes que si vienen a consulta externa o vienen a internarse traigan los medicamentos. El único servicio suspendido es radioterapia que utiliza un sistema electrónico, esperamos ponerlo a trabjar próximamente”, dijo.

La directora médica del Hospital San Rafael de Alajuela, Karen Rodríguez, explicó que aplican la misma estrategia: pasar la atención al expediente físico, dijo, para garantizar lo urgente y (el funcionamiento de) sala de operaciones “en espera de ver si levanta EDAC, que es el plan de contingencia”. “La idea es no suspender consultas, pero aún no hay certeza”, aclaró Rodríguez ante consulta de este medio.

Wálter Zúñiga, gerente de Coopesaín, explicó que en su caso afecta principalmente el tiempo de atención, pero aseguró que no han tenido que cancelar servicios, pues ya pacientes de Consulta Externa tenían sus citas, lo mismo que exámenes de laboratorio y entrega de medicamentos.

El gerente sí confirmó que en este momento no pueden dar citas médicas por la indicación de no utilizar los sistemas. “Estamos a la espera de ver cuál sería la directriz a nivel central”, dijo.

Por su parte, el director de la Dirección de Tecnologías de Información y Comunicaciones, Roberto Blanco Topping, aseguró en un comunicado de prensa que las bases del EDUS, el Sistema Centralizado de Recaudación (Sicere), planillas y pensiones no se vieron comprometidas con el ataque cibernético.

Agregó que los equipos técnicos de la institución trabajan para tratar de restaurar servicios críticos. Blanco aclaró, sin embargo, que no es posible precisar aún cuando estarán en operación.

”Estamos trabajando con todo el equipo especializado para determinar el curso y cómo levantar los sistemas críticos”, dijo el funcionario.

Las acciones de ciberdelincuentes trascendieron en el país el 18 de abril, desde entonces la entidad más afectada había sido el Ministerio de Hacienda, que aún no ha podido restablecer todas sus plataformas. La Caja también estuvo en la lista de instituciones atacadas en abril, así como el Ministerio de Ciencia, Innovación, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt), en total han sido 27.

El mandatario Rodrigo Chaves declaró el tema de emergencia nacional y advirtió que Presidencia asumiría el control del tema. Este martes, La Nación consultó al Micitt sobre el nuevo ataque pero mediante la oficina de prensa dijeron que por el momento no emitirían una declaración porque estaban en el proceso de investigación

“Vamos a esperar a tener más información”, expresaron.

El 23 de mayo, el Gobierno anunció que funcionarios del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) revisarían los sistemas de 324 instituciones para elaborar un diagnóstico de la situación.

Colaboró el periodista Rónald Matute

Nota del editor: Esta nota fue modificada para especificar que en Coopesaín no se suspendieron servicios.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.