Salud

Ministerio de Salud procura contrarrestar a grupo antivacunas ‘Tamarindo No Discrimina’

Asociación de Desarrollo local se ha esforzado por rebatir los mensajes de este colectivo para que la playa sea vista como un lugar donde se respeta y cuida la salud pública

El Ministerio de Salud dará seguimiento a un grupo antivacunas que apareció en Tamarindo de Santa Cruz, Guanacaste, desde octubre de este año. En su página web, el colectivo indica que su propósito es “defender libertades fundamentales en este momento crítico para la humanidad”, pero en realidad maneja un discurso muy similar al de otros grupos negacionistas que existen en el país.

Por ejemplo, se apoya en argumentos falaces como que las vacunas contra la covid-19 son “experimentos médicos”. Además, sus integrantes utilizan una supuesta estrategia que han usado negocios citadinos para promocionarse como lugares donde “no se discrimina” a quienes no tengan las dosis contra la enfermedad.

De hecho, el grupo se hace llamar “Tamarindo No Discrimina” y alega que las acciones para protegerse del coronavirus son solo “medidas restrictivas y represivas del Gobierno que atentan contra la vida, la salud y la dignidad”. También, señala que se reúne para planear protestas y que está en contra de la obligatoriedad de las vacunas para los menores de edad por ser una “imposición gubernamental”.

Se intentó conversar con los integrantes de “Tamarindo No Discrimina”, pero al cierre de esta nota no se obtuvo respuesta.

El encargado del área de Salud de Tamarindo, Warren Chavarría, dijo a este diario que conocieron del grupo por medio de las redes sociales. “Evidentemente todos los grupos antivacunas, anticiencia, nos preocupan porque dan un mensaje erróneo a la población y nosotros nos hemos encargado de reunirnos con organizaciones más establecidas y con más credibilidad del cantón para tratar de contrarrestar estos mensajes que son peligrosos”, aseguró el funcionario.

Chavarría destacó que una de las organizaciones colaboradoras ha sido la Asociación de Desarrollo Integral de Tamarindo (ADIT), que se ha preocupado por respetar los protocolos sanitarios en los comercios para brindar seguridad a los turistas nacionales e internacionales durante sus vacaciones de fin y principio de año.

“En todo el cantón ha habido cierta resistencia a las medidas por la covid-19, pero no puedo decir que sea mucha. La mayoría de comerciantes se han mostrado cooperativos con el asunto, pero como con todo siempre hay un grupo que puede tener cierta resistencia. De eso nos hemos encargado, recalcando la importancia de que con estos protocolos el riesgo de contagio es mínimo y nos permite seguir trabajando”, añadió el doctor.

Por su parte, Eduardo Vargas, vicepresidente de ADIT, dijo que el grupo antivacunas es minoría en su pueblo y que actualmente es liderado por un europeo que tiene un negocio de comida en la zona. Indicó que el colectivo ha llevado a distintos personajes a dar charlas sobre la pandemia en Tamarindo, entre ellos el individuo que amenazó con demandar a un bar josefino por no dejarlo ingresar sin el código QR el mes pasado.

“Ese sujeto ha llegado ahí varias veces a hacer manifestaciones. El grupo se reúne los domingos, nosotros conocemos a algunos de los integrantes. Ellos están en contra del código QR, pero también de cómo se ha manejado la pandemia a nivel mundial y dicen que puede haber nuevos decretos que vayan limitando libertades y que las personas van a ir perdiendo su libertad. Creen en conspiraciones”, comentó Vargas.

La Asociación de 170 afiliados subrayó que no ha tenido ningún tipo de acercamiento con estos antivacunas porque la organización está comprometida con acatar las medidas sanitarias para cuidar la salud de las personas que llegan a su localidad. “Nosotros no tenemos ninguna iniciativa diferente a lo que diga la ley”, aseveró.

Asimismo, Vargas afirmó que no desean que Tamarindo se convierta en un lugar inseguro para los turistas, ya que la mayoría de cancelaciones que han tenido en los hoteles de la zona han sido por la variante ómicron y actualmente están trabajando para mejorar la imagen que tiene la playa con el fin de que se perciba como un lugar que respeta y cuida la salud pública, a diferencia de lo que promueven los negacionistas.

“Siempre nuestra posición ha sido acatar la disposiciones sanitarias y cooperar para que se cumplan. Entendemos muy bien que cada persona puede ser libre de elegir si quiere ponerse la vacuna o no, pero el Gobierno al final tiene una responsabilidad grande de tratar de sacar al país adelante y si la estrategia es con vacunas, entonces hay que acogerla así y apoyarla como organización pública que somos”, finalizó.

La Nación también consultó a las autoridades policiales y el gobierno local de Santa Cruz sobre este tema, pero ambos indicaron desconocer sobre la existencia del citado grupo antivacunas. “No tengo conocimiento del grupo, hasta ahora lo escucho. Nosotros aquí a nivel cantón tenemos la articulación a través del Ministerio de Salud, lógicamente con la revisión periódica de todas las situaciones que están pasando a nivel de todos los comercios, pero eso es lo único que le puedo decir”, declaró a este medio el alcalde Jorge Arturo Alfaro Orias.

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación, graduado de la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre vivienda y trabajo.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.