Daniela Cerdas E.. 15 septiembre
La vivienda donde habitaba el fallecido en barrio Los Ángeles, San José, aparentemente estaba en muy malas condiciones. A las 10:30 a. m. de este martes aún se encontraban esperando la funeraria. Foto: Shirley Sandí.
La vivienda donde habitaba el fallecido en barrio Los Ángeles, San José, aparentemente estaba en muy malas condiciones. A las 10:30 a. m. de este martes aún se encontraban esperando la funeraria. Foto: Shirley Sandí.

“Paciente en total estado de insalubridad, paciente en estado de descomposición, frialdad, livideces, fetidez. Vivienda con dificultad de acceso”.

Esta es la descripción que hizo una médica de apellido Navarro, en el acta de defunción de un adulto mayor, de 67 años, quien presentaba covid-19 por nexo epidemiológico. El fallecimiento se produjo en una vivienda en barrio Los Ángeles, en San José.

La muerte fue confirmada el lunes a las 3:38 p. m. Según el documento, aparte de la enfermedad producida por el nuevo coronavirus, el hombre presentaba una serie de factores de riesgo.

El caso de este hombre fue denunciado desde el domingo en redes sociales, donde circularon mensajes según los cuales el hombre llevaba fallecido cuatro días, sin que las autoridades se hubieran hecho presentes para levantar el cuerpo.

Sin embargo, la versión de la familia difiere de la que da el Ministerio de Salud.

Hayby Sáenz, sobrina de fallecido, dijo que las autoridades tardaron cerca de 24 horas en hacerse presentes a declarar la muerte, para que ellos pudieran realizar los trámites para darle sepultura.

Sáenz explicó que la víctima vivía con un sobrino (primo suyo) que tiene una discapacidad cognitiva y quien estaba enfermo de covid-19 por lo que cumplía cuarentena dentro de la casa, en “condiciones infrahumanas”.

De acuerdo con la mujer, el domingo, a eso de las 5:30 p. m., su primo llamó a una amiga del adulto mayor para contarle que había encontrado muerto a su tío en el cuarto y luego la llamó a ella. Sáenz también cumplió su cuarentena este lunes por sospecha de covid-19.

Fue la pariente la que afirma haber llamado ese mismo domingo a la línea 1322 del Ministerio de Salud para reportar el fallecimiento. No obstante, dijo la mujer, enviaron a alguien hasta este lunes a las 3:30 p. m. para hacer el acta de defunción.

Sin embargo, según el Ministerio de Salud, la llamada fue recibida a la línea 1322 el mismo lunes.

Sáenz contó que desconoce cuándo falleció el señor, ya que tanto su tío como el primo pasaban encerrados en la casa, cumpliendo la cuarentena.

“Mi primo me dijo que tenía días de no escucharlo y que le tocó la puerta y lo encontró fallecido. Las condiciones en las que viven son infrahumanas. Mi tío padecía de hipertiroidismo, insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal y gota”, relató.

Debido a que no tienen los ₡240.000 para pagar el entierro, el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) les brindará la ayuda. A las 8:20 p. m. de este martes, Presidencia comunicó que la institución giró ₡452.000 para cubrir los gastos funerarios del fallecido.

La sobrina explicó que el Sindicato de Trabajadores del Hospital San Juan de Dios ofreció ayudarlos para la cremación del cuerpo del hombre quien no tuvo hijos y era divorciado.

‘La llamada se recibió ayer’

El Ministerio de Salud, por medio de su oficina de prensa, aclaró que la entidad no tiene competencia para el levantamiento de cuerpos de aquellas personas que fallecen en casa, sea o no relacionado con covid-19.

El trámite regular, en el caso de las muertes por causa natural (como se califica el fallecimiento de los pacientes positivos) es gestionar el certificado de defunción con el médico de cabecera y proseguir con las honras fúnebres correspondientes, las cuales deben cumplir el lineamiento de funerarias y cementerios ( https://www.ministeriodesalud.go.cr/sobre_ministerio/prensa/docs/ls_pg_003_funerarias_cementerios_20062020.pdf)

Sin embargo, el Ministerio de Salud explicó que, en el marco de la emergencia y en apoyo de las familias que no han tenido los medios para tramitar dicho certificado y la debida inhumación del cuerpo, colabora en coordinar con el IMAS para solventar estas situaciones.

“En el 1322 indican que la llamada sobre este incidente se recibió ayer (lunes) y que ya están en gestiones con IMAS para ayudarles con los gastos fúnebres”, dijo el departamento de prensa de Salud.

Los fallecidos por covid-19 deben ser sepultados en no más de 36 horas desde el momento del deceso. Incluso, cuando la muerte se produce en hospitales se da un manejo muy cuidadoso de los cuerpos con uso de bolsas especiales y con apenas 15 minutos para que un pariente se despida.

¿Cuándo interviene el OIJ?

Steven Cerdas, subjefe de la Sección de Inspecciones Oculares y Recolección de Indicios (Siori) del OIJ aclaró que esa institución no se encarga de levantar cuerpos de víctimas de covid-19, salvo excepciones.

En la mayoría de los decesos, como los que se han dado en hospitales o en viviendas, no hay delito que perseguir, son causas naturales, por lo que el Ministerio de Salud exime al Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de hacer el levantamiento.

En tales casos, será el médico de hospital o el médico tratante el que haga la declaración de muerte. Si la familia no tiene medios para pagar a un médico privado para que haga la certificación, debe comunicarse a la línea1322, por medio de la cual Salud les dará los pasos a seguir y le colaborarán con certificación y hasta con entierro.

Una excepción es cuando se trata de privados de libertad que fallecen por covid-19, ya sea que mueran en el centro penal o en un hospital. “Porque toda muerte de privado de libertad se debe investigar, sea que tenga covid o por agresiones”, dijo.

Otro caso que enfrentaron fue por ejemplo, una víctima de accidente de tránsito, a la que le detectaron la enfermedad pero luego de la muerte.

Información actualizada a las 8:30 p. m. con más información

Colaboró el periodista José Andrés Céspedes