Ángela Ávalos. Hace 5 días
Ilustración en tercera dimensión del hongo Candida auris, responsable de infecciones invasivas. Foto: Shutterstock
Ilustración en tercera dimensión del hongo Candida auris, responsable de infecciones invasivas. Foto: Shutterstock

Un paciente del Hospital Calderón Guardia es el primer caso registrado de infección con el hongo Candida auris en Costa Rica, microorganismo altamente resistente a los tratamientos disponibles en todo el mundo y que ha desencadenado una alerta a nivel global.

La información la confirmó Marlen Arce Villalobos, coordinadora nacional de resistencia antimicrobiana, del Ministerio de Salud, y el director del Calderón, Taciano Lemos Pires, ante consulta de este medio.

Se trata de un hombre joven, que ingresó hace dos meses con diversos traumas al servicio de Emergencias del Calderón.

La tarde de este miércoles, permanecía internado en un área aislada del hospital para casos quirúrgicos.

Apenas dos días atrás, a este paciente se le detectó la presencia de este hongo mediante análisis de laboratorios de rutina, explicó el director médico, aunque la información oficialmente trascendió el martes, al mediodía.

El signo que llamó la atención fue un incremento en la temperatura corporal.

“La situación está controlada. Hay que entender que este es un hospital de alto nivel, donde manejamos todo tipo de enfermedades. Deben estar tranquilos porque las autoridades de vigilancia han actuado y todo está controlado por el momento”, Taciano Lemos, director médico del Calderón

Los exámenes de laboratorio son parte del protocolo para pacientes que, al igual que este, requieren muchas cirugías, lo cual aumenta su vulnerabilidad a las infecciones.

Lemos Pires no quiso revelar detalles del paciente por el derecho a la confidencialidad del enfermo.

Informó de que permanece aislado y estable, sin necesidad de asistencia respiratoria y con medicamentos antimicóticos (contra hongos) que forman parte del arsenal terapéutico de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Marlen Arce, quien además es epidemióloga, confirmó que el país emitió una alerta internacional por medio del Reglamento Sanitario Internacional.

Es el procedimiento que corresponde en estas situaciones con el propósito de informar a los organismos internacionales de salud sobre el hallazgo.

Según explicó la especialista, el C. auris tiene una aparición global.

Se reportaron brotes en Venezuela, en el 2012 y 2015; otro en Estados Unidos, en el 2016, y en Panamá en el 2017. Del resto del mundo, informó Arce, hay reportes en países como Reino Unido, Israel, Pakistán e India.

De acuerdo con el Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), “el Candida auris (C. auris) es un tipo de hongo capaz de causar enfermedad grave en pacientes hospitalizados”.

“Las infecciones por este hongo pueden ser difíciles de tratar. La C. auris apareció recientemente en los Estados Unidos , y los funcionarios de salud pública están investigando más sobre cómo se propaga”.

El hongo resistente

Se llama Candida auris, y se ha convertido en el dolor de cabeza de los hospitales por su notable resistencia a los antimicrobianos existentes.

FUENTE: CDC, ESTADOS UNIDOS.    || w. s. / LA NACIÓN.

Con arsenal propio

La detección temprana de este caso, dijo Lemos Pires, permitió un aislamiento rápido en un cuarto totalmente separado del resto de enfermos.

“Hicimos toda la limpieza en el área en la cual se encontraba, seguimos el protocolo internacional y la detección y el aislamiento tempranos nos permitió un abordaje que, por ahora, tiene la situación controlada. No hay riesgo para ningún área hospitalaria”, garantizó el médico.

Según el director médico del Calderón Guardia, Taciano Lemos Pires, el paciente infectado con el hongo 'Candida auris' está estable en medio de su condición de fondo. Respira por sí mismo y está respondiendo al tratamiento antimicótico disponible en la CCSS. Foto: Jose Díaz/Agencia Ojo por Ojo
Según el director médico del Calderón Guardia, Taciano Lemos Pires, el paciente infectado con el hongo 'Candida auris' está estable en medio de su condición de fondo. Respira por sí mismo y está respondiendo al tratamiento antimicótico disponible en la CCSS. Foto: Jose Díaz/Agencia Ojo por Ojo

En la intervención de este caso participan especialistas de Vigilancia Epidemiológica de la Caja y del Ministerio de Salud.

No ha sido necesario recurrir a apoyo de asesoría internacional, aseguró el director médico.

Tampoco el paciente ha requerido la Unidad de Cuidado Intensivo (UCI), pues está respondiendo al tratamiento disponible.

Lemos aseguró que no han detectado casos secundarios a esa infección por C. auris.

Por ahora, el ingreso a la consulta externa para pacientes con citas o procedimientos programados, así como el internamiento en todo el hospital se mantiene con normalidad, sin cambios por esta causa.

“La situación está controlada. Hay que entender que este es un hospital de alto nivel, donde manejamos todo tipo de enfermedades. Deben estar tranquilos porque las autoridades de vigilancia han actuado y todo está controlado por el momento”, dijo el director.

Lemos Pires, sin embargo, advirtió que al tratarse de situaciones de salud todavía no se puede adelantar el desenlace de esta situación, ni para el paciente, ni para el hospital.

Se debe dar tiempo. Al menos, 15 días más, aseguró el médico.

Multirresistentes

El hongo C. auris forma parte de toda una “fauna” microbiana que se ha vuelto resistente al arsenal terepéutico disponible en el mundo debido al abuso de medicamentos por parte de las personas.

Este hongo clasifica en la categoría de supergérmenes, microorganismos que matan a más personas entre quienes tienen problemas inmunológicos comprometidos o no desarrollados.

En una entrevista con La Nación, el costarricense Javier Pizarro Cerda, biólogo celular y molecular y doctor en Inmunología y director de la Unidad de Yersinia del Instituto Pasteur, en Francia, confirmó la preocupación de la comunidad científica mundial.

Pizarro ha estudiado de cerca el comportamiento de las bacterias.

Sobre estos microorganismos, admitió que la comunidad científica se está quedando sin opciones terapéuticas (medicamentos y otras terapias para curar a las personas) por esa causa.

En octubre pasado, en un artículo de la serie Pregúntele al Científico, de la sección Aldea Global, Pizarro manifestó: “Si tomamos antibióticos cuando no hace falta, no solo matamos nuestras bacterias ‘buenas’, sino que también contribuimos a que las bacterias que sobrevivan generen resistencias que pueden ser luego transmitidas a bacterias ‘malas’”.

“Las infecciones por este hongo pueden ser difíciles de tratar. La C. auris apareció recientemente en los Estados Unidos, y los funcionarios de salud pública están investigando más sobre cómo se propaga”, CDC de los Estados Unidos

La coordinadora nacional de resistencia antimicrobiana, en el Ministerio de Salud, Marlen Arce, confirmó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pronosticado que este problema será la primera causa de muerte para el 2050, superando el resto de causas, como las enfermedades del corazón o el cáncer.

“De ahí la importancia de hacer llegar a la población esta información, para que sepan qué es y por qué está pasando, que tenemos medicamentos para tratarlas ahora pero llegará el momento en que no serán efectivos”, advirtió la especialista.

En el Ministerio de Salud hay información para educar a la gente sobre este problema en crecimiento, y para guiar al personal de salud en la prevención y tratamiento de los enfermos infectados. También hay un decreto y una política de acción nacional, dijo Arce.

En su página oficial, el Ministerio de Salud dispuso todo un capítulo dedicado a la resistencia a los antimicrobianos, lo cual incluye medidas para la resistencia a virus, bacterias, hongos y parásitos.

“Ya lo esperaban (C. auris) porque tenemos la transmisión en estos países. No estamos exentos. Cuando en algún país aparece algún microorganismo, existe la posibilidad de que llegue a nosotros por la dispersión global”, agregó Arce, quien dijo que el C. auris llegó para quedarse.

Ahora, lo que queda es hacer vigilancia activa para detectar a tiempo casos.

Un reportaje de The New York Times, de abril anterior, describe a este hongo como uno que “ataca a la gente que tiene un sistema inmunitario debilitado y se está propagando en silencio por todo el mundo”.

"En los últimos cinco años ha sido reportado en una unidad neonatal en Venezuela, se esparció por un hospital en España, forzó a un centro médico prestigioso en el Reino Unido a cerrar su unidad de cuidados intensivos y se han observado casos en India, Pakistán y Sudáfrica.

"Recientemente, C. auris llegó a Nueva York, Nueva Jersey e Illinois, por lo cual los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) lo añadieron a una lista de gérmenes clasificados como “amenazas inmediatas”, describe el reportaje.