Salud

‘Fauna viral’ tiene llenos hospitales: evite caer en uno

Hospitales llenos de enfermos con virus respiratorios, incluido el SARS-CoV-2, reclaman a la población prácticas que, por básicas, muchos enviaron al cajón del olvido

Los hospitales y las consultas están llenas de enfermos respiratorios porque el relajamiento de las medidas volvió a traer al escenario virus como la influenza, el adenovirus, el rinovirus o el sincitial, que habían desaparecido en los primeros dos años pandémicos.

Evite enfermar; sobre todo, enfermar gravemente o morir, con cinco medidas que ya conoce, pero que vale la pena repasar porque la circulación no es solo de covid-19. La ‘fauna’ viral es enorme y tiene llenos los salones de hospital.

Es una medida esencial, especialmente para las personas en los extremos de edad: niños muy pequeños y adultos mayores. Los primeros, por estar apenas fortaleciendo su sistema inmunológico. Y los más grandes porque, con el envejecimiento, se debilita su capacidad de afrontar enfermedades; es lo que se conoce como inmunosenescencia, y a todos nos va a pasar si llegamos a mayores.

La vacunación contra virus como la influenza, responsable de la gripe (una vacuna al año); o el SARS-CoV-2 (esquema completo es de tres dosis y un refuerzo), que causa la covid-19, no evitan la infección. Pero sí disminuyen el riesgo de enfermar gravemente o morir por las complicaciones asociadas a esas enfermedades; como las infecciones respiratorias agudas graves (IRAG), que causan neumonías y pueden matar.

Aunque usted no esté en ninguno de los extremos de la línea de vida (es un adulto joven en plena edad productiva) le conviene aprovechar las vacunas disponibles en el país para proteger a la población contra virus respiratorios.

¿Por qué? Una razón importante es para no enfermar gravemente y verse obligado a faltar al trabajo por incapacidad. Pierde plata y capacidad productiva. Otra justificación es para no ser la fuente de enfermedad para hijos, hermanos, abuelos o papás que sí son susceptibles de enfermar grave o severamente porque usted les lleva el virus a la casa.

Solo en centros de salud es obligatorio el uso de la mascarilla. Así lo dispuso el Gobierno y el Ministerio de Salud. Pero eso no quiere decir que en temporada alta de circulación de virus respiratorios estos desaparezcan de sitios como buses, taxis, teatros, cines, centros comerciales, escuelas, universidades, iglesias.

Al contrario, es probable que aumenten su presencia en sitios con poca circulación de aire y mucha concentración de gente con lo que, muy probablemente, las personas estén expuestas a una mayor carga viral. Por eso, procure usar la mejor mascarilla posible en sitios cerrados.

Estos espacios tienen un elevado riesgo de concentrar más partículas en aerosol contaminadas con todos los virus circulantes; entre ellos, el de la covid-19. Pero también puede circular el que enferma de gripe o causa neumonía severa a niños, septuagenarios o personas con hipertensión, diabetes o el asma.

Lavarse bien las manos es una de las medidas de salud públicas más baratas y de mayor efectividad. Previenen no solo gripes o contraer la covid-19. También evita diarreas por múltiples patógenos, desde bacterias peligrosas como Shigella, hasta virus como el de hepatitis A.

Las mamás saben que deben cortar la cadena de transmisión ano-mano-boca desde que tienen a sus recién nacidos entre brazos. Lávese las manos después de venir de la calle, antes de comer o después de ir al baño, o luego de hacer alguna limpieza, o antes de entrar en contacto con niños, adultos mayores o enfermos.

Esto es especialmente importante para quienes tienen más riesgo de enfermar por cualquier causa. En esta temporada alta de virus respiratorios esto es importante para los pequeños que nacieron a partir del 2020. Son más de 112.000 nacidos que no han desarrollado inmunidad porque en estos casi tres años pandémicos no han entrado en contacto con enfermedades que reaparecieron en los últimos meses.

Los papás no pueden exponer a sus hijos al contacto con otra gente enferma, sobre todo, a los menores de cinco años que, en el caso de la covid-19, todavía no han sido vacunados.

El riesgo ‘cero’ no existe. Es una premisa básica. También lo es la responsabilidad de autogestionar el riesgo.

Usted debería conocer cuál es su nivel de riesgo antes varios escenarios y administrarlo de manera responsable, sobre todo cuando las autoridades sanitarias eliminaron la obligación de medidas de contención comprobadas, como el uso de la mascarilla y la vacunación. Mantener esas prácticas, en especial en momentos de alta circulación de enfermedades, será un factor protector para usted y sus seres queridos.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.