Patricia Recio. 25 marzo
De los 201 casos confirmados de covid-19 en el país, dos adultos mayores de 87 años ya han fallecido a causa de la enfermedad. Foto: Julieth Méndez Ramírez
De los 201 casos confirmados de covid-19 en el país, dos adultos mayores de 87 años ya han fallecido a causa de la enfermedad. Foto: Julieth Méndez Ramírez

Los familiares de personas que fallezcan a causa del covid-19 tendrán solo 15 minutos para despedirse de su pariente antes de que sea enterrado.

Ese es uno de los lineamientos dados a conocer por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) como parte del protocolo que regirá en estos casos.

Además del tiempo mencionado, la entidad dispuso que solo un familiar designado tendrá posibilidad de participar en el ritual de despedida.

A esta persona se le presentará el cuerpo en una bolsa de color transparente para que pueda identificar al fallecido, pero no podrá tocarlo, besarlo ni abrazarlo.

El doliente tendrá un breve espacio por si desea hacer algún acto personal de despedida u expresión religiosa, por ejemplo, una oración.

Marco Vinicio Boza Hernández, oficial médico científico de la Centro de Coordinación de Operaciones de la emergencia sanitaria, explicó que la decisión se tomó con base en los protocolos elaborados por el comité de patólogos institucional.

Según detalló, la medida de permitir que solo un familiar vea el cuerpo para reconocerlo y despedirse obedece a que la comunidad científica aún carece de estudios concluyentes para determinar el riesgo real del nivel de contagio de los cuerpos sin vida.

Posterior a la despedida el cuerpo será protegido nuevamente con una funda oscura, sobre la transparente y así será dispuesto para el funeral. El regente médico de patología o personal de la morgue en los centros de salud dará las instrucciones pertinentes a las funerarias y familiares a quienes se les entregue el cuerpo.

Al momento de la entrega del cuerpo, las fundas de embalaje no podrán ser abiertas por ningún motivo. La instrucción será mantener cerrado el féretro y que se procesa la inhumación en un lapso menor a las 24 horas desde el momento del fallecimiento.

“La Institución comprende que el momento debe ser llenado de amor y gratitud por las bendiciones recibidas en vida al lado de nuestros seres queridos, al tiempo de que cada persona, según sus creencias, pueda vivir el momento para experimentar la pérdida de manera serena y enriquecedora desde la comprensión de nuestra humanidad”, indicó Boza mediante un comunicado.

El médico añadió que es necesario prepararse para enfrentar las muertes, pues ya se ha dicho que existe un riesgo de que una pequeña cantidad de pacientes contegiados pueda fallecer.

Hasta este martes, el Ministerio de Salud confirmaba 201 casos de covid-19 en el paí y el fallecimiento de dos enfermos de 87 años.