Irene Rodríguez. 2 abril
La prueba consiste en un hisopado de la parte más interna de la nariz el cual después es analizado en un laboratorio especializado. Fotografía: Jonathan Jiménez Flores para Grupo Nación.
La prueba consiste en un hisopado de la parte más interna de la nariz el cual después es analizado en un laboratorio especializado. Fotografía: Jonathan Jiménez Flores para Grupo Nación.

No cualquier persona es candidata a realizarse una prueba de detección para ver si tiene covid-19, para ello, debe calificar como caso sospechoso.

Pero esta definición cada vez es más amplia e incluye nuevos criterios según los cuales, personas que en un primer momento no se consideraban como sospechas, hoy sí lo serían.

Este jueves se publicó la más reciente versión (la número 11) e incluyen criterios que la versión 10 (que entró a regir el 28 de marzo) no contemplaba.

Por ejemplo, ahora se incluye a cualquier persona que haya perdido el sentido del olfato (anosmia) o con cambio en la percepción del sentido del gusto (disgeusia), aun cuando no tenga otros síntomas ni haya estado en contacto con personas confirmadas con covid-19. En la versión anterior, la persona con alguna de estas características debía de haber estado con un caso confirmado o probable de la enfermedad para que pudiera acceder al examen.

Además, por primera vez aparece de forma enfática que el panel respiratorio (exámenes anteriores que se le hacían a una persona para descartar que tuviera otros males) ya no es requisito para hacer la primera de covid-19. En las primeras nueve versiones de los protocolos, la persona debía pasar primero por esta batería de exámenes y solo se hacía la prueba específica de covid-19 cuando ya la batería indicaba que era negativo para todos los otros virus.

También se agrega un apartado que le da también poder al profesional en Medicina. Establece: “si el médico tratante considera que existen suficientes sospechas clínicas y (o) epidemiológicas, podrá definir la necesidad de tomar la prueba por covid-19”.

Definición de casos sospechoso

Según los lineamientos una persona es un caso sospechoso si:

1. Tiene infección respiratoria aguda (fiebre y al menos un signo o síntoma de enfermedad respiratoria como tos, dificultad respiratoria, dolor de garganta, congestión nasal) y que cumpla al menos uno de los siguientes criterios:

a. No tener otra causa que explique completamente la presentación clínica del evento.

b. Un historial de viaje fuera del país en los 14 días previos al inicio de los síntomas.

c. Antecedente de haber iniciado el cuadro clínico ya descrito en los 14 días posteriores de haber estado en contacto cercano con alguna persona con historial de viaje fuera del país en los últimos 14 días de haber ocurrido ese contacto.

2. Persona mayor de 15 años con infección respiratoria aguda grave (IRAG). En el caso de los menores de 15 años será la IRAG sin otra causa que explique completamente la presentación clínica.

3. Una persona con anosmia (pérdida del sentido del olfato) o disgeusia (cambio en la percepción del gusto), sin otra causa que explique la presentación clínica.

4. Paciente con enfermedad respiratoria aguda de cualquier grado de severidad, que dentro de los 14 días anteriores al inicio de la enfermedad tuvo contacto físico cercano con un caso confirmado, probable o sospechoso por covid-19.

El panel respiratorio no será requisito para hacer la prueba por covid-19.

Independientemente de los criterios de clasficación de caso, si el médico tratante considera que existen suficientes sospechas clínicas y-o epidemiologicas, podrá definir la necesidad de tomar la prueba por covid-19

¿Era sospechoso el paciente de la Marcial Fallas?

Alfredo Mesén permanece delicado en el Hospital San Juan de Dios luego de que le negaran la prueba contra el covid-19 dos veces: el 22 de marzo y el 26 de marzo. Debido a esa negativa, tuvo que acudir a un laboratorio privado para confirmar el diagnóstico.

De acuerdo con Amanda Mesén, hija del paciente, a su padre le dijeron que, pese a que tenía fiebre, tos y dificultad respiratoria, él no calificaba para una prueba porque no había tenido contacto con un caso confirmado.

Al hombre le dijeron que tenía bronquitis y lo enviaron con antibióticos para la casa.

Mesén había estado días antes con un amigo que vive en Nueva York y estuvo de visita en Costa Rica, y que recuerda que estaba “resfriado”, pero al no tener pruebas de que esta persona tuviera covid-19, se le negó la prueba.

Sin embargo, desde el 20 de marzo ya no era necesario que quienes tenían una infección grave tuvieran un nexo con una persona confirmada para ser catalogada como sospechosa y someterse a una prueba. Ese día se publicó la versión número 9 de los lineamientos.

En esa versión se indica que uno de los criterios de caso sospechoso es “persona con infección respiratoria aguda grave (IRAG)* sin otra etiología (causa u origen) que explique completamente la presentación clínica”.

Es decir, independiente de si la persona había tenido o no contacto con un caso probable o confirmado, o hubiera salido del país.

Sin embargo, este nexo con un caso probable o confirmado sí era necesario en caso de infecciones leves, de ahí el criterio médico podía indicar si se le hacía la prueba o no.

El Ministerio de Salud indicó este miércoles que el caso está en investigación y no se referirán a él hasta que esta no concluya.