Salud

Daniel Salas aconseja a sucesor retomar la atención primaria en salud

Su plan inmediato es tomar vacaciones con su familia tras liderar el manejo de la covid-19 durante más de dos años; su sueño es aportar a la Salud Pública

La cuenta regresiva hacia el 8 de mayo es cada vez más corta. ¿Qué pasará después de esa fecha con Daniel Salas, el ministro que enfrentó la pandemia y recibió, por igual, aplausos y críticas por las medidas restrictivas que pretendían reducir al máximo los contagios y las víctimas mortales? Por lo pronto, la respuesta más rápida se resume en una palabra: ¡Vacaciones! Sin embargo, el médico epidemiólogo tiene claro cuál es su norte, una vez que deje el despacho:

“Mi mayor anhelo, mi sueño en este momento, que es lo que me motiva, es seguir trabajando en Salud Pública, donde pueda seguir aplicando mis conocimientos epidemiológicos, donde pueda desarrollar mi labor técnica con mi expertis político y de liderazgo, que al final se complementan. Soy feliz, feliz de la vida donde pueda y me dejen trabajar y donde yo sienta que pueda aportar positivamente a la Salud Pública”, manifestó.

Junto a su equipo, Salas Peraza continúa con su trabajo diario mientras llega el día final de su gestión, que ha sido dedicada en una porción importante al seguimiento del impacto de la pandemia por la covid-19. Las cifras de casos, hospitalizados y muertes han venido en descenso significativo desde finales de enero, en gran parte por las medidas adoptadas desde los primeros meses, y al avance de la vacunación anticovid.

La transición con quien los sustituirá ni siquiera se ha iniciado, pero en el tintero se le acumulan algunos enfoques que deberían retomarse en la próxima administración, entre ellos, la priorización de la atención primaria en salud. “No hay todavía una contraparte nombrada. No hay un gabinete declarado. No sabemos quién va a ser el ministro de Salud, los viceministros o el director general de salud. En el momento en que eso esté claro, abriremos las puertas y estaremos esperándolos para poder hacer esa transición lo más ordenada y responsable posible”, afirmó.

Salas, quien llegó al despacho a finales del 2018 en sustitución de Giselle Amador, quien renunció en ese entonces a su puesto, lideró el manejo de las olas pandémicas en el país. De cara al término de su gestión, asegura que se mantiene a la expectativa de ese proceso de transición.

“El país es uno solo. Aunque haya cambio de gobierno el país continúa. Una administración responsable tiene que ver cómo construye sobre lo positivo que ha dejado la anterior. Claro que puede imprimir su sello, pero es importante que se retomen los puntos más álgidos que quedan pendientes”, manifestó.

Salas procuró liderar la toma de decisiones más responsable posible en el manejo de la pandemia; según dijo, estuvo basada en evidencia científica y en criterio de profesionales del más alto perfil en el país.

Aunque la pandemia consumió mucho de su gestión al frente del Ministerio de Salud, Salas destaca avances en áreas como los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Citó aquí la autorización para el uso y comercialización de la llamada píldora del día después, y la aprobación y publicación de la norma técnica para la interrupción del embarazo cuando peligra la salud y la vida de la madre.

Pero casi cuatro años para hacer tantas cosas en salud bajo el efecto de una de las más importantes pandemias sufridas por la Humanidad en tiempos modernos, resultan a todas luces insuficientes. Quedaron temas, incluida la atención primaria en salud.

“Cuando fue concebida era una estrategia que llevaba la salud a la casa de la gente. No era esperar que la gente llegara a un centro. Pero la idea es que se respire donde quiera que usted vaya. Si usted va a una municipalidad o a un centro comunitario, encuentra educación en salud y redes de apoyo para salir de su necesidad mental o física.

“La idea es que las condiciones para que usted tenga bienestar estén por doquier. Pero como solo se piensa que solo es a través del sistema de atención, se minimiza. La atención primaria es una conducción efectiva de la producción social de la salud en la comunidad”, enfatizó.

Asegura que para lograr un cambio de paradigma en atención primaria en salud se requiere un liderazgo empático, constructivo, con capacidad de conciliación que debe venir de las diferentes áreas rectoras.

“La salud está en todo lado. La salud es bienestar. Ese es el cambio de paradigma. Cuando educación hace progresos, cuando el MOPT (Ministerio de Obras Públicas) facilita el transporte público y cuando tenemos espacios como parques, es salud.

“Esto es trabajar en promoción de la salud pero no encerrada en cuatro paredes. Se hace efectiva cuando usted la respira donde quiera que usted va. Va muy de la mano de atención primaria. Ahí es donde se ocupa esa articulación para alcanzar otro nivel, que no se está alcanzando en este momento”, explicó.

A Salas también le preocupa la sostenibilidad de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

“En medio de una pandemia se vio lo inmensamente valiosa que es para el país. Pero, insisto, es que este tiene que ser un tema prioridad pero no para el Ministerio de Salud. Es un tema país. Así como se le dio abordaje a la situación fiscal, que íbamos para un default si no se tomaban acciones, así la Caja está en un riesgo a mediano y largo plazo si no se toman acciones en estos siguientes años. Es importante posicionar esto. Creo que ya debería empezarse a trabajar en este futuro gobierno. El tiempo se va agotando”, alertó.

Según dijo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) advirtió que el sistema tripartito de financiamiento del ŕegimen no es suficiente.

“La base poblacional se va achicando, tenemos una tasa de natalidad disminuida, hay una mayor longevidad, y hay personas con padecimientos más complicados que requieren medicamentos y tecnologías más caros. Entonces, hay que pensar en cómo redistribuir el financiamiento a nivel interno de la CCSS.

Podría ser que se mantengan de alguna forma las cuotas obrero patronales, flexibilizándolas para sacar a mucha gente de la informalidad. Por ejemplo, la ley de vaporizadores tiene un impuesto que se utiliza para ayudar a la Caja en la atención de enfermedades crónicas. Tenemos que ir pensando cómo podemos hacer una redistribución para que el sistema se sostenga y tengamos Caja para muchos años más”, reflexionó.

A menos de un mes de su salida, Salas, de 45 años, hace un balance del impacto de estos casi cuatro años en su vida.

“Obviamente (la pandemia) fue una situación muy extrema, para mí y para el país. Cuando uno asume una posición de estas, pierde el anonimato, pero yo lo perdí todavía más. Al trascender la figura del ministro de Salud, que al final lo que hace es representar a un equipo altamente comprometido y capaz, también se perdió esa parte de anonimato. Uno extraña pasar desapercibido, pero uno agradece cuando la gente se acerca y le agradece”, dijo.

“Siempre trataré de servirle al país, y a la salud pública, que es mi pasión. No puedo decir que no voy a optar (a un puesto político). Ustedes saben, en la actual administración me ofrecieron ser precandidato presidencial. Yo no puedo decir de esta agua absolutamente no beberé.

“Lo que le puedo decir es que no ha estado en mi ruta de vida optar por algún puesto político. De hecho, yo ni siquiera pensé en ser ministro de Salud. Cuando se me ofreció, valoré las condiciones. Siempre dije, yo seré ministro de Salud de un presidente que verdaderamente apoye las decisiones técnicas de un Ministerio de Salud que sabe que eso es lo correcto para defender la salud. Esto para mí era muy importante. Y yo lo sentí absolutamente y se cumplió durante la administración.

¿Cuáles son sus planes después de esto, además de unas vacaciones con su familia?, se le preguntó.

“Esos son mis planes más próximos: vacaciones y ya veremos a ver qué pasa”, dijo.

¿Volverá al Ministerio, a Vigilancia de la Salud?

“Ese es mi punto seguro de regreso. Eso es lo que tengo seguro hasta el momento”, respondió.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.

Irene Vizcaíno

Irene Vizcaíno

Editora de Sociedad y Servicios Públicos. Graduada en Ciencias de la Comunicación Colectiva. Tiene una maestría en Periodismo y una licenciatura en Derecho.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.