Salud

Así se atenderán las solicitudes de interrupción de embarazo cuando vida de la madre esté en riesgo

Médicos deberán emitir criterio técnico en tres días hábiles tras recibir solicitud de una paciente para someterse a un aborto terapéutico

Los médicos que sean seleccionados para emitir el criterio técnico para determinar si una mujer debe o no someterse a una interrupción de su embarazo ante un eventual riesgo para su salud, tendrán tres días hábiles para dar su resolución.

Ese es uno de los plazos que fija el “Protocolo de atención clínica para el procedimiento médico vinculado con el artículo 121 del Código Penal: interrupción terapéutica del embarazo”, avalado por el Ministerio de Salud para los centros médicos de la Caja Costarricense de Seguro Social.

El protocolo viene a complementar la norma técnica que permite la interrupción del embarazo en casos donde la vida de la mujer está en riesgo, la cual fue firmada el 12 de diciembre del año pasado por Carlos Alvarado y busca estandarizar la atención en los centros de salud.

Dicha norma, a su vez regula lo establecido en el artículo 121 del Código Penal en el que se establece que “no es punible el aborto practicado con consentimiento de la mujer por un médico o por una obstétrica autorizada, cuando no hubiere sido posible la intervención del primero, si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y éste no ha podido ser evitado por otros medios”.

El lineamiento que había sido presentado en junio por la Caja, fija un paso a paso detallado, con plazos, procedimientos a seguir y detalles a considerar a partir de que se recibe la solicitud que según indica puede ser presentada por la embarazada o su médico tratante.

Cuando sea hecha por cuenta de la paciente deberá acudir ante un profesional médico para que elabore la referencia y solicite la valoración de la mujer o bien a la dirección médica del área de salud y presentar el formulario para solicitar la interrupción del embarazo.

Además debe anotar bajo juramento que no ha realizado esta solicitud por la misma causa en otro centro ya sea público o privado, en el estado de embarazo actual.

A partir de ahí, la referencia o bien el formulario para solicitar de manera voluntaria la interrupción terapéutica de embarazo debe ser trasladada en el plazo de un día hábil.

El centro médico deberá conformar el equipo de profesionales integrado por dos ginecoobestetras y un especialista de la rama correspondiente con la patología de fondo que origina la valoración, quienes serán los que emitan el criterio técnico. Para notificar a estos especialistas también se dispone de un día hábil.

Una vez definido ese equipo se debe notificar a la embarazada el nombre del centro al que se trasladó la solicitud, la fecha en el que se conformó el grupo de profesionales médicos que valorará la solicitud y la fecha en la que se espera contar el criterio técnico.

Los doctores deberán emitir esa resolución en un plazo de tres días hábiles y de ser necesario podrán apoyarse en otros especialistas.

“El criterio técnico del grupo de profesionales, cuando no sea unánime, será tomado por mayoría simple, según las circunstancias que puedan presentarse durante la votación de la decisión”, añade el documento.

Si el resultado es afirmativo, un ginecoobstetra realizará el proceso del consentimiento informado previo a realizar la interrupción terapéutica del embarazo.

En caso de que la mujer decida no consentir la interrupción, se consigna en el expediente clínico y el procedimiento deberá concluir en esta etapa. Ella deberá recibir acompañamiento integral.

Si la embarazada da la aprobación se deben de iniciar de inmediato o en el plazo recomendado todas las gestiones necesarias para realizar el procedimiento.

Si el resultado del criterio técnico es negativo, la mujer puede solicitar una nueva valoración que tendrá que encargarse a un nuevo grupo de profesionales, que deberán emitir el criterio en dos días hábiles.

La interrupción del embarazo deberá realizarse por el médico tratante de turno en un contexto intrahospitalario, indica el protocolo.

Los métodos a utilizar dependerán, entre otras cosas del tiempo de gestación, las condiciones de la mujer y las posibilidades del centro médico.

En embarazos menores a 12 semanas se establecen tres métodos: el misoprostol que se considera la primera opción recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En esos casos también podría realizarse una aspiración endouterina o la dilatación y curetaje que es conocido como el raspado del cuello uterino, el cual solo se recomienda si las dos opciones anteriores no son posibles, ya que es el que representa mayor cantidad de complicaciones.

En embarazos de 12 a 24 semanas, también se indica el Misoprostol en una dosis mayor, o bien el medicamento DInoprostona que se aplica vaginalmente y se utiliza para la maduración cervical.

El protocolo también indica el uso de la Oxitocina cuya propiedad es la de provocar contracciones y la posterior dilatación cervical.

La tercera opción en estos casos es la dilatación y evacuación, como método quirúrgico.

Cuando el tiempo es mayor a las 24 semanas, también se recomiendan los procedimientos médicos anteriormente mencionados con variantes en las dosis y las vías de administración.

Además, se establece que cuando la interrupción por métodos médicos falle, considerando edad gestacional y condición de la madre se debe valorar la realización de una cesárea o micro cesárea.

El protocolo también establece pautas claras del seguimiento clínico integral, cómo tratar eventuales complicaciones y la obligación de brindar atención psicológica y social si es requerida por la mujer.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.