Josué Bravo. 18 noviembre
Henning Jensen, rector de la UCR; y Alfredo Chirino, decano de la facultad de Derecho de esa universidad.
Henning Jensen, rector de la UCR; y Alfredo Chirino, decano de la facultad de Derecho de esa universidad.

Henning Jensen, rector de la Universidad de Costa Rica (UCR), responsabilizó al decano de la Facultad de Derecho, Alfredo Chirino, por el archivo de una causa disciplinaria por supuesto acoso sexual en contra del catedrático de esa decanatura, Mainor Salas Solís.

Chirino inició el proceso en contra de Salas, a finales del pasado mes de mayo, luego de que varias estudiantes denunciaran públicamente haber sufrido acoso sexual e insultos por parte del profesor.

Sin embargo, apoyado en un criterio elaborado por la oficina Jurídica de la UCR, el rector Jensen ordenó archivar el caso el pasado 14 de octubre.

"Sobre esa causa, el decano Chirino abrió el proceso administrativo disciplinario, pero cometió errores de procedimiento, ya que envió documentos imprecisos y genéricos.

“La Comisión Instructora Institucional le informó con suficiente tiempo que debía subsanar con prontitud esos errores; sin embargo, lo hizo tarde. Queremos aclarar que la responsabilidad sobre el archivo de esa causa es por entero de la decanatura”, señaló el rector en un comunicado.

Este medio procuró obtener una reacción de Chirino, pero no fue posible. Días atrás, a este docente se le impuso una suspensión de cinco días por acoso laboral contra una funcionaria.

Por su parte, las denuncias en contra del profesor de Derecho habían sido expuestas, principalmente, en el Semanario Universidad.

Ese medio comunicación publicó, a finales de mayo, relatos de diez estudiantes, exestudiantes y egresadas de la UCR que afirmaron haber sufrido acoso sexual por parte de Salas, entre el 2014 y el 2018. Otros medios también informaron al respecto.

A raíz de esos señalamientos, recordó Jensen, la administración de la UCR consideró necesario abrir una investigación para determinar si correspondía una sanción disciplinaria en contra de Salas.

Esa decisión se tomó, de acuerdo con el rector, a pesar de que las estudiantes no presentaron denuncias contra el docente, lo cual impidió a la Comisión Institucional contra el Hostigamiento Sexual abrir un proceso de investigación contra Salas.

Mencionó que, por consiguiente, le correspondió a Chirino abrir la investigación, por ser el jerarca superior del docente.

Del mismo modo, dijo que se tomaron otras acciones para que el profesor realizara trabajos académicos que no implicaran el contacto directo con los estudiantes.

Sin embargo, Jensen reiteró la responsabilidad de la decanatura en el archivo del caso, "cuya resolución (FD-1421-2019) no contó con elementos o requisitos de contenido mínimos exigidos por el Reglamento de Régimen Disciplinario del Personal Académico”.

El rector mencionó que, en cumplimiento con el debido proceso, decidió archivar el caso tomando en cuenta el criterio de la oficina Jurídica que, en su dictamen OJ-866-2019, hizo tales recomendaciones.

“La Rectoría, como representante legal de la Universidad, no puede y no debe actuar si considera que se está violentando algún proceso o norma, pues ello expondría a la Institución a futuros procesos legales en su contra, lo cual sería un acto irresponsable”, indicó Jensen.

El viernes anterior, el Semanario Universidad, informó que el jerarca universitario cerró el caso por considerar que no existió “un ejercicio mínimo de investigación preliminar” antes de la presentación de la denuncia.

Además, de acuerdo con esa publicación, Jensen argumentó que de forma “excesivamente general”, en la denuncia se dice “que se ha tenido conocimiento de manifestaciones" del catedrático, “por medio de un noticiero televisivo, que podrían constituir una falta disciplinaria”.

“De los supuestos hechos que aquí se reprochan, no dejan de ser generalidades que informan ciertos medios de comunicación y redes sociales sin una clara incriminación del caso y sin que, además, conste un ejercicio mínimo de investigación preliminar que hubiera podido arrojar mayor certeza del asunto”, dice la resolución del rector, según el semanario.

Sobre Salas, hay otra causa disciplinaria abierta por Chirino, por el abandono de su trabajo el 24 de mayo, dos días después de la publicación de Universidad con las primeras denuncias por acoso.

"Ese proceso aún no puede ser informado públicamente, ya que todavía está pendiente de resolución.

“Deseamos insistirle a la comunidad universitaria sobre la importancia de hacer las denuncias formales según los procedimientos institucionales previstos para casos de acoso y hostigamiento sexual. Aunque hemos apoyado la renovación del reglamento institucional sobre acoso y hostigamiento, este sigue siendo la mejor vía para poder establecer sanciones (eso sin detrimento de que se manifieste el malestar usando otras vías de comunicación)”, expuso el rector.

Jensen afirma que, de parte de la rectoría y la administración de la UCR, “existe el compromiso manifiesto de acabar con el hostigamiento y el acoso sexual en el ambiente universitario, problema que reconocemos como una urgencia”.