Política

¿Qué plantearon los candidatos en debate del CFIA sobre vivienda?

Siete candidatos presidenciales lanzaron sus propuestas sobre el desarrollo de vivienda, la noche del martes, en el debate organizado por el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA).

Este sector tiene un déficit de 200.000 soluciones, mientras 177.000 viviendas están habitadas en condición de hacinamiento y más de 500.000 en mal estado, según se expuso en el conversatorio.

José María Figueres:

José María Figueres, del Partido Liberación Nacional (PLN), planteó que los fondos de inversión financien viviendas de interés social. En cuanto a las tasas de interés para los créditos de tasas, planteó una ley de tasas preferenciales que permita subsidiar a familias dependiendo de sus ingresos, como ocurre en Panamá

Sobre las viviendas de interés social, Figueres apostó por fortalecer el Fondo Nacional de Viviendas.

Lineth Saborío:

Lineth Saborío, de la Unidad Social Cristiana (PUSC), sugirió excluir de la regla fiscal los presupuestos públicos destinados al sector vivienda. La regla es un tope al crecimiento del gasto público.

“Necesariamente tenemos que dejar de aplicar, en este caso concreto, la regla fiscal, porque está absolutamente relacionado con infraestructura y esa es una posibilidad de llevar empleo inmediato”, planteó Saborío.

Fabricio Alvarado:

El candidato de Nueva República, Fabricio Alvarado, aboga por eliminar duplicidades de funciones entre las instituciones dedicadas a la vivienda de interés social y, al mismo tiempo, reducir la tramitomanía.

Sobre los presupuestos del sector vivienda, dijo que se debe empezar por no hacer recortes. Para vivienda de la clase media, propuso la figura del leasing habitacional, que consiste en la posibilidad de compraventa de un contrato de arrendamiento de vivienda.

José María Villalta:

El aspirante del Frente Amplio, José María Villalta, dijo que crearía una secretaría de vivienda y mejoramiento barrial. Villalta descartó que se trate de crear más burocracia, sino de la fusión del Ministerio de la Vivienda con otras entidades del sector como el Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU) y el Banco Hipotecario de la Vivienda (Banhvi).

Villalta cuestionó los recortes presupuestarios por más de ¢50.000 millones al sector vivienda. “Se debe discutir la aplicación de la regla fiscal en la inversión vivienda y obra pública”, coincidió con Saborío. También, dijo que respalda una iniciativa de ley que se tramita en el Congreso para regularizar más de 720 precarios.

Rodrigo Chaves:

Rodrigo Chaves, candidato de Progreso Social Democrático (PPSD), prometió quitarle el 72% de los recursos al fondo de avales y garantías para que empresas afectadas por la pandemia accedan a créditos bancarios, a fin de destinar ese dinero a viviendas, principalmente, de interés social.

Lo anterior significa sacarle $200 millones al programa recién aprobado por los diputados. “Hay que renegociar ese acuerdo vergonzoso de rescate al sector bancario que hicieron esta Asamblea Legislativa y el Gobierno que se llama fondo de avales”, señaló Chaves.

Welmer Ramos:

De parte del Partido Acción Ciudadana (PAC), el político Welmer Ramos planteó bajar las tasas de interés. Aseguró que, en Europa o Estados Unidos, las tasas de interés de los créditos para vivienda rondan el 3% anual y en Costa Rica hasta el 12%. “En vivienda tenemos que hacer que todo el aparato alrededor de la vivienda sea más ágil, pero con cambios en los mercados”, puntualizó.

Eliécer Feinzaig:

El candidato presidencial del Liberal Progresista (PLP), Eliécer Feinzaig, propuso utilizar el 5% de los fondos acumulados del Régimen Obligatorio de Pensiones (ROP) para financiar primas de viviendas de clase media.

“Usar el 5% del total de los fondos acumulados en el ROP permitiría mantener la relación 80/20 hipoteca-prima y generar crédito por más de ¢800.000 millones”, planteó Feinzaig.

Josué Bravo

Josué Bravo

Periodista en la sección Política, con 16 años de experiencia como corresponsal del Diario La Prensa de Nicaragua en temas políticos, diplomáticos, judiciales y migratorios.