Yeryis Salas. 26 septiembre
El IMAS recibiría recursos adicionales de aprobarse el proyecto. Foto: Rafael Murillo.
El IMAS recibiría recursos adicionales de aprobarse el proyecto. Foto: Rafael Murillo.

Un proyecto de ley permitiría a los partidos políticos girar un 75% de sus reservas de deuda política al Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) en casos de declaratoria de emergencia nacional, como la que atraviesa actualmente el país por la covid-19.

El expediente 21.942 fue presentado por la diputada del bloque Nueva República, Marolin Azofeifa, y consiste en la adición de un nuevo artículo al Código Electoral.

Dicho artículo indicaría que “de conformidad con el principio de autorregulación partidaria, el Comité Ejecutivo Superior de cada partido político, mediante acuerdo firme y excepcional, trasladará un 75% de sus Reservas de Organización y Capacitación, como aporte para cooperar con la mitigación de la Emergencia Nacional”.

En consecuencia, a los magistrados del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) los correspondería aprobar dicha gestión y dar la orden a la Tesorería Nacional del Ministerio de Hacienda para que traslade los recursos al IMAS.

Al 9 de setiembre, los partidos conservaban ¢7.181 millones, obtenidos gracias a sus resultados electorales, para financiar sus gastos de organización y capacitación.

Casi la mitad de ese dinero le corresponde al Partido Restauración Nacional (PRN), pues cuenta con ¢3.208 millones a su haber.

Esos fondos son parte de los casi ¢6.000 millones que obtuvo tras su resultado en la primera ronda en las elecciones del 2018, en las que fue el partido con más votos, con 505.214.

Los otros partidos con los montos más altos son Acción Ciudadana (PAC) con ¢1.551 millones, y Liberación Nacional (PLN) con ¢695 millones.

Estas reservas no tienen fecha de caducidad, por lo que agrupaciones políticas que no han participado en elecciones recientes aún pueden conservarlas.

Ese es el caso del Partido Unión Agrícola Cartaginés, que tuvo candidatos por última vez en el 2010, y aún cuenta con ¢14 millones a su disposición. Asimismo, el Movimiento Libertario, que ya no tiene oficina ni desarrolla actividad política o administrativa de ningún tipo, guarda ¢117 millones.

En su justificación de motivos, el texto de Azofeifa afirma que “los partidos políticos deben salir del ostracismo social en el que caen posterior a los procesos electorales, debiendo quedar legalmente autorizados, ya que en la actualidad la ley no les permite donar esos dineros ni darles otro fin distinto”.

El expediente 21.942 señala que la Ley Nacional de Emergencia y Prevención de Riesgo faculta al Poder Ejecutivo a declarar emergencia nacional, y la misma legislación establece que las instituciones estatales están autorizadas para gestionar donaciones a las entidades encargadas de atender el evento.

“Todo lo anteriormente expuesto, invocándose principios de racionalidad, proporcionalidad, necesidad, excepción, buena fe y sentido común, justifica como imperante el tener que agregar un nuevo Artículo 107 bis al Código Electoral, que sirva de mandato y autorización legal para que los partidos políticos (...) puedan ser parte del tinglado de fuerzas públicas y privadas que se unen para sacar adelante al país”, dice el documento.

Este proyecto de ley, en cuya elaboración participó el exdiputado Oscar López, fue presentado al Congreso el 22 de abril, y actualmente se encuentra en la Comisión de Asuntos Jurídicos.

Este medio intentó contactar a la diputada Marolin Azofeifa para obtener detalles sobre el estado actual del proyecto. Sin embargo, al cierre de esta información, no se obtuvo respuesta.