Política

Paola Vega cambia discurso sobre primera dama luego de pasarse a Frente Amplio

Luego de dejar el PAC y pasarse a la campaña electoral del Frente Amplio, la diputada independiente Paola Vega pasó de elogiar el papel de la primera dama Claudia Dobles a pedir la erradicación de lo que considera una “desfasada figura”.

En abril de 2019, cuando era parte del Partido Acción Ciudadana (PAC), la diputada manifestó: “Cómo le duele a sectores conservadores de este país que una primera dama decida no ser adorno y asuma una agenda de trabajo. De todo le cobran y dicen a Claudia Dobles, por el simple hecho de ponerse a trabajar 24/7 durante cuatro años y de gratis, lo más grave”.

Ahora, que no forma parte del partido de gobierno, sino del equipo del frenteamplista José María Villalta: la misma diputada manifestó: “La figura de la primera dama debería desaparecer. Nadie debería asumir responsabilidades públicas por ser pareja de alguien. No las tiene la pareja de quien preside la Corte Suprema o la Asamblea. Así tendría que ser respecto al Ejecutivo. Es un rol cada vez más desfasado”.

El llamado de Vega ocurre después de que la Procuraduría General de la República (PGR) emitió un dictamen que establece que la primera dama no puede asumir coordinaciones jerárquicas en la Administración Pública, es decir, no puede tener mayor poder de decisión que ministros o titulares legales de las instituciones.

El criterio fue expuesto ante varias consultas que realizó el entonces ministro de la Presidencia, Marcelo Prieto, sobre si Claudia Dobles podía coordinar o no el proyecto del tren eléctrico metropolitano, el cual está en manos del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer).

Dicha coordinación, señala el documento, puede ser de forma horizontal, a manera de asesoría, siempre que la primera dama sea designada como la asesora del Área de Infraestructura, Movilidad y Ordenamiento Territorial.

En conversación con La Nación, la diputada Paola Vega negó que exista una contradicción en sus mensajes.

“La contradicción no existe porque yo en ningún momento estoy cuestionando el papel de doña Claudia Dobles y su gestión, ni el de ninguna otra primera dama que la ha precedido.

“Me parece que poner en valor que muchas mujeres han realizado este rol de una excelente manera, no compite sobre poner la discusión sobre si Costa Rica debería seguir teniendo una figura de primera dama.

“Yo reconozco el trabajo que han hecho primeras damas como Margarita Penón, Mercedes Peña, como la misma Claudia Dobles, todas mujeres muy inteligentes, con muchas capacidades, que decidieron salirse de ese rol meramente estético, accesorio de la figura y aportar algo más en la agenda de políticas públicas”, afirmó Vega.

La diputada también explicó las razones por las cuales piensa que esa figura no debería formar parte del Poder Ejecutivo en próximos gobiernos.

“Costa Rica debería replantearse si es conveniente que siga existiendo una figura cada vez más desfasada en el mundo, cada vez menos significativa. Es una figura que fue hecha en otras épocas para otros ideales de sociedad.

“También tenemos que replantearnos si es correcto que a una persona se le obligue a asumir funciones públicas, a ser objeto de violencia política o de críticas de manera gratuita, por el simple hecho de ser la pareja de quien preside”, manifestó.

La primera dama o primer caballero es el título que recibe la pareja de quien ejerza la Presidencia de la República. Aunque, de acuerdo con la Procuraduría General de la República, ese distintivo también lo podría asumir una hija o hija, hermana o hermano, o bien, un pariente del jefe de gobierno.

Dentro de la autonomía de organización que ostenta el Poder Ejecutivo, el presidente o presidenta de la República podría atribuirle funciones de asesora a esta figura, en los temas que decida. No obstante, el cargo no será remunerado, es decir, no recibe sueldo por esas tareas.

Como parte de las facultades administrativas, el Poder Ejecutivo puede asignarle oficina, despacho y asesores a la primera dama o al primer caballero.

La Procuraduría ha señalado, en varios criterios, que existe escasa regulación de la figura. Según detalla, esas disposiciones se limitan a reglamentos emitidos por el Poder Ejecutivo.

“Ella forma parte de lo que se denomina como núcleo estratégico de Gobierno o Presidencia institucional, en alusión al grupo de agencias y asesores que trabajan bajo la autoridad del presidente, apoyándolo en los procesos de toma de decisiones y de manera independiente al gabinete, ya que ellas cuentan con su oficina propia.

“Con lo cual, la primera dama no solo juega un rol en la vida personal y social del presidente, sino también en su vida pública y trayectoria. Por ende, se afirma que las primeras damas pueden afectar el desempeño presidencial y la evaluación que del presidente hacen instituciones, políticos y votantes”, señala la Procuraduría.

Juan Diego Córdoba González

Juan Diego Córdoba González

Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de la Maestría en Comunicación y Mercadeo. Periodista de la mesa de Sociedad y Servicios de La Nación.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.