Josué Bravo. 9 diciembre, 2019
El futuro examen práctico para permiso de portación de armas será más que una prueba de tiro al banco, adelantó el viceministro de Seguridad, Eduardo Solano Foto: Eyleen Vargas
El futuro examen práctico para permiso de portación de armas será más que una prueba de tiro al banco, adelantó el viceministro de Seguridad, Eduardo Solano Foto: Eyleen Vargas

El Ministerio de Seguridad Pública endurecerá los requisitos para obtener permisos de portación de armas de fuego, como parte los controles para reducir la tenencia de estos artefactos por los ciudadanos.

Eduardo Solano, viceministro de Seguridad Pública, explicó que los cambios se aplicarán en los exámenes teórico y práctico que realiza la Escuela Nacional de Policía, los cuales serán anunciados en febrero próximo.

Actualmente, la evaluación consiste en una práctica de tiro con cualquier arma en un polígono, donde la persona debe de acertar siete de 10 tiros en un blanco.

“La prueba no será solo de precisión de tiro, sino que a la persona se le evaluarán sus medidas de seguridad y manipulación efectiva del arma. Además, solo podrá poder comprar armas de fuego para la cual haya pasado el examen”, explicó el viceministro Solano.

En este último aspecto, mencionó que en la actualidad, la persona puede pasar una prueba práctica con un pistola de balines calibre 22 y, luego, adquirir y usar cualquiera de otro calibre y tamaño más grande, incluso.

Con el cambio, la prueba debe estar relacionada con el arma a usar. Es decir, si se aprobó un examen para una pistola calibre 9 milímetros, solo se podrá comprar y usar una del mismo calibre.

“No se podrá comprar una de 0,40 milímetros, que es un riesgo más grande. O si usted aprueba un examen con un revolver calibre 22, no podrá comprar una 9 milímetro”, añadió Solano.

“Para ponerlo en términos de licencia de conducir, hoy en día, si hago el examen para un carro, podía andar manejando un camión. Es un sin sentido”, puso de ejemplo Solano.

Cambio teórico

En cuanto a la prueba teórica, explicó Solano, se plantearán, entre otros elementos, nuevas preguntas relacionadas con las últimas legislaciones aprobadas en el Congreso.

Estas serán incluidas en un manual sobre el uso de armas que trabaja por primera vez la Escuela de Policía, en conjunto con el Colegio de Profesionales en Psicología de Costa Rica (CPPCR).

Una de ellas es la reforma a la Ley de Armas y Explosivos que aumenta las penas por posesión, portación y comercio ilegal de armas, la cual también incrementa las multas económicas por la omisión de reportar el robo o pérdida de un arma de fuego.

Esta legislación establece condenas carcelarias de entre 3 a 5 años en el primero de los delitos, en vez de trabajo comunal que existía antes, por mencionar una de las sanciones.

Otro cambio legal es la modificación de la ley contra la violencia doméstica que faculta a los jueces cancelar de por vida permisos de portación a sospechosos de cometer violencia doméstica.

En setiembre anterior, los cambios en el Reglamento de Evaluaciones de Idoneidad Mental determinaron que solo los psicólogos con tres años o más de colegiatura pueden realizar pruebas y extender certificaciones para portación de armas, por ejemplo.

Antes no existía ese requerimiento. El colegio también aumentó de 40 a 50 horas la capacitación de las personas que aplican las evaluaciones.

Otro de los cambios será repetir, cada cierto tiempo, el examen teórico-práctico.

“Hoy en día el examen de ese tipo se hace una vez en la vida. Si se hace hoy sigue siendo válido 30 años después. El tema está en construcción y la idea es que el examen se haga cada cierto tiempo”, concluyó Solano.