Josué Bravo. 10 septiembre
Marcelo Prieto, ministro de la Presidencia, dice que el Gobierno sigue afinando la propuesta que le va a presentar al FMI. Foto: Casa Presidencial para LN
Marcelo Prieto, ministro de la Presidencia, dice que el Gobierno sigue afinando la propuesta que le va a presentar al FMI. Foto: Casa Presidencial para LN

Marcelo Prieto, ministro de la Presidencia, ve probable que el Gobierno no logre consensos internos previo al inicio de la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), prevista para finales de setiembre, donde el país discutirá un plan de ajuste económico que frene el deterioro de las finanzas públicas.

Como argumento, el jerarca aseveró que no existe una “fecha fatal” para que la Casa Presidencial logre acuerdos con todos los sectores, incluidos los diputados, en lo que resta del mes de setiembre.

“Me parece que no necesariamente, no necesariamente tienen que lograrse consensos con todos los sectores en ese momento. Podría ser que no se logren consensos, que se siga discutiendo y se siga valorando”, dijo el ministro el martes, en la Asamblea Legislativa.

"Eso, en el propio mes de setiembre, eso no es así”, añadió. Más bien, Prieto hizo ver que el “diálogo está abierto” y que se procurará la mejor convergencia posible alrededor de la propuesta, durante los próximos meses.

(Video)Marcelo Prieto: No necesariamente se tienen que lograr consensos antes de negociar con el FMI

El jerarca también ve poco probable que se le comunique al Congreso la agenda de discusión con el FMI, antes del 17 de setiembre, día en que el Gobierno le anunciará al país su plan.

En cuanto a las negociaciones previas con los legisladores, la postura de Prieto es diferente a la visión de la ministra de Planificación Nacional y Política Económica (Mideplán), Pilar Garrido, quien además coordina el equipo económico del Poder Ejecutivo.

Hace más de dos semanas, ante la queja de los diputados por falta de información oficial, la titular aseveró que Zapote haría una negociación anticipada con la Asamblea Legislativa sobre la temas que se llevarían a ese organismo, en aras de lograr acuerdos que blinden de antemano la propuesta.

“Es muy importante hacerlo, no solamente porque la aprobación final de este conjunto de iniciativas (derivadas del acuerdo posterior) requiere aprobación legislativa, sino porque esto es uno de los elementos centrales de la estrategia de consolidación fiscal que va a vincular a dos administraciones, la actual y la futura”, aseveró Garrido el 25 de agosto.

A inicios de esta semana, la jerarca añadió que se abriría un espacio de 12 días para negociar con los diputados. Ese tiempo se extendería del 17 al 28 de setiembre, antes de que se inicien las conversaciones con el FMI.

Consultado sobre si en menos de dos semanas el Ejecutivo podría lograr acuerdos con las fracciones legislativas y diputados independientes, Prieto primero respondió que es probable que los delegados de Zapote se sienten de manera oficial con el FMI una semana después de lo previsto.

“El Gobierno va tener una posición, va tener un planteamiento que le va a comunicar a la comunidad nacional y a los señores diputados, el 17. Y va a recoger, en la medida de lo posible, los aportes con todos los sectores, comenzando con los señores diputados, para luego presentar la propuesta final al Fondo Monetario el 28 de setiembre o el 5 de octubre, e iniciar la conversación.

“Al mismo tiempo, va a seguir la conversación con los señores diputados y una vez que se lleve la propuesta planteada con el Gobierno, hay posibilidades de seguir buscando consensos y seguir buscando puntos de convergencia para tratar de que se llegue al mejor acuerdo y a la tramitación más adecuada de este acuerdo”, expuso.

El ministro de Hacienda, Elian Villegas, también indicó que es probable que se corra la fecha para empezar la discusión con ese organismo financiero.

Añadió que el Gobierno, de momento, negocia con los funcionarios del Fondo, con la idea de contar con el tiempo suficiente para revisar cifras, elaborar proyectos de ley y ajustar el documento final.

No obstante, Villegas aseveró que el plan ya está bastante perfilado.

Por su parte Prieto, indicó que el Gobierno está terminando de incorporar en el documento final, “en lo que es pertinente”, las opiniones recogidas durante el periodo de diálogo social realizado en la última semana del mes de agosto anterior.

“La aprobación de los diversos proyectos y los diversos elementos que componen la propuesta del FMI, va a llevar varios meses. Seguramente, hay varios proyectos de ley de reformas a leyes existentes y demás. Además, está el acuerdo de crédito (por $1.750 millones) con el FMI que vendrá llegando al país cuando lo apruebe preliminarmente el Consejo Directivo del Fondo Monetario, que será a finales de noviembre e inicios de diciembre".

“De tal manera que habrá tiempo de sobra para seguir discutiendo con cuidado, con atención, con responsabilidad y de manera más respetuosa las diversas propuestas, porque vamos a tener dos o tres meses de muy intensa conversación”, adelantó Prieto.

Sin embargo, el ministro de la Presidencia no ve posible que a los diputados se les comunique la ruta del plan antes del 17 de setiembre, pese a que el titular de Hacienda se comprometió ante la Comisión legislativa de Asuntos Hacendarios a proponer a la Presidencia adelantar esa información.

“Respeto la opinión de don Elian, desde luego, pero el calendario que se tiene establecido para poder terminar de integrar y redactar la propuesta nos lleva al jueves 17 de setiembre, esa es la fecha que calculamos que estará terminado el trabajo”.

“Podemos correr, presumo que el comentario del ministro de Hacienda iba en esa dirección de ver si se podía acelerar el proceso de formulación, pero el análisis técnico que se ha hecho del calendario posible implica que el equipo técnico necesita, por lo menos, hasta el 17 de setiembre para tener la propuesta consolidada, integrada y madura”, finalizó.

Costa Rica solicitó al FMI, hace dos semanas, ampliar la línea de financiamiento por $1.750 millones en un plazo de tres años, a cambio de un plan de ajuste económico que podría implicar reformas estructurales para recortar el gasto público, vender activos y aumentar los ingresos.

La idea del Gobierno es lograr una ruta de consolidación fiscal que frene el acelerado deterioro de las finanzas públicas, con un 5% en la caída de la producción para este año, según el Banco Central de Costa Rica.

Por su parte, Hacienda proyecta que a finales de este año el saldo de la deuda pública alcanzará el 70,3% de la producción y en el 2021 sería del 80,5% del producto interno bruto (PIB). El déficit fiscal, al 2021, sería de 8,1%.

Los legisladores, principalmente de la fracción del Partido Liberación Nacional (PLN), han reiterado a la Presidencia que revele su propuesta, en aras de garantizar transparencia.

A la demanda se sumó esta semana el presidente del Congreso, Eduardo Cruickshank, quien achacó al Gobierno manejar con secretismo las negociaciones de estabilidad económica con el Fondo Monetario.