Política

Exembajador Mauricio Díaz intentó resguardarse en Costa Rica antes de ser detenido en Nicaragua

Canciller Rodolfo Solano niega haber recibido una solicitud formal de asilo

El exdiplomático y político opositor nicaragüense, Mauricio Díaz, intentó resguardarse en Costa Rica antes de ser detenido en Managua por el régimen de Daniel Ortega el pasado lunes 9 de agosto.

Primero, el viernes 6 de agosto, Díaz trató de entrar a suelo costarricense por la frontera de Peñas Blancas, pero las autoridades nicaragüenses le impidieron continuar y le decomisaron el pasaporte.

Entonces, el político regresó a Managua en donde, el lunes, lo citaron a declarar a las 3 p. m. en la Fiscalía, la cual lo acusa de “traición a la patria”.

Díaz, embajador de Nicaragua en Costa Rica entre el 2000 y el 2004, es vocal del partido opositor Ciudadanos por la Libertad (CxL), cuyas figuras han sido perseguidas por el régimen orteguista de cara a las elecciones de noviembre, al grado de que a la agrupación le quitaron la personería jurídica.

Los exembajadores costarricenses Rodrigo Carreras y Javier Sancho aseguran que Díaz hizo gestiones en busca de asilarse en la embajada de Costa Rica en Managua a través del encargado de negocios de la delegación, Oscar Solís Rangel.

Según los diplomáticos, una primera gestión la planteó Díaz a nivel personal el viernes anterior, luego de que el régimen de Daniel Ortega le negó la salida hacia Costa Rica junto con su esposa.

La segunda habría ocurrido de manera verbal el lunes, una vez que recibió una cita para que acudiera a la Fiscalía. Esta gestión se habría dado horas antes de que fuera capturado por la Policía, la tarde del lunes.

“Mauricio conversó con él (Solís). Entiendo que el encargado de negocios dijo que no estaban preparados, que solo un microondas había en la embajada, cosas así”, afirmó Carreras.

Para Carreras, un trámite de asilo de ese tipo generalmente carece de protocolos, pues se trata de resguardar la integridad de quien lo requiere.

“No hubo un documento que rechazara la solicitud. Simplemente no le abrieron las puertas”, señaló el también exembajador de Costa Rica en Managua.

Por su parte, el exembajador Sancho agregó: “Entre el ir y venir de llamadas y de gente abogando a favor de él, lamentablemente, al ser como las 2:15 p. m., cerca de la hora, Mauricio tomó la decisión de presentarse en al Fiscalía.

“Iba a la Fiscalía sabiendo que posiblemente lo detendrían, pero dijo que no quería arriesgar la vida de la familia (si no acudía), que no había tiempo (del asilo), que estaba contra la pared.

“No solo fuimos algunos diplomáticos que lo conocemos en Costa Rica que estuvimos enterados del tema, sino también otras personas de alto nivel cercanas al Gobierno”, recordó Sancho.

En tanto, el director de la DIS, Eduardo Trejos, relató que él también estuvo en contacto con Mauricio Díaz después del mediodía del lunes.

“Sí, efectivamente yo hablé con don Mauricio. Cuando fui embajador allá lo conocí. Por eso lo llamé para enterarme lo que había sucedido y lo que haría.

“Él me dijo que me llamaba unos 20 minutos después; 20 minutos después él me llamó y me dijo que había tomado la decisión con su familia de presentarse ante las autoridades de su país, porque él no había cometido ningún ilícito y me dijo que muchas gracias por el interés y le deseé suerte”.

Trejos, de forma tajante, aclaró que él no se encarga de temas de asilo, sino que hizo la diligencia por conocer el tema de Nicaragua.

Consultado por teléfono por La Nación, el encargado de negocios, Óscar Solís, declinó pronunciarse. “Yo no puedo dar declaraciones. Es directamente con la Cancillería”.

Por su parte, el canciller de la República, Rodolfo Solano, declaró que no recibió ninguna gestión formal de asilo diplomático.

“El instituto del asilo está muy relacionado con la política exterior de nuestro país. Está garantizado en el artículo 31 de nuestra Constitución. Si bien es cierto goza de valoraciones eminentemente políticas, se tiene que presentar alguna solicitud con alguna mínima formalidad para poder procesar en el menor tiempo posible.

“Yo no he recibido, repito, ninguna solicitud de asilo político”, reaccionó el ministro.

La formalidad de la gestión sirve, de acuerdo con Solano, para “por lo menos individualizar a la persona y conocer los niveles de riesgo como lo dice igualmente el artículo 31″.

El canciller confirmó que el viernes por la tarde, mediante el encargado de negocios en Managua, supo que Díaz regresó a Managua después de haber sido devuelto de la frontera con Costa Rica, en Peñas Blancas.

Luego, el lunes alrededor del mediodía, recibió información de parte una tercera persona. “Le solicité a nuestra embajada en Nicaragua un reporte y se me informó que don Mauricio había comunicado su intención de viajar a Costa Rica en días anteriores.

“Que el viernes, lo que se conoció por medios de notas de prensa, no pudo pasar la frontera y regresó (a Managua). Que fue citado a las 3 p.m. el día de ayer (lunes) ante el Ministerio Público de Nicaragua.

“A este momento yo no he recibido ninguna solicitud de asilo y lo que tengo entiendo fue que don Mauricio informó al encargado de negocios estas dos situaciones”, declaró el canciller.

Solano agregó que el Gobierno de Costa Rica ha sido beligerante con las detenciones de opositores en Nicaragua.

“Hemos condenamos todas las detenciones anteriores que podrían encajar en igual condición o circunstancia de esta última persona”, descaró Solano.

Minutos antes de ser capturado, Mauricio Díaz dijo que la Fiscalía le reprochó sus declaraciones a los medios de prensa sobre la realidad nicaragüense.

Acto seguido, durante su detención en la vía pública, ocurrida mientras regresaba a su casa tras el interrogatorio, la Policía golpeó a su hijo y al abogado que lo acompañaban, denunció el partido Ciudadanos por la Libertad (CxL).

Según el exembajador Carreras, en la sede costarricense en Managua se le sugirió al político nicaragüense que “fuera a alguna de las embajadas europeas, cosa que sería un absurdo porque solo en América Latina existe la tradición del asilo diplomático”.

El artículo 31 de la Constitución Política dice que “el territorio de Costa Rica será asilo para todo perseguido por razones políticas”.

“Si por imperativo legal se decretare su expulsión, nunca podrá enviársele al país donde fuere perseguido”. añade.

Carreras insistió en que el asilado diplomático no llega con una audiencia formal, precisamente, porque en su condición de perseguido llega desesperado, confiando en el asilo mismo y entra, de ser necesario, brincando la tapia o burlando la vigilancia de las embajadas.

“Ese es el procedimiento. La Cancillería que yo conocí era ágil en defensa, la protección de la vida y la integridad”, adujo el diplomático.

Con Mauricio Díaz ya son más de 30 personas la arrestadas en los últimos meses por el gobierno de Daniel Ortega, entre aspirantes presidenciales, empresarios y personas de organizaciones de la sociedad civil.

Este martes se conoció que Kitty Monterrey, presidenta del partido de Díaz, se exilió en Costa Rica.

Monterrey huyó de su país para evitar ser encarcelada, el pasado viernes, luego de que el Consejo Superior Electoral de Nicaragua (CSE) inhabilitara a su partido político de participar en los comicios de noviembre y le retirara la nacionalidad nicaragüense.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.