Política

Empresarios ayudarían a colocar un millón de vacunas para revertir restricciones al comercio

El sector empresarial le ofreció ayuda al Gobierno para acelerar la vacunación contra la covid-19, como alternativa para evitar un endurecimiento de las restricciones impuestas al comercio por la saturación de los hospitales.

La alternativa la plantearon la Cámara de Comercio de Costa Rica (CCCR), Fedecámaras y Uccaep.

Estas organizaciones reaccionaron molestas por la decisión del Gobierno de extender la restricción vehicular sanitaria, de manera que empiece a las 9 p. m. a partir de este sábado; esa medida también implica reducir el horario de los comercios.

Los grupos productivos sostienen que pueden ayudar a colocar más de un millón de vacunas que, según dicen, están en los congeladores de las autoridades sanitarias.

Agregan que pueden importar y distribuir las vacunas en farmacias.

A la fecha, las autoridades sanitarias han vacunado a cerca del 61% de la población, con al menos una dosis, al tiempo que una cuarta ola del virus incrementa los contagios y satura los hospitales.

“Este es el momento para vacunar con aún mayor rapidez. Tenemos más de un millón de vacunas por ser suministradas. ¿Por qué no pedirle ayuda al sector privado para que la vacunación sea todavía más rápida?, planteó Artura Rosabal, vicepresidente de la Cámara de Comerio.

Francisco Llobet, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio y Asociaciones Empresariales de Costa Rica (Fedecámaras), agregó sobre la vacunación: “Que la distribuya el sector privado, que está anuente cooperar. Uno ve que en Estados Unidos lo están haciendo así, se vacuna en farmacias y consultorios médicos. Es importantísimo aumentar la vacunación”.

El empresario pidió revertir las medidas anunciadas esta semana por el Gobierno, de ampliar la restricción vehicular entre el sábado 18 y el jueves 30 de setiembre.

Llobet pidió “mantener la restricción durante los días de semana hasta las 10 p. m. y mantener la regulación de la circulación de placas pares e impares, así como suprimir la restricción de los fines de semana”.

Desde su punto de vista, la restricción vehicular no contiene los contagios, sino que los aumentaría, al obligar a las personas utilizar el servicio de autobuses.

“De una forma u otra, la gente tiene que desplazarse. Si no se desplaza en el carro, ¿qué significa? Viaja en bus y, ¿qué significa desplazarse en el bus? Más aglomeraciones en buses y en las paradas de buses.

“En cambio, si las personas se desplazan en carro, se reparte la gente y de alguna forma se propicia el comercio y la reactivación económica”, aseveró Llovet.

Otro punto crítico que el Gobierno debería atacar, según el presidente de Fedecámaras, son las fiestas clandestinas. Señaló que, en vez de hacer eso, se sacrifica al comercio que, aseguró, cumple con los protocolos sanitarios.

“La economía del país está gravísima. Todos los días nos llaman asociados quejándose de que las ventas han bajado, tienen que afrontar los impuestos y los gastos del Gobierno y no aguantan más.

“En este momento el desempleo es alto. Las restricciones están propiciando el más cierres de negocios y más desempleo porque las ventas bajan”, señaló.

Álvaro Jenkins, presidente de la la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), recordó que desde meses atrás, se le ofreció al Gobierno importar vacunas de India, Rusia y China, sin lograr éxito en la gestión.

Sobre la vacuna Sputnik V de Rusia, aseguró, no se autorizó por carecer de una entidad reguladora “estricta”, mientras que desde China, “solo se permitía que entrara vacunas que tuvieran una cobertura mayor del 70%”.

Jenkins dijo que, tiempo atrás, se hizo un último intento para traer medio millón de vacunas de AstraZeneca, a través de un distribuidor alemán, pero tampoco se lograron los permisos sanitarios.

“Ha sido frustrante y hasta molesto (la negativa). Sabemos que la Caja Costarricense de Seguro Social tiene 1,1 millón de vacunas en congeladores y el sector privado nuevamente le volvió a ofrecer colaboración”, añadió el presidente de Uccaep.

Jenkins añadió que el ofrecimiento no ha sido solo traer vacunas, sino ofrecer farmacias y hospitales para su distribución.

“Lo que queremos es ayudar, cooperar, queremos salvar la vida de costarricenses, pero hasta el momento no se nos ha permitido”, señaló.

El presidente de la Unión de Cámaras concluye que el Gobierno no quiere que el sector privado aplique vacunas, lo cual sería una contradicción si se toman en cuenta las quejas del gremio de enfermería de la Caja, que se muestra agotado, según añadió.

“Están estresados y con toda razón; tienen año y medio de estar viviendo todo este trauma de gente contagiada de covid, ver gente morir. Hemos dicho que, viendo esta fatiga ,ofrecemos toda nuestra cooperación”, insistió Jenkins.

El miércoles, al anunciar que se convocará para el próximo lunes al sector privado para consensuar alternativas, la ministra de Economía, Victoria Hernández, dijo que el Ejecutivo acepta la colaboración.

“Sí se acepta la ayuda. Todo lo que significa médicos de empresas son bienvenidos. Todo lo que es vacunatorio en centros comerciales es bienvenido. Se les ha acompañado en las gestiones cuando han querido traer vacunas de otras firmas, pero deben tener claro que estas solo quieren negociar con gobiernos”, respondió la jerarca.

Josué Bravo

Josué Bravo

Periodista en la sección Política, con 16 años de experiencia como corresponsal del Diario La Prensa de Nicaragua en temas políticos, diplomáticos, judiciales y migratorios.