Juan Fernando Lara Salas. 28 noviembre, 2019
Captura del video de Jaime Palermo Quesada divulgado este lunes a los empleados del ICE donde anunció su salida anticipada de esa entidad / Foto: ICE para LN.
Captura del video de Jaime Palermo Quesada divulgado este lunes a los empleados del ICE donde anunció su salida anticipada de esa entidad / Foto: ICE para LN.

El diputado socialcristiano Pedro Muñoz envió este miércoles una carta la jerarca del ICE, Irene Cañas, donde le pide anular la movilidad laboral voluntaria de su gerente de Telecomunicaciones, Jaime Palermo Quesada, investigado por señalamientos de la Auditoría Interna de la institución.

Muñoz solicita a Cañas no otorgarle el beneficio al funcionario y, de haberse aprobado, proceder a anularlo. El diputado también cuestiona: “¿qué sucederá si las investigaciones en curso resultaran en responsabilidades atribuibles al funcionario Jaime Palermo?”.

El congresista incluso pregunta a la presidenta del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) si presentará o no una denuncia penal contra Palermo dado los hallazgos que ha dado a conocer la Auditoría Interna.

“Darle movilidad a Palermo contribuiría al desorden en el ICE y lo premiaría injustamente. Quiere abandonar el barco para no tener la valentía de rendir cuentas efectivas. Desde el control de la Asamblea Legislativa, sentaremos las responsabilidades políticas. Por el momento, le pido a doña Irene que no lo alcahuetee”, comentó Muñoz a este diario.

El área de prensa del ICE informó de que la carta del legislador se recibió este jueves y que “la misma será atendida en tiempo y forma según proceda”.

Según la entidad, la salida de Palermo cumple con los requisitos establecidos y la normativa vigente para la movilidad laboral voluntaria.

“Las investigaciones continuarán en curso, según en derecho corresponde. Sobre las posibles responsabilidades derivadas de estas, deberán ser determinadas en la vía pertinente”, concluyó la institución.

Palermo, de 59 años, anunció su salida el lunes en un video de casi cuatro minutos que la administración del ICE le permitió compartir con los empleados mediante la intranet.

“A mis casi 38 años de trabajar para el ICE, he decidido adelantar mi pensión y compartir una nueva etapa de mi vida al lado de mi familia”, expresó Palermo en su mensaje. El funcionario se desempeñaba como gerente de telecomunicaciones desde el 2014.

La entidad informó el martes que Palermo sí podía optar por la movilidad laboral voluntaria porque el único impedimento que habría limitado su salida era la existencia un proceso ordinario disciplinario abierto en su contra, “condición que no existía en este caso”, indicó por escrito el Instituto.

Por el momento, se trata de una investigación preliminar, aclaró.

La Asociación Nacional de Técnicos en Telecomunicaciones (Anttec), uno de los sindicatos del ICE, lamentó que el Consejo Directivo no haya tomado una mejor decisión en este caso.

“Lo que consideramos que debería haber sido, era la terminación anticipada de su contrato como director corporativo de Telecomunicaciones, para que volviera a su plaza como ingeniero de planta de la institución, y haberle aplicado una medida cautelar de suspensión con goce de salario, mientras se concluyen las investigaciones que los órganos de control están realizando acerca de diversos negocios que han creado dependencia de proveedores en negocios”, afirmó Anttec en un comunicado.

Por acogerse al último programa de movilidad voluntaria, Palermo recibirá del ICE cuatro sueldos adicionales según el promedio salarial del último semestre, todas sus prestaciones (cesantía, aguinaldo, salario escolar proporcional y pago de vacaciones acumuladas).

Al respecto, Anttec señaló que las implicaciones de su movilidad laboral es que si las investigaciones en curso resultara con algún tipo de responsabilidad administrativa, Palermo “ya no sería objeto de un despido sin responsabilidad administrativa”.

Señalamientos

Meses atrás, en enero, la propia Cañas alertó al Gobierno que Palermo Quesada había sido designado como gerente general interino sin contar con los requisitos técnicos y de idoneidad necesarios.

Así consta en una carta en poder de La Nación, remitida el 23 de enero al viceministro de Telecomunicaciones, Édwin Estrada.

En el documento, Cañas explica que en reiteradas ocasiones urgió a los directivos a nombrar un gerente general, pero aclaró que se opuso a la designación de Palermo Quesada, según lo manifestó en la sesión 6307 del 17 de diciembre del 2018, cuando se le nombró en el cargo de manera interino.

A lo largo del año, se dieron otros señalamientos contra Palermo, quien dejará formalmente el cargo este 26 de diciembre.

Ana Sofía Machuca Flores, auditora interna del ICE, ha dicho que el negocio de Telecomunicaciones del Instituto produjo una “pérdida de valor de la empresa”, añadió que enfrenta “riesgos operativos y estratégicos que pueden afectar la sostenibilidad del negocio” y un “debilitamiento del control interno de la institución”.

Esto lo expuso en un estudio donde cuestionó la reorganización que se hizo en el 2018 en la Dirección Corporativa de Telecomunicaciones (DCT), la cual, maneja negocios como telefonía celular, Internet y TV por cable.

Machuca hizo un “informe de advertencia” el cual previene al Consejo Directivo sobre “eventuales riesgos”, según explicó ella en su reporte del 28 de febrero pasado.

La auditora revela que esa reorganización se hizo sin que la DCT “contara con un análisis” previo del impacto que tendrían los ajustes en la “dinámica del negocio” y, “ante la falta de dicho análisis, se desconoce si la nueva estructura ofrece beneficios a nivel de eficiencia, economía y optimización de recursos”. Y claramente apunta: “No se evidencian los beneficios cuantitativos para la institución de esa reorganización”.

El propio Palermo fue responsable de que el ICE firmara con la empresa Huawei un acuerdo para vender paquetes de suscripciones de televisión, Internet y telefonía a hogares en el cual se comprometió a dar millonarias compensaciones a la compañía china de incumplir determinada porción de mercado en tres años.

Otro hecho ocurrido durante su gestión fue el lanzamiento de un salvavidas financiero de ¢23.000 millones a su subsidiaria Cable Visión de Costa Rica entre 2014 y 2017. La inyección de fondos comenzó en el primer año luego que el Grupo ICE comprara la compañía ya en una condición de deterioro financiero, como señaló la Contraloría General de la República.

Tranquilidad en la salida

Consultado de estos señalamientos, Palermo reconoció que no está en posibilidad de afirmar que todo era “un jardín de rosas” pero fue enfático en que el negocio está ahora más sólido, aunque opina que debe reforzarse más el cumplimiento ante el cliente final en instalaciones de Internet con fibra óptica.

Explicó que la decisión de retirarse ahora se trata de tema de ciclos pues, percibe que la nueva línea de la administración quiere darle una cara distinta al sector de telecomunicaciones. “Eso a mí me parece bien”.

Aseguró que nadie le ha pedido dejar el cargo. “Por mi salud y por mi familia, creo que debo estar en un sitio donde esté más tranquilo”, expresó.

“Hay una serie de ataques y me pregunto por qué. El problema es que yo firmo convenios de confidencialidad y no puedo andar divulgando información”, agregó.

Según su relato, él considera que es necesario un cambio de timón en el negocio de telecomunicaciones del ICE porque, afirma, es oportuno darle oportunidad a otras personas nuevas para que entren a revitalizar el sector en el ICE.

Palermo incluso asegura que se va “por la puerta de enfrente”.