Josué Bravo. 16 septiembre
Monseñor José Rafael Quirós, Arzobispo de San José, durante una actividad en la plaza de las Garantías Sociales, donde la Municipalidad de San José develó el busto de monseñor Víctor Manuel Sanabria. Foto: José Cordero
Monseñor José Rafael Quirós, Arzobispo de San José, durante una actividad en la plaza de las Garantías Sociales, donde la Municipalidad de San José develó el busto de monseñor Víctor Manuel Sanabria. Foto: José Cordero

Monseñor José Rafael Quirós, arzobispo de San José, pide sacrificio a todos los sectores del país para salir de la crisis sanitaria y económica.

En cuanto a las negociaciones de un plan de estabilidad fiscal con el Fondo Monetario Internacional (FMI), llama a los sectores que tiene mayores ingresos a compartir más, con tal de contribuir a “la paz social a través de la solidaridad”.

“Ya es el momento, también, de que haya quienes cambien un tanto de mentalidad, donde no todo aquí es ganar ganar y ganar al máximo, sino compartir que es una ganancia mayor”, afirmó.

Solo de esa forma, considera, se puede evitar que los peores efectos caigan sobre los más vulnerables. “A todos nos toca hacer el sacrificio, no solo a los más pobres”, sugirió.

Precisamente, sobre esas conversaciones, el arzobispo le pide al Gobierno actuar con transparencia.

Esta es parte de la entrevista que Quirós dio este miércoles a La Nación, luego de que participara en una actividad de la Municipalidad de San José, en la que se develó el busto de monseñor Víctor Manuel Sanabria, en la plaza de las Garantías Sociales, en el centro de la capital.

- ¿Cuál es la lectura de la Iglesia católica sobre la coyuntura actual del país, con una pandemia que ha generado una crisis sanitaria y económica, una economía que venía débil antes de la covid-19, mucha conflictividad social y el país a las puertas de iniciar una negociación con el FMI?

No cabe duda que muchas de las situaciones que han ahora aflorado desde el punto de vista social y económico se venían arrastrando y ahora se evidenciaron. Otras se profundizaron. Por ejemplo, el problema de desempleo que llegó al 12% (antes de la pandemia). Ya eso era preocupante, pero ahora llegó al 24%, según las últimas estadísticas.

Esto llama poderosamente la atención y nos dice que hay que actuar desde la solidaridad, desde la justicia y, sin duda alguna, respondiendo a las necesidades de reactivación económica; salvaguardar todo lo que es sanitario y responder a las exigencias sanitarias pero, por supuesto, debe buscarse el equilibrio entre lo sanitario, lo económico y lo social.

La medida de todo esto es la atención a los desprotegidos, a los más necesitados, a aquellos que en este momento están angustiados porque no tienen empleos; aquellos que han visto recortados su presupuesto y, también, desde el punto de vista sanitario, considero que es inmenso, es grande el esfuerzo que se hace desde las autoridades, el esfuerzo que se está haciendo por parte de los servidores de la salud pero, a la vez, habrá que responder a todos aquellos que, en este momento, sin que vayan o acudan a los centros de salud por el covid 19, también tienen necesidad de atención.

También es fundamental que se siga educando, se siga orientando a la población en torno a esos temas de salud y no hay duda que transmitir lo que en verdad está sucediendo es importantísimo, sin alarmismo, sin meter miedo, sin pretender ninguna cosa; solo informar, hacer tomar conciencia y animarnos a todos a que respondamos con la responsabilidad que toca a cada quien. Todos como un solo pueblo actuando responsablemente, pero sí es importante, por supuesto, que los compromisos que se adquieran no vengan aplastar más a los pobres.

(Video) Arzobispo de San José pide diálogo transparente para generar confianza y reactivar economía

- ¿Cuando usted pide que se comunique la dimensión de lo que ocurre se refiere a los temas económicos o también o solo a la pandemia? En la pandemia hay un esfuerzo cotidiano del Gobierno por informar, pero en la parte económica, sobre todo esta coyuntura con el FMI, la Asamblea Legislativa ha pedido transparencia.

Yo me refiero en todo sentido que se le diga al pueblo. No solo se le transmitan números, sino que se le indique cómo actuar responsablemente. Es el momento de dar un giro educativo. Creo que la respuesta es integral. Un giro educativo y manifestar cuánta importancia tiene cultivar en todos los ámbitos la virtud de la obediencia, porque hoy pareciera que estamos en una crisis en ese sentido. Se busca por todos los medios evadir la responsabilidad ante la autoridad. Entonces, educar integralmente en cuanto al aspecto sanitario y, por otro lado, también, esa información que el pueblo tiene derecho a conocer sobre cuáles son los compromisos que está asumiendo el Gobierno ante el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Y sabiendo que cualquier préstamo, cualquier empréstito, es al pueblo al que le toca pagar eso. Tendríamos que pagarlo de alguna manera, pero que, como se dice, las reglas del juego sean muy claritas y que el pueblo esté enterado qué es lo que se está negociando.

- En cuanto a lo que se va a negociar con el FMI, ¿el Gobierno debió explicarlo desde mucho antes o se debe esperar a este jueves, cuando se anunciará la propuesta del país?

- El Gobierno determinará cuándo se informa, pero que ese informe sea con toda claridad. Que se le manifieste al pueblo ‘esto es lo que estamos negociando’ y que, en la instancia al diálogo transparente y efectivo, el cual nosotros creemos que debe de apostarse, ante esas medidas, se escuche.

Que se escuche a los versados en materia económica, los que conocen materia de economía, de macroeconómía y demás. Porque hay propuestas importantes de la Escuela de Economía de la Universidad Nacional y de otra universidad que ahora no recuerdo, que se han trasladado al Gobierno y creo que es válido que los intelectuales que hayan presentado estas propuestas, vean que se les puso atención, que se les toma en cuenta. Y si es sensato, pues, humildemente, atender a eso que se le está proponiendo.

- Usted pide un diálogo transparente para que el país tome las decisiones importantes. ¿Cree que no se ha dado ese espacio, partiendo de que, desde la visión del Gobierno, se hizo un esfuerzo importante con sectores sociales hace unas semanas?

Creo que no solo es importante oír, sino escuchar, valorar y responder. Creo que el diálogo tiene esas características: responder, prestar atención a quienes se ha consultado y, por supuesto, que ya que se está comprometiendo la realidad total del país, se escuche a muchos sectores. Y escuchándoles, pues, valorar las propuestas que se están haciendo y las posibilidades efectivas de alcanzar esas propuestas. Porque yo, a los sectores sociales, también les he manifestado que sean propuestas posibles.

- ¿Cómo lograr ese equilibrio que usted menciona, en esta coyuntura tan difícil donde todo lo que se vaya a tocar duele? Entendemos la solicitud de proteger a los más vulverables, pero es tan drástico el problema que donde toque lo que se toque en las negociaciones con el FMI va a doler bastante.

Creo que habrá sectores que van a sentirse directamente tocados, no perjudicados, sino tocados y ya es el momento, también, de que haya quienes cambien un tanto de mentalidad, donde no todo aquí es ganar ganar y ganar al máximo, sino compartir que es una ganancia mayor.

- ¿A quienes llama a cambiar de mentalidad y compartir?

Creo que hay sectores que tienen altos ingresos, tienen muy altos ingresos y me refiero a este tipo o a este sector. Con esto no estoy diciendo ninguna otra cosa que tienen legítimamente ganados esos ingresos, pero es momento de aportar a la paz social a través de la solidaridad.

- Ahí se rompería el balance donde todos tendrían que aportar en una propuesta que llevaría la posibilidad de generar más ingresos, venta de activos y recorte al gasto público.

Bueno, ahí toca a los técnicos ver qué tipo de activos.

- ¿La Iglesia hará alguna propuesta?

En relación a esos temas específicos ya hemos dialogado con el señor presidente, hace unos 15 días. Hablamos acerca de todos estos temas.

- ¿Dónde dialogaron?

En la Casa Presidencial

- ¿Quienes asistieron por parte de la Iglesia?

Estuvimos todos los Obispos

- ¿Qué conversaron, específicamente?

De toda esta temática que mira a una respuesta desde la ética y de la justicia social a la problemática que estamos enfrentando en este momento, donde a todos nos toca hacer el sacrificio, no solo a los más pobres.

- ¿Qué respuesta les dio el presidente?

De parte de él disponibilidad y, de manera específica, sí, con el sector pesquero solicitó esa mediación y esa posibilidad de diálogo.

- ¿Mediación a futuro con pescadores o del diálogo que ya se venía dando desde hace muchos meses?

Es dar continuidad a lo que ya se trae y ya dar una respuesta que sea en verdad satisfactoria. Y que venga a responder a las necesidades a este sector tan golpeado.

- ¿Qué le pide algo al sector sindical que siempre que se dan estos temas de negociaciones con el FMI que implique venta de activos o recorte del gasto público protestan? Hoy protestaron por San José.

Es una realidad a la que debemos responder todos como uno solo. Somos un pueblo. Por supuesto que las distintas organizaciones tienen derecho a manifestarse. Creo que hoy la manifestación que hicieron es parte de nuestro camino democrático, parte de nuestro quehacer democrático y debemos sentirnos más bien halagados de que eso se pueda dar. Esperaría yo que se dé guardando todas las exigencias sanitarias.

Pero creo que hay muchas manifestaciones, usted lo mencionó al inicio de la entrevista, distintos grupos y demás. No solo los sindicatos, sino que hay distintas organizaciones que desean manifestar lo que están viviendo en este momento de dificultad y así se construye la democracia, escuchando a todos.

- ¿Cree que el país es capaz de superar de la mejor manera esta etapa crítica?

Tenemos toda la capacidad mediante un diálogo sincero, transparente y efectivo. Poniendo cada uno de su parte sin pretender ninguna otra cosa, sino la construcción del bien común.

- ¿Se puede concluir que la Iglesia está dispuesta a colaborar en alguna mediación en todos estos procesos de diálogos que puedan abrirse, si así se requiere?

En todo momento estamos dispuestos en acompañar procesos y ese acompañamiento desde la enseñanza social de la iglesia, desde la ética cristiana y desde el mandato supremo del amor, que lo tenemos en el mismo Señor y desde el evangelio.

- Por cierto, usted llamó a rescatar valores

Valores fundamentales como el respeto a la vida humana, el rescate de la vida familiar y por ello mencioné como todo lo que hoy tenemos como herencia de Monseñor (Víctor Manuel) Sanabria mucho se debe a la familia que supo transmitir valores cristianos, valores humanos y no olvidarnos de dónde venimos.