Patrimonio

Nuevo depositario recibe llaves de la Basílica de los Ángeles

Párroco y Rector de templo, Miguel Adrián Rivera Salazar, recibió encargo este sábado en ceremonia

Pasadas las 6p.m. de este sábado, el Obispo de la Diócesis de Cartago, Mario Enrique Quirós, entregó las llaves del Santuario de la Basílica de Los Ángeles, a su nuevo párroco y Rector, Miguel Adrián Rivera Salazar.

Desde este fin de semana, Rivera Salazar asume la responsabilidad de guardián de la apertura y cierre del templo más importante de Costa Rica y resguardar su mayor tesoro: la Virgen de los Ángeles; patrona de Costa Rica y protectora de las Américas por el papa Juan Pablo II.

Anteriormente, y por ocho años, el depositario de estas llaves fue el padre Francisco Ulloa.

La ceremonia que duró alrededor de dos horas, con aforo limitado, por la pandemia, reunió a fieles parroquiales, miembros del clero, y la familia del nuevo inquilino de la sede de la Patrona de Costa Rica, Virgen de Los Ángeles, cariñosamente conocida cómo “La Negrita”.

Rivera, nativo de San Rafael de Oreamuno, venía de ser párroco de la Iglesia de María Auxiliadora en la ciudad de Cartago, y suple en ese cargo, a Francisco Arias, quien fue párroco y rector de la Basílica, durante 8 años.

“Recibo con humildad la encomienda del Obispo, y alentaré desde mi función pastoral, la proyección de fe y social, de nuestra amada Madre de Los Ángeles”, dijo Rivera de 46 años.

Sus padres, Miguel Rivera y su madre Nuria, junto a sus hermanas Mariela, y Silvia, monja clarisa, miraban con orgullo, a quien dejó estudios avanzados en medicina, al sentir la vocación del sacerdocio.

El Presbítero Rivera, fue ordenado el 19 de Febrero del 2007, por Monseñor José Francisco Ulloa, hoy Obispo Emérito de Cartago, y quien también asistió a la ceremonia.

Entre otros cargos anteriores, el Padre Miguel, cómo se le conoce, fue coordinador de la pastoral juvenil diocesana y también capellán del Club Sport Cartaginés.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.