El País

¿Va el matrimonio en declive en Costa Rica? Vea lo que dicen las estadísticas

Tasa de casamientos cae en últimas dos décadas de 6 enlaces por cada 1.000 habitantes a 3,7; edad promedio para contraer nupcias subió a 34 años en hombres y 31 años en mujeres

Los ticos le huyen a casarse, y si se deciden a dar ese paso, lo hacen ya entrados en sus treintas, cuando muchos hombres y mujeres están más consolidados profesional y laboralmente, han viajado y adquirido algunos bienes. La gran mayoría, además, prefiere dar el “Sí, acepto” frente a un abogado que ante un sacerdote.

Ese comportamiento se confirma con varios datos. El primero, es la caída en la cantidad de matrimonios en la última década, cuando se pasó de 23.955 casamientos en el 2010 a 18.852, el año pasado; es decir, 5.103 menos. En términos de tasa de nupcialidad, esto significa que se pasó de 5,3 matrimonios por cada 1.000 habitantes, a 3,7 en ese periodo, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Si se amplía el periodo de referencia al 2001 la caída en la tasa es mayor, pues ese año se registraron seis matrimonios por cada 1.000 habitantes. En números absolutos, la reducción en el número de casamientos fue muy notoria entre 2019 y 2020, cuando se pasó de 22.677 a 18.852; es decir, 3.825 menos entre un año y otro. La tasa en ese periodo, que coincide con la pandemia por la covid-19, bajó de 4,5 matrimonios por cada 1.000 habitantes a 3,7, casi un punto menos.

Durante todo este tiempo, según los registros del INEC, solo hubo una leve recuperación en la cantidad de bodas en los años 2012, 2015 y 2016. No obstante, a partir del 2017 la tendencia decreciente ha sido significativa y se intensificó entre 2019 y 2020.

“A nivel centroamericano, la de Costa Rica es de las tasas (de nupcialidad) más bajas, sino la más baja. Con respecto a otros países con los que generalmente nos comparamos, como España, Suiza, Chile o México, sí es una tasa baja, pero la tendencia en todos es a disminuir”, confirmó Olga Araya Umaña, coordinadora de la Unidad de Estadísticas Demográficas, en el Área de Censos y Encuestas del INEC.

El Instituto presentó, la semana anterior, las estadísticas vitales correspondientes al 2020 que incluyen datos de población, nacimientos, mortalidad y matrimonios. Este último informe incluye, por primera vez, registros de casamientos entre parejas del mismo sexo, luego de que el matrimonio igualitario entrara a regir en el país, en mayo del 2020.

Los datos sobre matrimonios se extraen del análisis de los certificados matrimoniales, que se obtienen de los enviados por los sacerdotes católicos como registradores auxiliares del Registro Civil, y de los abogados.

CAÍDA DE NUPCIALIDAD

Hay menos matrimonios por cada mil personas:

FUENTE: INEC - COSTA RICA. ESTADÍSTICAS VITALES, 2001 - 2020    || Infografía / LA NACIÓN.

Postergan el ‘Sí, acepto’

Quienes sí deciden casarse, lo están haciendo ahora a una edad mayor a la de inicios del siglo, según Olga Araya. De acuerdo con datos de la demógrafa, la edad promedio para el primer matrimonio pasó de 28 años en los hombres, en el año 2000, a 34 en el 2020. En ese mismo lapso, la edad media para casarse por primera vez de las mujeres subió de 25 años a 31 años.

Araya atribuye el dato sobre las mujeres a una mayor incorporación de ellas a la Población Económicamente Activa (PEA), y a que el matrimonio ya no está entre las prioridades aspiracionales de muchas costarricenses que ahora tienen otras metas como viajar, estudiar, un trabajo más estable, casa o carro.

“Es muy importante hablar de que las personas ya no se están casando tan jóvenes. No solo es la postergación de la edad de matrimonio, sino cómo incide esto en otros indicadores, como en la edad de tener los hijos. Si bien es cierto alguien podría considerar que 25 años es una buena edad para casarse en las mujeres, actualmente esa edad es 31 años“, aseveró.

Los matrimonios católicos, por otra parte, mantienen su tendencia a la reducción durante el 2020: la gente, si se casa, prefiere hacerlo ante un abogado que frente a un sacerdote.

El último año en que los casamientos con el ritual católico superaron a las uniones civiles fue 1996. En ese entonces, según los registros del INEC, un 52,2% de los matrimonios eran católicos y un 47% civiles. Un año después, las cifras se invirtieron: 47% de los matrimonios fueron católicos y 52%, civiles.

Para el 2010, los enlaces civiles representaron el 71% (15.692) y los católicos, el 28,6% (3.160). La tendencia se acentuó diez años después, cuando las uniones concretadas frente a un abogado subieron al 83,2% en el 2020 y las realizadas ante un sacerdote bajaron al 16,7%.

“Cuando empezó a ver ese decrecimiento, la Iglesia concluyó que ahora las parejas requieren hacer trámites como préstamos o pólizas, y que esto las obligaba a casarse primero por la vía civil y luego por la católica. En nuestras cifras, realmente no se nota que esa disminución tan fuerte se deba a esa razón”, dijo Araya, quien considera necesario un estudio de mayor profundidad para determinar las razones del cambio.

Sobre las uniones de hecho, Araya aclara que este dato no se contempla cuando se estudia la nupcialidad, pues aquí solo se toma como base los certificados de matrimonio. Sin embargo, explicó que la tendencia en el comportamiento de las personas que se declaran en unión libre o de hecho se puede ver en los datos de nacimientos.

En las cifras correspondientes al 2020, el INEC detectó que, de los 58.156 nacimientos registrados ese año, 22.182 madres se declararon en unión libre (38,1%), y 15.954 dijeron estar casadas (27,4%).

¿Quiénes y dónde se están casando?

La mayoría de los matrimonios registrados en el 2020 tuvieron como protagonistas a personas de entre los 25 y 39 años. De hecho, el 57% de las personas heterosexuales que se casaron ese año se encontraban en ese rango de edad, mientras que un 16% de ellas eran mayores de 50 años.

En los matrimonios donde la pareja estaba conformada por dos hombres (291 enlaces), un 33% de los contrayentes eran mayores de 50 años; un 30% tenían entre 35 y 44 años; y un 23%, entre 25 y 34 años. En cuanto a los casamientos entre mujeres, un 54,7% de las contrayentes tenían entre 25 y 39 años, y un 23% contaban con 50 años o más.

Por otra parte, San José sigue siendo la provincia que registra más matrimonios con un 35% de los enlaces registrados el año pasado, seguida por Alajuela (20%) y Heredia (11%).

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.