José Andrés Céspedes. 11 agosto
El año pasado se determinó que la mayoría de los estudiantes de undécimo año salen del colegio con un nivel de manejo del idioma inglés apenas básico. Foto: Lilliam Arce.
El año pasado se determinó que la mayoría de los estudiantes de undécimo año salen del colegio con un nivel de manejo del idioma inglés apenas básico. Foto: Lilliam Arce.

Las pruebas de dominio lingüístico en inglés y francés no serán requisito para obtener el título de bachiller en Educación Media este 2020, comunicó el Ministerio de Educación Pública (MEP) este martes.

El Consejo Superior de Educación (CSE) tomó la decisión de no aplicar estas pruebas a la población estudiantil que cursa el último año de la educación diversificada en todas sus modalidades.

El acuerdo se da en atención al contexto sanitario nacional causado por la covid-19 y ante la declaratoria de estado de Emergencia Nacional implementada mediante el Decreto Ejecutivo N°42227-MP-S del 16 de marzo del 2020.

El CSE tomó esta decisión el 16 de julio y aplica para todos los estudiantes de undécimo año de secundaria y duodécimo año en educación técnica, así como para aquellos de los Centros Integrados de Educación de Adultos (Cindeas) y Colegios Nacionales de Educación a Distancia (Coned).

El MEP reiteró que estos estudiantes también quedaron exentos de las pruebas nacionales FARO (como ya habían anunciado las autoridades educativas anteriormente).

Además, esa población estudiantil logrará la obtención del título de bachiller en Educción Media mediante el cumplimiento de las disposiciones y requisitos establecidos en el Transitorio 5 del Reglamento de Evaluación de los Aprendizajes.

“Si bien es cierto, para el MEP conocer el nivel del dominio lingüístico de nuestros estudiantes es importante, pero también hemos considerado el hecho de que las pruebas son computarizadas, de manera que la complejidad de aplicación de éstas tiene otras implicaciones, no es simplemente la reproducción en papel y las sedes”, expresó Melania Brenes, viceministra académica.

Brenes subrayó que estas pruebas también se tornan complicadas porque requieren de la habilitación logística del personal a cargo de los laboratorios de informática en centros educativos.

Otro punto que destaca es que, en muchos casos, también se necesita la coordinación interinstitucional en las regiones de diferentes centros, así como la movilización de estudiantes a diferentes sedes para realizarlas.

La viceministra comenta que la decisión se toma con el fin de seguir con los protocolos de distanciamiento entre los estudiantes, ya que, como estas pruebas deben realizarse en laboratorios, se vuelve más complejo aplicarlas adecuadamente.

“Recordemos que, en promedio, son 65.000 estudiantes que estarían aplicando esas pruebas y tendrían que hacerse en varias semanas al año, lo que provocaría, además de la dificultad para la organización por un tema de tiempo, un atraso en el proceso de compensación o nivelación curricular que también se requiere en este segundo semestre.

“Por todas y cada una de esas razones, es que se tomó la decisión de levantar ese requerimiento por este año, únicamente para los estudiantes que lo tienen como requisito”, concluyó Brenes.

Cambio de metodología

En 2019, el Ministerio de Educación Pública (MEP) tomó la decisión de eliminar las pruebas de bachillerato de Inglés y Francés, con el fin de sustituirlas por estas de dominio lingüístico, las cuales se detallan como “un diagnóstico”.

A diferencia de lo que ocurre con las cuatro asignaturas básicas (Matemática, Ciencias, Español y Estudios Sociales), la prueba de idioma no tiene valor en la nota final del alumno, sino que busca establecer y certificar su nivel de dominio.

El año pasado se determinó que la mayoría de los estudiantes de undécimo año salen del colegio con un nivel de manejo del idioma inglés apenas básico.

Así lo corroboró el MEP luego de realizar, por primera vez, las llamadas Pruebas de Dominio Lingüístico en Inglés.

Dicha evaluación se realizó del 6 al 22 de noviembre del 2019 a 65.000 estudiantes de todas las modalidades educativas en 1.100 centros educativos, en el marco de la Alianza para el Bilingüismo (ABi).

Según datos de la Escuela de Lenguas Modernas de la Universidad de Costa Rica (UCR), que elaboró la prueba, un total de 45.500 alumnos (70%) se situaron en nivel A2 (Básico).

Mientras tanto, 16.250 colegiales (25%) se ubicaron en el nivel intermedio B1; 2.600 (4%) quedaron en intermedio B2; y solo 5.200 (0,08%) se ubicaron en el nivel avanzado C1.