Educación

MEP incumple plan de Gobierno para llevar Internet a 2.000 escuelas

Escuelas y colegios seguirán operando con velocidades mínimas luego de que Ministerio renunciara a continuar con la llamada Red Educativa del Bicentenario, la cual iba a ofrecer Internet con velocidades hasta de 100 Mbps

La llamada Red Educativa del Bicentenario, un plan del Gobierno que desde el 2018 prometía llevar Internet de banda ancha a 2.139 centros educativos para este año quedó en promesa incumplida.

Luego de varios tropiezos, el ministro Steven González solicitó excluir esa meta del próximo Plan Nacional de Desarrollo de las Telecomunicaciones (PNDT), que es la hoja de ruta en la cual el Gobierno detalla sus principales iniciativas en tecnología y comunicaciones. Así lo hizo en una petición dirigida a Paola Vega Castillo, ministra de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt).

González justificó la solicitud en la imposibilidad de atender en el corto plazo todos los requisitos para el plan luego de que la Contraloría General de la República les impidiera dejar ese proyecto en manos de la Fundación Omar Dengo, y les ordenara desarrollarlo desde el mismo MEP.

Con la decisión, la mayoría de escuelas y colegios (aproximadamente un 67%) continuarán trabajando con conexiones menores a 10 Mbps, lo cual, hará más honda la brecha entre las condiciones de conectividad de escuelas públicas y privadas.

“No se cuenta aún con todos los criterios, análisis, cálculos y estimaciones requeridas para establecer metas cuantificables y verificables que estén sustentadas en dichos insumos técnicos”, justificó González para poner en espera un proyecto que le costaría al MEP $12 millones por año, en su primera etapa.

La Red Educativa del Bicentenario (REB), que iba a dar velocidades desde 15 hasta 100 Mbps, tenía dos componentes. Uno a cargo del MEP, que abarcaba las 2.139 instituciones, y otro encargado a la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) que debía llevar Internet a 2.375 centros educativos, con recursos del Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel).

Mientras el del MEP quedó varado, la Sutel avanza muy lentamente. A diciembre del 2021, solo había conectado 52 escuelas (1,1% del total).

La Red Educativa fue anunciada por el presidente Carlos Alvarado el 3 de agosto de 2018, para 4.514 centros. El costo total se había estimado en $350 millones, pues no solo procuraba conectividad por medio de fibra óptica, sino también servicios adicionales que se requieren, como infraestructura y equipo.

No obstante, el intento de más de una década por conectar escuelas sigue siendo eso, un intento, un plan, una meta y una enorme necesidad.

Dada la situación, será el futuro gobierno, a partir del 8 de mayo, el que decida si resucita la iniciativa o propone otra solución comenzando desde cero.

Consultado por La Nación, el ministro Steven González aseguró que el freno al proyecto es temporal y, por ahora, solo se incorporará la meta de Fonatel, mientras el MEP concluye el plan de trabajo ligado a sus escuelas sin acceso a Internet de banda ancha.

“Si bien no fue posible lograr que todos los centros educativos del país tuvieran la Red Educativa en este periodo, el proyecto sí llegó a concretarse e incluso llegó a arrancar. Sería contraproducente detener el proyecto dado su estado de avance. La orden de la Contraloría no detiene el proyecto, sino que lo retrasa, dado que la parte que iba a ser ejecutada por la FOD, y de la cual las conexiones hubieran arrancado desde diciembre de 2021, arrancará al final de este 2022 o a inicios del próximo año”, declaró.

Sin embargo, no todos comparten el optimismo del ministro de Educación Pública.

“La caída del proyecto de la Red del Bicentenario supone agregar al atraso que ya traíamos, un nuevo e incierto retraso. Costa Rica quedó básicamente paralizado en esta materia”, declaró Jorge Vargas Cullel, director del Programa Estado de la Nación (PEN), para quien una red de este tipo es prioritaria.

En esa línea, Isabel Román Vega, coordinadora del Informe Estado de la Educación del PEN, ha señalado que una red de centros interconectados con Internet de alta velocidad es urgente para salir del apagón educativo que afecta a Costa Rica.

“Para tener ambientes conectados se requiere contar con una red educativa de calidad que integre tres aspectos principales: Internet de banda ancha en los centros educativos y en los hogares, estudiantes con acceso a dispositivos, y docentes con competencias digitales que les permitan usar las tecnologías avanzadas con fines educativos y promover en los estudiantes las habilidades de pensamiento superior”, alertó la octava edición del Informe Estado de la Educación emitida en setiembre del año anterior.

El 14 de marzo pasado, Steven González emitió un oficio donde achaca el atraso a la Contraloría General de la República. En el oficio DM-0354-03-2022, indicó: “El MEP es el primer actor interesado en que, para dar continuidad a la ejecución del proyecto Red Educativa del Bicentenario, sean incluidas dentro del PNDT 2022-2027 todas las metas requeridas para abarcar el universo completo de centros educativos mediante distintos ejes ejecutores, y así estaría ocurriendo de no haber recibido la orden emitida por la Contraloría General de la República el 11 de octubre de 2021″.

La CGR ordenó al MEP el año pasado frenar la ejecución de la REB en manos de la Fundación Omar Dengo (FOD), por considerar que había incumplimientos legales y técnicos al trasladar competencias esenciales del Estado a una entidad privada.

Si bien el MEP apeló la orden, la Contraloría sacó a la FOD de manera inapelable del proyecto el 14 de diciembre y obligó al Ministerio a buscar otra forma de enlazar las 2.139 escuelas que le correspondían.

En el periodo comprendido entre el 1.° de enero de 2020 y el 31 de agosto de 2021, se le habían transferido a la FOD ¢6.340 millones para financiar las remuneraciones del personal técnico contratado (13 plazas), gastos y costos operativos, costos de conectividad y la implementación en sí de la Red. Los recursos serían recuperados por el Ministerio.

Roberto Sasso, quien fue parte de un consejo de especialistas a cargo del diseño y despliegue de la red, designados por el propio Alvarado en el 2018, fustigó que el MEP haya tirado la toalla. “Carlos Alvarado la presentó (la Red) con bombos y platillos. Es una barbaridad lo que han hecho, no han hecho su trabajo y decir que no pueden y rendirse es poco serio. Hay que hacerlo y en verdad la Contraloría le asestó al MEP y al país un golpe durísimo y no tengo duda, pero hay que hacerlo. El MEP ya tiene el diseño y el cartel de la REB. Si no lo puede hacer, que lo licite entonces. El asunto es avanzar porque hay medio millón de chiquitos sin Internet”.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.