Educación

Colegio de Limón realizó simulacro de balacera sin avisarle a nadie; pánico se apoderó de presentes

Director del centro educativo pidió perdón por los momentos de terror que sufrieron estudiantes y funcionarios, incluido él

Sin avisarle al personal docente ni tampoco a los estudiantes ni a las autoridades, la Dirección del Colegio Diurno de Limón realizó un simulacro de balacera en el centro educativo, lo que generó pánico entre los presentes, debido a los recientes hechos de violencia que se han presentado en la provincia.

El hecho fue confirmado por el Ministerio de Seguridad quien indicó que oficiales de la Fuerza Pública fueron a atender el supuesto incidente.

“Los oficiales se movilizaron de inmediato al lugar y ahí se encontraron con una persona supuestamente herida y varias personas afectadas emocionalmente (de forma real). Al indagar, se corroboró que se trataba de un simulacro del cual Fuerza Pública no recibió notificación. En el lugar, la Fuerza Pública de Limón coordinó con la Cruz Roja para que se atendiera a los afectados, pues en apariencia desconocían del simulacro”, informó Seguridad Pública.

Por medio de Facebook, el director del liceo, Erick Chevez, pidió perdón por lo sucedido y dio una explicación del hecho.

Según explicó, el comité de Gestión de Riesgo tenía un charla planificada que constaba de tres partes.

En la primera, un funcionario de la Cruz Roja hablaría sobre la gestión y atención de diversos riesgos. La segunda consistía en una explicación por parte de la Dirección de las diversas situaciones que se viven en la institución: padres que amenazan a profesores, alumnos que agreden a docentes, padres que se presentan con el fin de agredir a estudiantes y otros.

Finalmente, el director indicó que se explicaría la realización de un simulacro a los presentes; aclaró que no había estudiantes.

“Una vez explicada la actividad se iniciaría la dramatización (simulacro). Sin embargo, por un error, el compañero que debía iniciar la dramatización se adelantó y no dio tiempo de advertir a los presentes que todo era parte de un simulacro. ¿Qué el comité cometió errores? Sí. ¿Qué la Dirección cometió errores? Sí. No podemos defender o justificar lo indefendible; sin embargo, queda decir a mi defensa que el Comité actuó de buena voluntad. En nombre de mis compañeros y en la investidura de la máxima autoridad institucional pedimos perdón, por todo los momentos de terror que vivieron todos, inclusive yo”, dijo Chevez.

David Morales, director regional del MEP en Limón, declaró que, al parecer, lo ocurrido fue un error humano. Dijo que ya solicitó al supervisor un informe de los hechos.

“Cuando se hacen simulacros, se debe informar a todas las instituciones, a la Fuerza Pública, Bomberos, Cruz Roja, la misma supervisión (del MEP), a toda la comunidad educativa, a todo el personal. Pareciera que hubo un error humano; los simulacros se hacen con evaluaciones, máximo con la tragedia que acaba de ocurrir”, manifestó Morales en referencia al crimen registrado el martes en las afueras de un centro educativo.

El hecho recuerda además un hecho trágico ocurrido en Palmares de Alajuela en 1998, cuando un grupo de reservistas organizó un simulacro de robo en un establecimiento comercial sin avisar a las autoridades. Cuanto este se llevaba a cabo, un agente judicial que llegaba a la zona intervino para frenar lo que parecía una toma de rehén. El resultado fue la muerte de un joven de 24 años, que hacía el papel delincuente.

El susto por el simulacro en el Colegio Diurno se registra justo cuando Limón vive un momento de incremento en la violencia, según confirmó incluso el Organismo de Investigación Judicial (OIJ). En lo que va de este año se han perpetrado 54 homicidios en la región del Caribe, 23% de los cometidos en todo el territorio nacional.

Un 90% de esos crímenes tendrían relación con venganzas entre clanes narco que suelen contratar sicarios para ajustar cuentas con sus adversarios. Un indicio de ello es que el 87% fueron cometidos con armas de fuego.

El más reciente ocurrió justo este martes en las afueras de un centro educativo privado, ubicado en la comunidad de La Colina, cuando un hombre de 39 años, identificado como Ronny José Dobrosky Rojas, fue acribillado cuando iba a dejar a su hija.

Además, el domingo, el sacerdote de Campo 2 de Pococí de Limón, Adalberto Dorati, dormía en la casa cural cuando fue víctima de un violento asalto.

El pasado 11 de mayo en Puerto Viejo, Talamanca, mataron de 20 balazos al dependiente de un bar y dos días después un muchacho de 23 años recibió 12 disparos cerca de la plaza de barrio Limoncito.

La peor masacre en lo que va de este año ocurrió el pasado 2 de marzo en Matama. Siete personas fueron ultimadas con fusiles de asalto, aparentemente, en un conflicto vinculado con el narcotráfico en la zona.

Daniela Cerdas E.

Daniela Cerdas E.

Bachiller en periodismo, estudiante de Derecho. Cobertura de la temática educativa del país desde 2015. Redactora del año La Nación, 2018.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.