El País

‘Aquí no discriminamos’: Negocios expuestos a multa y cierre en caso de admitir a no vacunados

Comercios que no pidan el código QR a clientes deberán pagar cerca de ¢500.000 y perderán su Permiso Sanitario de Funcionamiento

Con el anuncio de que a partir del siguiente año solo personas vacunadas contra la covid-19 podrán ingresar a comercios como restaurantes, sodas y cafeterías, algunos establecimientos han desafiado las directrices del Gobierno al promocionarse como lugares donde “no se discrimina” a los ciudadanos que no tengan las dosis contra la enfermedad.

Esa supuesta estrategia pretende atraer a clientes antivacunas o a aquellos que, por alguna razón, no quieran recibir las dosis contra el nuevo coronavirus. Sin embargo, su decisión podría generar serios problemas a estos establecimientos a partir del próximo 8 de enero, cuando la solicitud del código QR sea obligatoria para todos.

Consultado por este tema, el Ministerio de Salud indicó que los comercios que permitan el ingreso a no vacunados se exponen a una multa de ¢464.300 e incluso a la suspensión temporal del Permiso Sanitario de Funcionamiento y a la clausura por un periodo de 15 días naturales.

La cartera aplicará el mismo procedimiento que utiliza con los negocios que realizan megafiestas o incumplan otras medidas sanitarias: si se detecta que el local incumplió de nuevo con la directriz, será clausurado por un mes y si reincide perderá su permiso de funcionamiento de forma definitiva.

El presidente de la Cámara Costarricense de Restaurantes y Afines (Cacore), Elliot Campos, señaló que su organización no respalda esta actitud que han tomado ciertos negocios, ya que va en contra de lo dicho por las autoridades. “Como Cámara no podemos llamar abiertamente a desafiar medidas del Ministerio de Salud”, dijo.

Mencionó que, muy posiblemente, esta supuesta estrategia ha sido tomada por dueños de restaurantes que se dejan llevar por su enojo personal contra las medidas sanitarias, pero no atribuyó toda la culpa a eso. “Esto también es producto de la misma falta de comunicación y transparencia del Gobierno”, agregó.

Campos destacó que, de igual forma, los clientes deben ser inteligentes a la hora de elegir a qué comercio asistir, ya que cada uno tiene que velar por su salud. En ese sentido, subrayó que el riesgo de enfermar por el virus lo tienen las personas no vacunadas, por lo que los negocios deben tomar eso en cuenta en sus políticas.

“Hasta el momento siempre hemos apoyado todas las medidas que nos han impuesto. Le hemos dicho a los agremiados que las cumplan y algunos lo hacen y otros no. Unos las cumplen más estrictamente que otros (...) Si algún comercio no cumple con lo del código QR, le recordaremos las sanciones a las que se expone y lo asesoraremos para que se ponga conforme a la ley”, explicó.

El presidente de la Asociación de Bares y Restaurantes (Asobarest), José Francisco Quesada, señaló que limitar la entrada para solo personas vacunadas a los comercios no representa ningún tipo de discriminación, sino una medida para regresar a la ansiada normalidad que le genera ganancias a los negocios.

Principalmente, dijo, porque esta medida permitirá a los establecimientos funcionar al 100% de capacidad y recobrar la cantidad de clientes que tenían antes de la pandemia. Incluso, destacó que él mismo aplicará esta medida en su negocio, ya que representa un beneficio económico.

“Yo en lo particular sí espero acogerme al 100% del aforo y no es que yo discrimine, simplemente es que hemos estado ante una situación de prácticamente dos años en donde el comercio se ha visto muy golpeado y uno pues también tiene que buscar el bien para su negocio”, explicó.

Quesada también es del criterio de que si las autoridades dictan una normativa para avanzar en la reactivación de muchos sitios comerciales, lo mínimo que deben hacer los patentados es apegarse a esos lineamientos y, entre todos, salir adelante como lo han hecho muchos otros países del mundo, donde también se dan estas reglas.

“Así como yo he sido responsable con el tema de vacunarme y también pedírselo a mis trabajadores, pues pediría a mi clientela que también lo haga. O sea no es una cuestión de discriminación, sino de que el Gobierno ordena una responsabilidad y para poder nosotros trabajar tranquilamente hay que acatarla”, expresó.

El Ministerio de Salud también confirmó que aquellos empleados que quieran denunciar a sus patronos por no limitar la entrada a clientes vacunados, pueden acercarse al área rectora de salud respectiva o dirigir la queja directamente a la Fuerza Pública.

Actualmente, las policías del país tienen autoridad para la verificación de los protocolos sanitarios, como lo han hecho durante toda la pandemia, por lo que también se podrán valer de eso para ingresar a los bares y restaurantes con el fin de verificar que solo se encuentren personas con su debido código QR.

Las visitas serán aleatorias y los dueños de los establecimientos deberán cooperar con los oficiales durante la verificación de los documentos digitales.

A partir del 1 de diciembre del 2021 el Gobierno anunció que se pedirá el código QR que garantice a las personas que tienen dos dosis de la vacuna contra el covid-19 para entrar a diferentes comercios y sitios de recreo y acondicionamiento físico
José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación, graduado de la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre vivienda y trabajo.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.