Política

Panamá otra vez envuelta en investigación sobre lavado de dinero

Un estudio de abogados de Panamá fue señalado este domingo como uno de los involucrados en la creación de sociedades opacas para esconder dinero de grandes personalidades

Ciudad de Panamá. Un estudio de abogados de Panamá fue señalado este domingo como uno de los involucrados en la creación de sociedades opacas para esconder dinero de grandes personalidades, perjudicando aún más la reputación de este país centroamericano, ya implicado en los Papeles de Panamá. Los Papeles de Pandora, nueva pesquisa a cargo del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), señala al bufete panameño de abogados, Alcogal, como uno de los creadores de sociedades opacas para ocultar dinero.

“Cuando la élite latinoamericana quiso ocultar su riqueza recurrió a esta firma de Panamá”, dice ICIJ en referencia a la firma Alemán, Cordero, Galindo y Lee (Alcogal).

Según la investigación, basada en la filtración de 11,9 millones de documentos de más de una decena de despachos de varios países, mediante Alcogal se establecieron compañías opacas “para 160 políticos y funcionarios públicos”. Entre esos funcionarios habría “algunos acusados de saquear a sus países”, agrega el consorcio de periodistas.

Alcogal sirvió, según la investigación, a figuras involucradas en algunos de los escándalos más notorios de América Latina, como la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, el “saqueo de activos públicos venezolanos” y el Fifagate.

Este despacho habría servido además para la creación de sociedades al rey de Jordania, Abdulá II y los primeros ministros de la República Checa, Andrej Babis, y de Montenegro, Milo Djukanovic. Según la investigación, también recurrieron al bufete los expresidentes de Panamá, Ernesto Pérez Balladares, Ricardo Martinelli y Juan Carlos Varela, y de Honduras, Porfirio Lobo.

Sin embargo, el despacho panameño rechazó las acusaciones en un comunicado y anunció posibles medidas legales para defender su reputación “de manera vigorosa en las instancias que sea necesario”. “Alcogal rechaza las conjeturas, imprecisiones y falsedades de las publicaciones”, dice el buefete, que se ofreció a cooperar con las autoridades para investigar posibles irregularidades.

Esta es la segunda ocasión en que un despacho panameño de abogados se ve envuelto en un escándalo internacional sobre sociedades opacas. En 2016 el país centroamericano fue el epicentro de los llamados Papales de Panamá, otra investigación de ICIJ basada en la filtración de 11,5 millones de documentos provenientes del bufete Mossack Fonseca, que tuvo que cerrar tras el escándalo.

En aquella ocasión la investigación reveló el ocultación de propiedades, empresas, activos, ganancias y evasión tributaria de jefes de Estado y de gobierno, líderes de la política mundial, personalidades de las finanzas, los deportes y las artes. Los exmandatarios de Islandia, Sigmundur David Gunnlaugsson; de Pakistán, Nawaz Sharif; de Gran Bretaña, David Cameron, y Argentina, Mauricio Macri, además del astro del fútbol Lionel Messi y el cineasta español Pedro Almodóvar fueron solo algunos de los mencionados en aquella ocasión.

En un comunicado este domingo, el gobierno panameño de Laurentino Cortizo dijo estar trabajando para “contrarrestar las repercusiones negativas de cualquier escándalo tangencial o coyuntural en el que se quiera involucrar al país”. Aseguró además que, a través de su Cancillería, se han comunicado con el equipo directivo de CICJ, a los que han solicitado “evitar las referencias sin justificación informativa asociadas al país”.

De acuerdo con el gobierno, este planteamiento lo hacen “sin menoscabo a la libertad de prensa e información”, que dicen respetar, “y con la intención de evitar apreciaciones sensacionalistas como las que en el pasado nos han causado gran daño”.

El sábado, el gobierno había expresado su temor de que esta publicación termine por hundir la imagen internacional del país, muy deteriorada tras los Papeles de Panamá, según reconocen gobernantes, altos funcionarios y empresarios panameños. “El daño podría ser insuperable”, advirtió el ejecutivo al ICIJ, a través de una carta enviada mediante sus abogados.

El Ejecutivo panameño explicó que, tras los Papeles de Panamá, se han hecho algunas reformas legales, aunque permanece en la lista de paraísos fiscales de Francia y la Unión Europea (UE). Las reformas incluyen mayores controles bancarios, la penalización de la evasión fiscal con cárcel y el intercambio de información financiera bajo parámetros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El Panamá del 2016 “no se parece en nada al Panamá de hoy”, ha dicho el gobierno en su mensaje a ICIJ.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.