AFP. 26 julio
El presidente polaco Andrzej Duda dio un discurso en la Universidad de Varsovia durante una ceremonia conmemorativa por el 50.° aniversario de la revuelta estudiantil de marzo de 1968, a la que siguió una violenta campaña antisemita y el exilio de al menos 12.000 judíos polacos.
El presidente polaco Andrzej Duda dio un discurso en la Universidad de Varsovia durante una ceremonia conmemorativa por el 50.° aniversario de la revuelta estudiantil de marzo de 1968, a la que siguió una violenta campaña antisemita y el exilio de al menos 12.000 judíos polacos.

Bruselas. El Consejo de Europa expresó su preocupación este domingo ante la intención del gobierno conservador nacionalista de Polonia de denunciar la convención de Estambul, lo que sería “un importante retroceso” en la protección de las mujeres contra violencias sexistas.

"Abandonar la convención de Estambul sería altamente lamentable y un retroceso importante en la protección de las mujeres contra la violencia en Europa", se alarmó en una declaración escrita Marija Pejcinovic Buric, secretaria general del Consejo de Europa, organización paneuropea de defensa de los derechos humanos y del Estado de derecho, con sede en Estrasburgo.

Pejcinovic Buric consideró “alarmantes” las recientes declaraciones de miembros del gobierno polaco sobre la intención de Varsovia de salir de este tratado adoptado por el Consejo de Europa, que agrupa a 47 países, en el 2011.

Este texto conocido como "convención de Estambul" es el primer instrumento supranacional que fija normas jurídicas obligatorias para prevenir la violencia sexista.

Polonia firmó en el 2012 y ratificó tres años después la convención de Estambul, cuando el país era gobernado por una coalición centrista.

El actual ministro de Justicia, Zbigniew Ziobro, la consideró entonces como “una invención, una creación feminista que pretende justificar la ideología gay”. El sábado afirmó que iba a presentar este lunes un documento formal para que se prepare la denuncia del tratado.