21 noviembre, 2019

Naciones Unidas condenó este jueves el asesinato de una periodista deportiva en la comunidad hondureña de Catacamas (este), con la que suman 82 los comunicadores ultimados desde 2001 en el país centroamericano.

La comunicadora Johana Alvarado presentaba varias heridas de arma de fuego. Foto tomada de Twitter
La comunicadora Johana Alvarado presentaba varias heridas de arma de fuego. Foto tomada de Twitter

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH) “repudia la muerte violenta de Johana Alvarado, comunicadora social que se desempeñaba como presentadora en el canal 45 de Catacamas, departamento de Olancho", anotó el organismo en un tuit.

Añadió que el crimen ocurrió la madrugada de este jueves e instó al Estado hondureño "a realizar una investigación independiente, rápida, efectiva e imparcial que permita juzgar a los responsables y presentar en un plazo razonable con conformidad con sus obligaciones internacionales".

Según informes de la prensa local, Alvarado, de 35 años y quien llevaba 15 días trabajando como presentadora de un programa deportivo de televisión, fue encontrada muerta con signos de abuso y disparos en la cabeza.

La OACNUDH llamó a Honduras a "adoptar medidas estructurales de prevención de agresiones a periodistas que favorezcan ambientes propicios para el ejercicio de su profesión sin riesgos para su vida e integridad".

Según organismos de derechos humanos, 82 periodistas, propietarios y empleados de medios de comunicación han sido asesinados en Honduras desde 2001 y más del 95% de los crímenes están en la impunidad.

El último comunicador social asesinado había sido el también dirigente del partido Libre (Libertad y Refundación, izquierda) Buenaventura Calderón, junto a su esposa Maribel Bolian, el 31 de octubre en el municipio de Puerto Lempira, departamento de Gracias a Dios (este).