AFP . 19 noviembre, 2019
Las personas se lanzaron a las calles para pedir justicia por la joven violada por
Las personas se lanzaron a las calles para pedir justicia por la joven violada por "La Manada". Su presencia en las calles hizo que se revisara la pena y ahora el grupo afronta un nuevo juicio, esta vez por abuso sexual. Foto: AP/Archivo

España. Cuatro integrantes de “La Manada”, ya condenados a 15 años de cárcel por violar en grupo a una joven, enfrentan otro juicio por abuso sexual a una mujer, quien declarará este martes en Córdoba (sur de España) donde una manifestación le brindaba su apoyo.

Con pancartas que decían “Todas contigo” y “Tocan a una, nos tocan a todas”, decenas de personas se congregaron frente al tribunal en Córdoba donde tiene lugar el juicio, que comenzó el lunes y debe culminar este jueves, según un vocero del juzgado.

La víctima, de 21 años, debía declarar este martes a puerta cerrada, según el portavoz.

Los cuatro acusados se encuentran ya en prisión por haber violado en grupo, junto a un quinto compañero del grupo que se hacía llamar "La Manada", a una joven en julio de 2016 en Pamplona (norte) durante las conocidas fiestas de San Fermín.

El caso conmocionó a España y generó masivas protestas luego de que fueran condenados en una primera instancia por abuso sexual y no violación, una sentencia rectificada en junio pasado por el Tribunal Supremo, que aumentó la condena a 15 años de cárcel para cada uno por agresión sexual.

En este otro caso, ocurrido previo al de Pamplona, en mayo del 2016, en un pueblo de Andalucía, los cuatro hombres están acusados de haber hecho “tocamientos de carácter sexual” a una joven aprovechándose de que estaba inconsciente, presumiblemente por haber consumido alcohol.

La Fiscalía pide para ellos siete años de cárcel por abuso sexual y delito contra la intimidad.

Los acusados han reiterado su inocencia y su abogado pidió este lunes que el tribunal desestime el video de los hechos grabado por los mismos acusados, alegando que este fue obtenido de “manera ilegal” por la Policía cuando registraba sus teléfonos móviles durante la investigación de la violación en Pamplona.