AFP. 28 noviembre, 2019
El presidente francés, Emmanuel Macron (derecha), y el secretario general de la OTAN, Jans Stoltenberg, en una conferencia de prensa en el palacio del Elíseo, este jueves 28 de noviembre del 2019.
El presidente francés, Emmanuel Macron (derecha), y el secretario general de la OTAN, Jans Stoltenberg, en una conferencia de prensa en el palacio del Elíseo, este jueves 28 de noviembre del 2019.

Bruselas y París. Los países miembros de la OTAN llegaron a un acuerdo que permite a Estados Unidos reducir su contribución al presupuesto de funcionamiento de la Alianza, pero Francia se niega a participar en el esfuerzo solicitado, anunciaron el jueves varios responsables del bloque.

Estados Unidos paga actualmente 22,1% del presupuesto de la OTAN -que asciende a $2.500 millones en el 2019- y Alemania 14,7%, según una fórmula basada en el ingreso nacional bruto de cada país. Francia aporta 10,5% del presupuesto.

El acuerdo permite a Estados Unidos reducir su contribución al 16,35% del total. Alemania llevará la suya al mismo nivel, y los demás aliados, con la excepción de Francia, están dispuestos a pagar más.

La negativa de París a adherirse a este acuerdo obligó a los demás aliados a revisar la clave de reparto del esfuerzo, explicaron los responsables.

El reparto de la carga de los gastos militares será un tema de controversia en la cumbre, prevista el 3 y 4 de diciembre en Londres, ya que Estados Unidos considera insuficientes los esfuerzos realizados por los demás aliados, afirmaron las delegaciones europeas.

Los 29 países de la OTAN se comprometieron en el 2014 a aumentar su gasto en defensa al 2% de su producto interno bruto (PIB) para el 2024.

Ocho países alcanzaron el objetivo en el 2019: Estados Unidos, Grecia, Estonia, Lituania, Letonia, Reino Unido, Rumania y Polonia. Francia asegura que lo alcanzará en el 2025.

En cambio, Alemania a la zaga, se compromete a alcanzarlo “a principios de la década del 2030”. Su presupuesto de defensa aumentó y se espera que ascienda a 50.300 millones de euros en el 2020, lo que representa 1,42% de su PIB.

Macron defiende afirmaciones

En otro ángulo relacionado con la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), El presidente francés, Emmanuel Macron, asumió la responsabilidad el jueves por sus polémicas declaraciones sobre la Alianza, a la que describió recientemente en “estado de muerte cerebral”, e hizo un llamado al bloque militar para que se centre en cuestiones estratégicas, en particular en la lucha contra el terrorismo.

“Asumo completamente” lo dicho, dijo tras una reunión de una hora con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en el palacio del Elíseo, sede de la Presidencia francesa.

Los dos hombres se dijeron además determinados a “asegurar el éxito” de la cumbre de los líderes de los 29 países miembros de la OTAN que se celebrará la próxima semana en Londres, con motivo del 70.º aniversario de la Alianza Atlántica.

La preparación de este encuentro, en el que participará el estadounidense Donald Trump, se enfrentó a algunas turbulencias después de que Emmanuel Macron afirmó el 7 de noviembre en una entrevista con The Economist que la OTAN está en “muerte cerebral”.

Esta acusación frontal fue denunciada inmediatamente en Washington, Berlín, Londres, Varsovia y Ankara.

Al preguntársele sobre sus comentarios, Emmanuel Macron explicó que los había hecho después de ver “una desconexión flagrante e inaceptable” en las dos últimas cumbres de la OTAN, que “solo se dedicaron a buscar formas de reducir el coste financiero para Estados Unidos”, el principal contribuyente de la Alianza.

Mientras tanto, los temas estratégicos sobre "la paz en Europa, la relación con Rusia, el tema de Turquía" o "quién es el enemigo de la OTAN", así como la lucha contra el terrorismo, que dijo debe ser una prioridad, no se "resolvieron", añadió.

“Tal vez necesitábamos un llamado de atención. Se ha dado y me complace que la prioridad sea reflexionar sobre nuestras metas y objetivos estratégicos”, agregó.