AFP. 21 enero
Meng Hongwei , exdirector de Interpol, escuchó la sentencia que le impuso este martes 21 de enero del 2020 un tribunal de la ciudad china de Tianjin.
Meng Hongwei , exdirector de Interpol, escuchó la sentencia que le impuso este martes 21 de enero del 2020 un tribunal de la ciudad china de Tianjin.

Pekín. El chino Meng Hongwei pasó de liderar la policía mundial a la cárcel en China, donde la Justicia lo condenó este martes a 13 años y seis meses de reclusión por “corrupción”, tras protagonizar una rocambolesca desaparición en el 2018.

Meng no apelará la sentencia, por lo que el veredicto es el punto final de un caso que se inició en setiembre del 2018, cuando desapareció de la sede de Interpol en Lyon (centro este de Francia).

Preocupada, su esposa, Grace, alertó a la Policía francesa, pero hubo que esperar diez días para que Pekín confirmara que Meng había regresado a China donde había sido detenido por sospechas de corrupción.

Fue un golpe para la imagen del régimen comunista, que había colocado a uno de los suyos al frente a la organización internacional solo dos años antes, pero que no consideró necesario informar de que estaba siendo investigado.

Juzgado en junio pasado, Meng se declaró culpable de haber aceptado 14,46 millones de yuanes (cerca de 1,86 millones de euros) en sobornos.

De 66 años, fue viceministro de la Seguridad Pública (policía) en su país.

La Justicia también le ha impuso una multa de unos $288.000, precisó el tribunal con sede en Tianjin (norte), que divulgó varias fotos de Meng en el banquillo de los acusados, rodeado por dos policías, el rostro crispado y el cabello más canoso.

El caso provocó tensiones entre China y Francia.

China condena a cárcel a exjefe de Interpol

La esposa de Meng Hongwei, quiendenunció haber sufrido un intento de secuestro, y sus dos hijos obtuvieron asilo político en Francia en mayo del 2019, según su abogado.

Pekín denunció entonces "un abuso total del procedimiento francés" del asilo político.

Meng Hongwei asumió en noviembre del 2016 la dirección de Interpol, que hubiera concluido en 2020.

Su nombramiento preocupó a las organizaciones de defensa de los derechos humanos, que temían que Pekín aprovechara su presencia para perseguir a los disidentes chinos instalados en el extranjero.

Bajo su presidencia, Interpol emitió una "alerta roja" sobre Guo Wengui, un millonario chino exiliado en Estados Unidos destacado por sus provocaciones al régimen comunista. La administración de Donald Trump ignoró la solicitud de extradición.

Campaña anticorrupción

Meng Hongwei es el enésimo alto dirigente que ha sucumbido a la campaña anticorrupción lanzada en el 2013 por el presidente Xi Jinping poco después de su llegada al poder y que ha castigado al menos a 1,5 millones de funcionarios del Partido Comunista en el poder, según datos oficiales.

Se sospecha que esta operación de 'Manos limpias', muy popular entre la opinión pública harta de las malversaciones, es también una excusa para apartar a opositores internos a la línea del jefe del Estado chino.

El exdirector de Interpol Meng Hongwei durante una comparecencia en el juicio en un tribunal de Tianjin, el 20 de junio del 2019.
El exdirector de Interpol Meng Hongwei durante una comparecencia en el juicio en un tribunal de Tianjin, el 20 de junio del 2019.

Cuando fue detenido, Pekín anunció que estaba siendo perseguido en el marco de una campaña destinada a "eliminar completamente la influencia perniciosa" de Zhou Yongkang, el antiguo jefe de los servicios de seguridad, condenado en 2015 a cadena perpetua por corrupción.

Zhou Yongkang fue quien había nombrado a Meng Hongwei en su puesto de viceministro 10 años antes.

Meng estaba encargado de varios casos sensibles, sobre todo de los servicios antiterroristas y de la respuesta a la violencia en la región de Xinjiang (noroeste) de mayoría musulmana.