AFP. 23 enero
Un migrante centroamericano, quien forma parte de una caravana que se dirige a Estados Unidos, reacciona cuando los miembros de la Guardia Nacional le impiden continuar caminando en Ciudad Hidalgo, estado de Chiapas, el 23 de enero del 2020. Foto: AFP
Un migrante centroamericano, quien forma parte de una caravana que se dirige a Estados Unidos, reacciona cuando los miembros de la Guardia Nacional le impiden continuar caminando en Ciudad Hidalgo, estado de Chiapas, el 23 de enero del 2020. Foto: AFP

Ciudad Hidalgo. Cientos de migrantes centroamericanos que este jueves ingresaron a México desde Guatemala en su camino hacia Estados Unidos aprovechando la ausencia de fuerzas del orden en la frontera avanzan hacia un control de seguridad desplegado por el gobierno mexicano.

Los migrantes lograron cruzar a territorio mexicano durante la madrugada desde la localidad guatemalteca de Tecún Umán con la consigna de marchar pacíficamente y la petición de que el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador los escuche.

Sin embargo, un equipo de la AFP observó kilómetros adelante, en un cruce carretero, el despliegue de al menos 300 guardias nacionales y varios autobuses del Instituto Nacional de Migración, que se utilizan regularmente para trasladar a los migrantes indocumentados y proceder a su deportación.

“Hemos entrado de forma pacífica, estamos dispuestos, que el Instituto de Migración o el gobierno nos apoye extendiendo un permiso para pasar por lo menos (a los estados sureños de) Chiapas, Oaxaca para trabajar”, dijo un joven centroamericano, que rechazó identificarse pero que ha asumido una suerte de liderazgo de la caravana.

La AFP constató que entre los migrantes se distribuyeron documentos para solicitar refugio en México, aunque no tenía membrete oficial.

Unos kilómetros antes de este cruce, los migrantes improvisaron un campamento, donde llegaron oficiales que se presentaron como parte del cuerpo de Migración y de la Comisión de Refugiados y les ofrecieron abordar autobuses para trasladarlos a otro sitio donde presentar sus solicitudes.

Los migrantes rechazaron la oferta y entre ellos advertían que preferían permanecer en el sitio para pernoctar.

"Queremos hablar con el presidente López Obrador directamente", se leía en una enorme pancarta de tela que se destacaba en la larga columna, mientras otros mostraban las banderas de sus países.

Migrantes centroamericanos, en su mayoría hondureños que se dirigen en una caravana a Estados Unidos, caminan en Ciudad Hidalgo, estado de Chiapas, México, el 23 de enero del 2020. Foto: AFP
Migrantes centroamericanos, en su mayoría hondureños que se dirigen en una caravana a Estados Unidos, caminan en Ciudad Hidalgo, estado de Chiapas, México, el 23 de enero del 2020. Foto: AFP

La multitud atravesó sin contratiempo el río Suchiate, frontera natural entre Guatemala y México y que en esta época del año es poco caudaloso.

En pocos minutos alcanzó una carretera que conduce de Ciudad Hidalgo, en el estado mexicano de Chiapas (sur), a la ciudad de Tapachula. Había presencia de algunas patrullas, pero sin detener el avance del grupo.

El lunes pasado, unos 500 migrantes consiguieron cruzar a México por la misma zona, a pesar de los gases lacrimógenos que les lanzaban guardias nacionales, a quienes respondieron arrojando piedras. Pero ese grupo fue detenido más tarde en un control de carreteras.

Sin agua, sin alimentos

"Nadie nos va a levantar la mano a nosotros. Si ellos (Guardia Nacional) vienen y nos golpean, nosotros no vamos a responder, quien viola derechos humanos son ellos", manifestó el joven migrante que asumió el liderazgo del grupo.

A media mañana, cuando el sol y el calor ya eran inclementes, la columna detuvo su marcha para resguardarse a la sombra que ofrecían los árboles en las orillas de la carretera.

La caminata de los migrantes, que llevan sus escasas pertenencias a cuestas y algunos, sobre todo las mujeres, cargan a sus hijos, se hacia más exigente al no llevar ni agua ni alimentos.

La llamada caravana 2020 salió el 14 de enero de Honduras y, a su paso por Guatemala, sus filas han ido creciendo con la llegada de guatemaltecos, salvadoreños y nicaragüenses.

Más de 3.500 migrantes integran el grupo, según estimaciones de autoridades migratorias centroamericanas.

El pasado fin de semana, el grueso de la caravana logró ingresar a México bajo controles de autoridades migratorias, quienes les ofrecieron diversas opciones como pedir refugio o aceptar trabajos en programas sociales, en el sur de México y en sus países.

Miembros de la Guardia Nacional de México se enfrentan con migrantes centroamericanos, en su mayoría hondureños, en Ciudad Hidalgo. Las personas se dirigen en una caravana a Estados Unidos, el 23 de enero del 2020. Foto: AFP
Miembros de la Guardia Nacional de México se enfrentan con migrantes centroamericanos, en su mayoría hondureños, en Ciudad Hidalgo. Las personas se dirigen en una caravana a Estados Unidos, el 23 de enero del 2020. Foto: AFP

Sin embargo, los migrantes piden que les permitan circular libremente por México para llegar a Estados Unidos, donde quieren pedir refugio alegando que escapan de la violencia y la pobreza de sus países.

El miércoles, autoridades migratorias mexicanas informaron que el lunes detuvieron a más de 2.000 migrantes en situación irregular y que cientos de ellos ya habían sido devueltos a sus países.

Tras las multitudinarias caravanas de finales del 2018 y principios del 2019, el presidente estadounidense Donald Trump amenazó a México con sanciones comerciales si no tomaba medidas para detener la oleada migratoria.

López Obrador desplegó entonces unos 26.000 militares en sus fronteras norte y sur.