Interés Humano

Caída de acuerdo para que Elon Musk compre Twitter desata reacciones de alivio y decepción

El anuncio del acuerdo valorado en $44.000 millones a fines de abril había generado temores de que la plataforma experimentaría un aumento en el abuso y la desinformación

Washington. La decisión del magnate Elon Musk de abandonar su plan de compra de Twitter ha sido recibida con una mezcla de alivio y decepción de amplio espectro político, con muchas personalidades criticando al fundador de la fabricante de autos eléctricos Tesla frente a otros que aplaudieron su “exposición” en la influyente plataforma de mensajería.

El anuncio de Musk el viernes de que ya no quiere comprar Twitter provocó una celebración por parte de los grupos de defensa de la libertad de expresión que habían lanzado una campaña para evitar que el hombre más rico del mundo siguiera adelante con la compra.

“Un Twitter bajo el liderazgo de Musk habría abierto la caja de Pandora y reabierto las compuertas para el odio y las teorías de conspiración sin fundamento, lo que haría de la plataforma y del país un lugar más peligroso”, dijo Bridget Todd, directora de comunicaciones de UltraViolet, un grupo de defensa de derechos civiles.

El anuncio del acuerdo valorado en 44.000 millones de dólares a fines de abril había generado temores de que la plataforma experimentaría un aumento en el abuso y la desinformación después de que Musk, autoproclamado absolutista de la libertad de expresión, asegurara que en gran medida dejaría que los usuarios dijeran en sus cuentas de Twitter cualquier cosa permitida por la ley.

Según Todd, la ruptura de ese acuerdo “es un respiro bienvenido para las mujeres, las personas de color y los miembros de la comunidad LGBTQ+”.

Nicole Gill, cofundadora y directora ejecutiva del organismo de control de tendencia izquierdista Accountable Tech, criticó la oferta de Musk como “una cruzada caótica”.

“Nuestro ecosistema de información, seguridad y democracia no pueden quedar al antojo de multimillonarios irresponsables”, fundamentó.

Pero las esperanzas se desvanecieron para otros que creían que el desmantelamiento de la plataforma por parte de Musk conduciría a una disminución de las medidas destinadas a frenar el acoso, las mentiras y otros abusos considerados políticamente motivados y contrarios a la libertad de expresión.

“La fiesta realmente ha terminado aquí. Se acerca la purga”, tuiteó el comentarista conservador Dave Rubin.

De su lado, Donald Trump Jr, hijo del expresidente republicano Donald Trump (2017-2021), pronosticó que tras el anuncio de Musk, la “censura” en Twitter “se multiplicará por diez”.

“Cero posibilidades de libertad de pensamiento o expresión en este momento”, dijo en la plataforma Truth Social, creada recientemente por su padre después de que lo expulsaran de su red preferida donde había acumulado unos 88,7 millones de seguidores.

Twitter echó al exmandatario acusado de haber usado la red social para incitar a sus seguidores a invadir el Capitolio -sede del Congreso de Estados Unidos- el 6 de enero del año pasado. La trágica insurrección de partidarios de Trump dejó cinco muertos, incluido un policía y generó una amplia investigación legislativa con discusión de un eventual juicio político.

Precisamente, Trump ya había reafirmado que se apegaría solamente al uso de Truth Social, algo que reiteró el viernes.

“El acuerdo de Twitter está muerto, larga vida a ‘truth’”, publicó en Truth Social.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.