Interés Humano

‘Aquí empieza mi búsqueda de justicia’: Padre de Yolanda Martínez no cree en Fiscalía

Padre rechaza la versión de la Fiscalía de que su hija se suicidó y advierte que seguirá presionando a las autoridades para que encuentren a los responsables

Monterrey. “A mi hija ya la entregamos a Dios, pero esto no termina. Aquí empieza algo, la exigencia de que se haga justicia”, expresó Gerardo Martínez Bautista, el padre de Yolanda Martínez Cadena, al salir de la misa de cuerpo presente que se realizó el domingo en las Capillas del Carmen, en el centro de la capital de Nuevo León, en México.

Indicó que la muerte de su hija fue un femicidio y no un suicidio, como sostiene la Fiscalía, porque “le inyectaron las sustancias tóxicas”. Además, advirtió que las autoridades no van a jugar con él, porque “yo no soy su payaso, como otras personas”, y aseguró que realizó sus propias pesquisas al margen de la autoridad.

Asimismo, dijo que es momento de que la Fiscalía estatal tome acciones, mientras que a él se le seguirá viendo ante los medios de comunicación para que se haga justicia, y así detener a los culpables de “matar” a su hija, a quien, según comentó el sábado, “privaron ilegalmente de la libertad, la mantuvieron en cautiverio, donde la maltrataron físicamente para después privarla de la vida con siete sustancias tóxicas, drogas o medicamentos”.

Además, advirtió que “el señor gobernador [de Nuevo León, Samuel García Sepúlveda] y la Fiscalía, saben bien que aquí voy a seguir poniéndoles gorro”, exigiendo la aprehensión y el castigo a los responsables.

El padre de Yolanda comentó que sabía que a su hija la habían sepultado en algún lugar, y que nunca la iba a encontrar. Por eso pidió, en un momento clave, que se activara el ofrecimiento de una recompensa de $100 mil pesos a quien proporcionara información para localizarla.

“Esa estrategia me resultó. Ellos [los feminicidas] tuvieron que sacar el cuerpo para ganar un dinero extra. Alguien la tenía que encontrar”, dijo Martínez Bautista.

También hizo un llamado a los presuntos asesinos para que se entreguen: “Nosotros no somos nadie para juzgar, nada más a Dios es al que le corresponde. Por lo mismo, no tenemos ningún derecho de arrebatar las vidas. Por eso, yo les pido, de la manera más atenta, a las personas que me dañaron, que tengan ese gran valor de entregarse a las autoridades, por haber sobrepasado la línea que corresponde poner al Señor”.

Yolanda Martínez, de 26 años y madre de una menor de cuatro años, desapareció el pasado 31 de marzo en San Nicolás de los Garza. Su cuerpo fue localizado el 8 de mayo, por una mujer que recolectaba madera en un terreno baldío del municipio de Juárez.

Según la Fiscalía estatal, las investigaciones apuntan a un suicidio porque junto a su cuerpo se encontró veneno y un vaso con escritos, que las autoridades consideran como un mensaje de despedida. Los restos de Yolanda fueron entregados a su familia el sábado 14 de mayo.

Tras el velorio en las Capillas del Carmen de avenida Constitución, al suroeste del primer cuadro del centro de Monterrey, se llevó a cabo una misa y posteriormente, el cortejo fúnebre partió con destino al cementerio Los Pinos, donde la joven fue sepultada entre música de banda y acompañada de su familia y amigos, que llevaban globos blancos.

Martínez comentó que escogió para el sepulcro de Yolanda un cementerio que le queda relativamente lejos de su casa, porque le gusta mucho caminar, y acudirá los domingos o cualquier otro día entre semana para ir a platicar con ella, como en una convivencia familiar.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.