Conflictos

Tregua de dos meses entra en vigor este sábado en Yemen

Emisario de la ONU habló por separado con representantes de los hutíes en Omán y, en los últimos días, con los representantes del poder yemení y de Arabia Saudita en Riad

Saná. Una tregua de dos meses debe entrar en vigor este sábado en Yemen en virtud de un acuerdo negociado por Naciones Unidas con las fuerzas progubernamentales y los rebeldes hutíes, enfrentados en una guerra devastadora desde hace casi ocho años.

En este conflicto que, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), causó cientos de miles de muertos y empujó a este pobre país de la península arábiga al borde de la hambruna, una tregua anterior —acordada en el 2016 entre las partes beligerantes— y otras decididas unilateralmente fracasaron.

Arabia Saudita, rica monarquía petrolera del Golfo, está desde el 2015 al frente de una coalición militar que ayuda al presidente yemení Abd Rabbo Mansur Hadi frente a los hutíes apoyados por Irán, que niega suministrarles armas.

La cesación de las hostilidades en todo el país debe entrar en vigor en el primer día del mes de ayuno musulmán del Ramadán, anunció el viernes en un comunicado Hans Grundberg, emisario de la ONU. “Los beligerantes respondieron positivamente a la propuesta de las Naciones Unidas de una tregua de dos meses”, dijo, destacando que podía ser “renovada con su consentimiento”.

Este anuncio es la culminación de los esfuerzos de Grundberg, que desde hace meses intenta lograr una tregua y reanudar las negociaciones con vistas a un arreglo en Yemen, donde las potencias regionales rivales —Arabia Saudita sunita e Irán chiita— libran una guerra por el poder.

El jueves, el emisario de la ONU habló por separado con representantes de los hutíes en Omán y, en los últimos días, con los representantes del poder yemení y de Arabia Saudita en Riad. La coalición afirma “apoyar el acuerdo del gobierno yemení para una tregua” así como “los esfuerzos de la ONU para consolidarla”, según la televisión saudita Al Ekhbariya.

“Las partes acordaron detener todas las ofensivas aéreas, terrestres y marítimas en Yemen y más allá de sus fronteras”, destacó Grundberg. También están de acuerdo “en permitir a los petroleros entrar en los puertos de la provincia de Hodeida (oeste), y a los vuelos comerciales operar desde y hacia el aeropuerto de Saná, con destinos predeterminados”, según él.

La coalición controla el espacio aéreo y marítimo de Yemen, y solo se permiten vuelos de la ONU a través del aeropuerto de Saná, un “bloqueo” denunciado por los hutíes. La capital, Saná, está en manos de los rebeldes, al igual que los puertos de la provincia de Hodeida. Esos puertos son esenciales para la prestación de asistencia humanitaria.

En este contexto de desescalada, los beligerantes “aceptaron reunirse bajo la égida (de la ONU) para abrir carreteras en Taiz y en otras regiones de Yemen”, según el emisario de la ONU. Con esta tregua el objetivo a largo plazo “es dar a los yemeníes la esperanza de que este conflicto pueda terminar”, agregó.

Después de siete años de intervención, la coalición comandada por los sauditas no logró expulsar a los rebeldes de las regiones conquistadas en el norte del país. Estados Unidos acogió con satisfacción el nuevo acuerdo de tregua, pero subrayó la necesidad de llegar a “un compromiso que pueda aportar una paz duradera a todos los habitantes de Yemen”.

Por su parte, la Organización No Gubernamental (ONG) Consejo Noruego para los Refugiados (NRC) afirmó esperar “el comienzo de un nuevo capítulo, que dará a los yemeníes la oportunidad de recuperarse en paz y estabilidad”.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.