Conflictos

Nuevas imágenes confirman la destrucción del Antonov 225, el avión más grande del mundo

Las fotografías, tomadas al noroeste de la capital, Kiev, revelan los severos daños en el fuselaje y las turbinas de un avión único, capaz de transportar transbordadores

Imágenes divulgadas este sábado por la agencia AFP confirman la noticia que hace semanas impactó al mundo de la aviación. Los bombardeos rusos en Ucrania destruyeron uno de los emblemas de esa nación, el carguero más grande del mundo, el Antonov AN-225.

Las fotografías, desde el aeropuerto de Hostomel, al noroeste de la capital, Kiev, revelan los severos daños en el fuselaje y las turbinas de un avión único, capaz de transportar transbordadores espaciales. “El avión fue una vez una fuente de orgullo nacional, pero fue sacrificado en la lucha para mantener a las tropas rusas fuera de las puertas de la ciudad”, confirma también esta mañana el portal de noticias Aljazeera.

Esta aeronave no se equipara a cualquier avión comercial, era la más grande y pesada del mundo, según los Guinness Récords, su diseño era único y, regularmente, volaba pocas veces al mes para transportar grandes estructuras. Tenía 84 metros de largo y 88 metros de envergadura, que es la distancia entre los extremos de sus alas.

La gigantesca nave se completó en 1988 en Ucrania, en la época de la Unión Soviética, y su propósito fue llevar los transbordadores espaciales soviéticos, como el Burán. El aeroplano pertenece a la empresa Antonov Airlines y tiene un peso máximo de despegue de 640 toneladas, de acuerdo con los Guinness Récords.

El diario español ABC mencionaba que el avión tenía seis motores y un total de 32 ruedas. Estaba pintado de blanco con franjas amarilla y otra azul, colores que identifican la bandera de Ucrania. Al observar su estructura interna en fotografías, parecía una fábrica en la que hay cables, tubos, grúas, escaleras y otros equipos.

Contaba con seis asientos en la cabina de mando y hay 12 asientos en el compartimento trasero, así como 34 computadoras, detalló el diario australiano The West Australian.

Hermanos menores del AN-225 han aterrizado en Costa Rica en otras ocasiones. El AN-124 ha venido al Juan Santamaría con una turbina de avión o incluso con equipos para una transnacional. Incluso, el pasado 27 de febrero el aeropuerto internacional Juan Santamaría, de Alajuela, se ‘pintó’ con los colores azul y amarillo de la bandera de Ucrania. Desde horas de la tarde, cientos de ticos se convocaron en la terminal aérea para esperar el arribo del Antonov AN–124, el avión comercial gigante de bandera ucraniana que trajo al país carga para empresas de tecnología.

Esa misma noche, el capitán David Damazzio Fernández, de 28 años y funcionario del Servicio de Vigilancia Aérea de Costa Rica, buscó un momento para conversar con la tripulación de la aeronave.

El tico le entregó una carta al capitán del Antonov AN–124, Gorin Andrii, en la cual recalcó la vocación de paz costarricense desde la abolición del Ejército en 1948 y que el país es neutral ante todo conflicto armado internacional en razón de la Proclama Presidencial de Neutralidad Perpetua, Activa y no Armada de Costa Rica en 1983.

Vanessa Loaiza N.

Vanessa Loaiza N.

Editora de Sucesos. Trabaja en la Redacción de La Nación desde 1998. Se especializó en temas de Infraestructura, concesión de obra pública, contratación administrativa y Transportes.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.