Conflictos

Central eléctrica de Gaza vuelve a funcionar por tregua entre Israel y Yihad Islámica

Desde el inicio de la operación israelí el viernes y su fin el domingo por la noche, murieron 44 palestinos, entre ellos 15 niños

Gaza. Israel reabrió este lunes su frontera con la Franja de Gaza y la única central eléctrica del enclave palestino reanudó sus operaciones tras la tregua acordada entre el Estado hebreo y el grupo armado Yihad Islámica después de tres días de hostilidades que costaron la vida a decenas de palestinos, incluidos niños.

Los cruces fronterizos entre el Estado hebreo y la Franja de Gaza, que Israel cerró el martes, volvieron a abrir este lunes “por motivos humanitarios”, anunció en un comunicado el Cogat, el servicio del ministerio israelí de Defensa que supervisa las actividades civiles en los territorios palestinos.

“La vuelta a la rutina dependerá de la evolución de la situación y de que se respete la seguridad”, indicó la nota de prensa. Un periodista de la AFP vio entrar camiones cisterna por el paso fronterizo de Kerem Shalom, en el sur del enclave, que se encuentra bajo bloqueo israelí desde hace más de 15 años.

Poco después, la única central del micro-territorio, que tuvo que cerrar el sábado por falta de combustible, volvió a “generar electricidad”, dijo a la AFP un portavoz de la compañía eléctrica. La tregua, obtenida gracias a la mediación de Egipto, entró en vigor a las 11:30 p. m., pero tanto la Yihad Islámica como Israel se guardaron el derecho de replicar en caso de futuras agresiones.

“La situación es trágica y difícil” en Gaza, dijo a la AFP Mohamed Alai, un habitante del enclave de 362 kilómetros cuadrados, donde viven 2,3 millones de palestinos. “Hay muchos muertos y heridos, mucha destrucción y devastación, pero Gaza está sanando sus heridas”, agregó.

Suhail al Bauab, una gazatí de 56 años, vivió “con miedo” durante tres días. “No queremos una guerra cada seis meses y, cuando nos enteramos de la tregua, nos alegramos mucho, a pesar del luto por los mártires”, dijo.

Desde el inicio de la operación israelí el viernes y su fin el domingo por la noche, murieron 44 palestinos, entre ellos 15 niños, y 360 resultaron heridos, según el último balance del ministerio de Salud del enclave, gobernado por el grupo islamista Hamás.

En el sur de Israel, Davit Shitrit, habitante de la ciudad de Ascalón, dijo que “no confía” en la Yihad Islámica. “Siempre prometen pero atacan de nuevo (...). Espero que esta vez se mantenga (la tregua)”.

“La Yihad Islámica ha recibido un duro golpe que la ha hecho retroceder décadas”, declaró el lunes a la prensa un alto diplomático israelí. El acuerdo de tregua incluye, entre otras cosas, “el compromiso de Egipto de trabajar por la liberación de dos prisioneros” de la Yihad Islámica en manos de Israel, dijo el grupo palestino.

El presidente estadounidense, Joe Biden, acogió con satisfacción la tregua y pidió que se investigaran las circunstancias de la muerte de civiles. En Israel, tres personas resultaron heridas por disparos de cohetes desde el viernes, según los servicios de emergencias. De acuerdo al Ejército, desde ese día se dispararon cientos de cohetes desde Gaza, la gran mayoría de los cuales fueron interceptados.

Las autoridades israelíes afirmaron que algunos de los palestinos muertos fallecieron a causa de cohetes fallidos lanzados por la Yihad Islámica contra Israel desde el interior del enclave palestino.

Israel presentó sus primeros ataques el viernes como una operación “preventiva” contra la Yihad Islámica, que, según dijo, estaba planeando un ataque inminente. En respuesta a los bombardeos, el grupo armado, respaldado por Irán e incluido en la lista de organizaciones terroristas de Estados Unidos y la Unión Europea (UE), disparó cientos de cohetes hacia Israel.

Los principales jefes militares de la Yihad Islámica en Gaza, Taysir al Jabari y Jaled Mansur, así como varios combatientes del grupo, murieron. Su muerte fue confirmada por la organización. El brazo militar de la Yihad Islámica dijo el lunes en un comunicado que 12 miembros murieron en los ataques israelíes.

Además, Israel detuvo a unos 40 miembros de ese grupo armado en los últimos días en Cisjordania ocupada. Este enfrentamiento entre Israel y la Yihad Islámica es el peor desde el que estalló entre Israel y el Hamás —el movimiento islamista que gobierna Gaza desde el 2007— en mayo del 2021.

En once días murieron 260 palestinos, entre ellos combatientes y 14 israelíes, uno de ellos era soldado, según las autoridades locales. Hamás, que libró varias guerras contra Israel, se mantiene de momento al margen de las hostilidades.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.