Conflictos

Aumentan las fuerzas navales en el Pacífico para hacerle frente a China

A fines del 2020, Pekín tenía un total de 360 navíos de combate de superficie y submarinos, comparados con los 297 barcos de toda la flota mundial de Estados Unidos

Pekín. La decisión australiana de dotarse de submarinos nucleares, en alianza con Estados Unidos y Reino Unido, refleja la emergencia de una marina china cada vez más poderosa en el Pacífico.

Australia, que tiene seis submarinos Collins de propulsión diesel-eléctrica de concepción sueca, que entraron en servicio a mediados de los años 1990, debía renovar su flota con 12 submarinos convencionales de concepción francesa.

Al romper este contrato, el país ha elegido incrementar aún más sus capacidades: la propulsión nuclear permite una discreción y una autonomía mayor del submarino.

"Es un cambio de necesidades" resumió el primer ministro australiano Scott Morrison.

Como a otros países, a Australia le preocupa una marina china cada vez más pletórica.

A fines del 2020, Pekín tenía un total de 360 navíos de combate de superficie y submarinos, comparados con los 297 barcos de toda la flota mundial de Estados Unidos, según la Oficina de información naval de Estados Unidos (ONI).

Y según la ONI, China tendría 400 barcos en el 2025 y 425 en el 2030.

Pekín tiene seis submarinos nucleares, lanzadores de artefactos portadores de misiles nucleares (SNLE), y unos 40 submarinos de ataque, entre ellos seis nucleares, según el Military Balance.

Washington puede por su parte contar con 21 submarinos de ataque y ocho SNLE basados en el Pacífico, esencialmente en Pearl Harbor, según la US Navy.

Entre el 2015 y el 2019, los astilleros navales chinos han construido 132 barcos, contra 68 para Estados Unidos, 48 para India, 29 para Japón, 17 para Francia, 9 para Australia y 4 (de los cuales dos portaaviones) para Reino Unido, según un estudio de la publicación especializada Janes del año pasado.

En cuatro años, China ha procedido a la botadura del equivalente de la flota francesa, según el almirante Pierre Vandier, jefe del Estado mayor de la Marina francesa, que destaca el "histórico esfuerzo naval chino" que representa "más del 55% en el presupuesto de defensa de China".

Este frenesí chino tiene consecuencias en toda la región, conduciendo a varios países a desarrollar una estrategia que impida a la potencia china desplegarse cerca de sus costas. Ello pasa en especial por la compra de submarinos.

Así, Vietnam, posee seis submarinos de concepción rusa, Malasia otros dos, mientras que Indonesia ha encargado seis sumergibles a Corea del Sur y Filipinas contempla la idea de crear una flota submarina.

China cuestiona la soberanía de todos estos países sobre una parte del mar de China meridional.

En otras zonas del Pacifico, Japón tiene 23 submarinos, Corea del sur 18, Singapur, dos, y Rusia una docena.

Reflejo de las tensiones en la zona, es que Francia terminó a principios del 2021 el despliegue en el Pacífico de uno de sus submarinos nucleares, el Emeraude, hecho inédito desde el 2001.