Marvin Barquero. 21 noviembre, 2019
De acuerdo con Comex. uno de los resultados positivos obtenidos con los dos servicios directos de ensayo, entre Moín y China, fue la reducción de 40 días a 23, el tiempo de tránsito, y la excelente calidad con la que llegó la fruta. En la foto, una muestra de piña tomada por las autoridades de China. Foto Canapep.
De acuerdo con Comex. uno de los resultados positivos obtenidos con los dos servicios directos de ensayo, entre Moín y China, fue la reducción de 40 días a 23, el tiempo de tránsito, y la excelente calidad con la que llegó la fruta. En la foto, una muestra de piña tomada por las autoridades de China. Foto Canapep.

El servicio de buque de carga entre Moín y Shanghái, que se prestó en los meses de setiembre y octubre pasados a manera de prueba, será suspendido para preparar mayores volúmenes de carga.

La medida se acordó en una reunión entre la empresa China Ocean Shipping Company (Cosco) y el Ministerio de Comercio Exterior (Comex), según confirmó la ministra de esta cartera, Dyalá Jiménez. Se realizó hace dos semanas, durante una visita de la funcionaria a China, pero no se comunicó a los exportadores sino hasta en un encuentro, el martes 19 de noviembre.

El primer barco salió de Moín el 23 de setiembre y el segundo, el 30 de octubre. Pero la decisión implica que las eventuales salidas del barco de Cosco desde Moín en este mes de noviembre y en diciembre no se realizarán.

Abel Chaves, presidente de la Cámara Nacional de Productores y Exportadores de Piña (Canapep), explicó que en los dos servicios que se concretaron con este ensayo, los volúmenes más grandes enviados fueron de piña y banano.

Eso dos sectores, agregó Chaves, están en crisis de producción este año, por lo cual los empresarios no tienen mucha fruta disponible para enviar a mercados nuevos como es China. Sin embargo, se espera una recuperación de las cosechas para el 2020, lo cual mantiene el interés de los empresarios en este servicio.

Sin embargo, en la primera embaracación, el 23 de setiembre, se logró un marque de 11 contenedores de 21.000 kilos cada uno, mientras que en el segundo, que partió de Moín el 30 de octubre, se mandaron 23 contenedores, de los cuales 14 fueron con piña y cinco con banano. Pese al aumento, los volúmenes son muy bajos.

Este último servicio está previsto para llegar este 21 de noviembre al puerto de Shanghái,

No se ha perdido

La ministra Jiménez detalló que el acuerdo con Cosco permite mantener viva la opción de este servicio directo a China, que tuvo mucho éxito porque el producto llegó con un tránsito de 23 días y en muy buen estado.

El tema, agregó, fue que los ensayos se hicieron con tiempos muy cercanos uno del otro (un mes) y que no se logró preparar por anticipado a los exportadores para aprovechar la opción.

Por eso, adujo, la idea es que Costa Rica se prepare mediante coordinación con las cámaras empresariales, con participación de la Promotora del Comercio Exterior (Procomer) tanto aquí como en la Oficina de Promoción Comercial en China y del Comex, para tener volúmenes suficientes de exportación. Esto se haría no solo con banano y piña sino con otro sectores, como la carne de res.

La jerarca del Comex añadió que se elevarán las gestiones para contar con los protocolos sanitarios que China debe dar para otros sectores, como melón, frutas congeladas y frutas deshidratadas, y así incluirlos dentro de los volúmenes a exportar.

China debe otorgar esos protocolos, luego de hacer inspecciones en el país exportador, para recibir productos en su territorio.

Chaves, por su lado, dijo que en una reunión con Comex, el martes pasado, reiteraron el interés de abrir ese mercado e incluso de conseguir anuencia de APM Terminals para que el barco directo a China se ponga bisemanalmente desde la Terminal de Contenedores de Moín (TCM).

La presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco), Laura Bonilla, dijo que Costa Rica se enfrentó en este ensayo con China con una realidad: los contactos que los empresarios tenían hechos se debían reactivar con anticipación. Empero, dijo que eso es posible con algún tiempo.

Erick Villalobos, gerente de ventas de productos agropecuarios Visa (empresa que mandó piña a China), señaló que para el primer embarque se presentaron problemas de precio, lo cual consideró normal cuando se está entrando a un mercado. Se esperaba, explicó, colocar el producto a alrededor de $8 la caja de 12 kilos, cercano al valor en Europa, pero se pagaron cerca de $4 por bulto.

La fruta del primer embarque se entregó a los distribuidores a precio de consignación o abierto (lo que ellos lograran en ese mercado), pero para el segundo se debió enviar a precio firme. Este cambio restringió el volumen total solicitado, explicó Villalobos.

Aún así dijo que China sigue siendo un mercado atractivo, por lo cual tienen disponibilidad de seguir intentando aumentar las ventas.