Patricia Leitón. 6 noviembre
Los automóviles usados importados serán revisados de forma estructural por Riteve. En la imagen, una feria de autos usados en el Centro de Eventos Pedregal. Foto con fines ilustrativos. Foto: JoséŽ Rivera
Los automóviles usados importados serán revisados de forma estructural por Riteve. En la imagen, una feria de autos usados en el Centro de Eventos Pedregal. Foto con fines ilustrativos. Foto: JoséŽ Rivera

Riteve revisará los vehículos usados importados antes de ser nacionalizados, según los cambios que contiene el Manual de Procedimientos para la inspección de Vehículos que rige a partir de hoy, informó el Ministerio de Hacienda y el Consejo de Seguridad Vial en un comunicado de prensa.

Con la aplicación de este manual se verificarán las condiciones bajo las cuales se prohíbe la importación para la inscripción de automóviles usados, establecidas en el artículo 5 de la Ley de Tránsito tales como pérdida total, sacado de circulación en su país de origen, uniones estructurales no autorizadas, odómetros alterados o autos fabricados con volante a la derecha, que hayan sido declarados en pérdida total en su país de origen o que no cumplan con ciertos parámetros que protejan al beneficiario final como comprador del mismo en nuestro país.

“Va a haber un conocedor de la materia estructural de los vehículos. Antes los funcionarios de aduanas no eran conocedores de la parte estructural, sino solo de la documental; pero no hacíamos nada con quedarnos con documentos que dicen que todo está bien y el vehículo dañado estructuralmente; ahora vamos a hacerlo al revés, que Riteve nos diga que estructuralmente está bien y documentalmente le vamos a dar trámite”, explicó Juan Carlos Gómez, director general de Aduanas.

“Si bien es cierto, ya este manual tenía una versión anterior con la cual se protegía a la población o futuros compradores de vehículos usados, con la cual se garantizaba que no entrasen al país carros con defectos graves o que hubiesen sido sacados de circulación en su país de origen. Sin embargo, teníamos un desfase importante sobre quién debía fungir como inspector y verificar que los requisitos para la entrada al país de esos medios de transporte se diesen de forma clara y transparente” añadió Edwin Herrera, director ejecutivo del Cosevi.

Jennifer Hidalgo, subgerente de Comunicación y Responsabilidad Social Empresarial de Riteve, informó de que todo está todo listo para iniciar el 7 de noviembre con la revisión.

Según el comunicado, la modificación a dicho manual establece funciones claras a las entidades encargadas de la inspección para la nacionalización e inscripción de los vehículos usados.

Para su elaboración se contó con la participación activa del Servicio Nacional de Aduanas, el Ministerio de Hacienda, el Cosevi y el viceministerio de Transportes del Ministerio de Obras Públicas y Transportes.

El Manual de Procedimientos para la Inspección de Vehículos en los Almacenes Fiscales, establece las especificaciones generales de actuación durante las revisiones y unifica, en lo posible, los criterios y procedimientos de inspección técnica de autos, de manera tal que se dé una coordinación interinstitucional ágil y eficiente, que permita un trámite de inspección expedito, se explica en el comunicado.

Según el documento, esto facilitará el almacenaje y salida de los automóviles, garantizando, desde la institucionalidad estatal, herramientas que protejan los intereses de quienes adquieran un carro usado, para que pueda ser legalizado sin ningún problema en el país.

El texto añade que el importador debe presentar a Riteve el título de propiedad original o su equivalente y la declaración jurada protocolizada por medio de la cual se indique que el vehículo no cuenta con ninguno de los supuestos que establece el artículo 5 de la Ley de Tránsito lo cual impediría la nacionalización del mismo. Dicho documento debe ser presentado de forma impecable para evitar duda de su autenticidad.

Ante la detección de defectos en la documentación el mismo será rechazado de manera inmediata sin la necesidad de realizar la inspección física del vehículo.