Marvin Barquero. 13 enero
Los turistas de Estados Unidos representan arriba del 42% del total de llegadas a Costa Rica. Por esa razón, le medida de exigirles una prueba covid negativa al regreso a su país supone un gran reto para el turismo costarricense. Foto: Jéssica López, para La Nación
Los turistas de Estados Unidos representan arriba del 42% del total de llegadas a Costa Rica. Por esa razón, le medida de exigirles una prueba covid negativa al regreso a su país supone un gran reto para el turismo costarricense. Foto: Jéssica López, para La Nación

El Instituto Costarricense de Turismo (ICT) informó de que mediante un grupo de trabajo coordina, desde la semana pasada, con los laboratorios privados para garantizar la existencia y negociar el menor costo posible de las pruebas de covid-19 a los estadounidenses que visiten el país y los locales que quieran viajar a esa nación.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), de Estados Unidos, acordó exigir la presentación de esa prueba negativa a todo viajero internacional, tanto ciudadanos, como visitantes y residentes, que quieran ingresar a territorio estadounidense, a partir del 26 de enero próximo.

De esa manera, si un estadounidense sale a hacer turismo –por ejemplo, visitar Costa Rica–, a su regreso deberá cumplir con este requisito, de acuerdo con la decisión del CDC, que se conoció en la noche del martes 12 de enero.

Ante una consulta de La Nación, el ministro de Turismo, Gustavo Segura, explicó que Costa Rica es absolutamente respetuoso de la soberanía que cada país tiene para tomar las decisiones que le parezcan las correctas en tiempos de pandemia.

“(La decisión del CDC) representa un reto más para la industria turística costarricense, pero estoy seguro que juntos la podemos superar”, detalló Segura, en una declaración aportada por el ICT, la mañana de este miércoles 13 de enero.

Por otro lado, Sary Valverde, presidenta de la Asociación Costarricense de Agencias de Viajes, aseguró que el costo adicional de realizarse esta prueba limitará aún más el interés de los costarricenses para viajar a Estados Unidos.

Agregó que actualmente la demanda de costarricenses para viajar a Estados Unidos representa apenas entre el 10% y el 15% de lo que se tenía en igual época del 2019.

Consideró que el costo será el obstáculo fundamental y no tanto la logística de los laboratorios.

En una reacción oficial por escrito, el ICT dijo que el grupo de trabajo coordina también aspectos relacionados con el costo de la prueba. “El plan es tener estas pruebas disponibles para los viajeros de Estados Unidos y turistas de otras nacionalidades, en todo el país, por menos de $100 cada una”, relata la comunicación.

Acciones

El ministro Segura informó de que desde la semana pasada tuvieron en cuenta la inminente opción de que las autoridades estadounidenses tomaran esta medida.

Por esa razón, agregó, se puso en marcha un grupo de trabajo, en conjunto con la red de laboratorios privados de Costa Rica, autorizados por el Ministerio de Salud, para realizar las pruebas.

El objetivo es tener en las próximas horas una logística preparada para atender a los turistas internacionales a lo largo y ancho del país y que se puedan hacer las pruebas.

Desde hace varias semanas los ciudadanos de España, y desde hace algunos días los de Canadá, tienen este requisito y eso funcionó para Costa Rica como una especie de prueba piloto. Eso ayudó a prepararse para atender la demanda de los estadounidenses, el origen más numeroso de turistas hacia el país, declaró el jerarca del turismo.

Según Segura, los protocolos en Costa Rica son muy sólidos y, basados en eso, el país se siente muy seguro para seguir invitando a los turistas internacionales a venir.

Concluyó que el turismo internacional es de bajo riesgo epidemiológico y, por tanto, se debe incentivar para la recuperación económica de zonas especialmente rurales y costeras.