Política Económica

Competencia perfecta: ‘Green washing’

El pecado original de los esfuerzos globales para abordar las realidades del cambio climático ha sido la ingenua confianza en que el conocer las graves implicaciones del calentamiento global sería suficiente para movilizar las voluntades

La 27ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27) realizada en el balneario egipcio de Sharm el-Sheij durante noviembre ha dejado resultados agridulces tras de sí. El pecado original de los esfuerzos globales para contener, mitigar y adaptarse a las realidades del cambio climático ha sido, principalmente, la quizás ingenua confianza en que el conocer las implicaciones para la humanidad y la vida en el planeta Tierra que acarrea el calentamiento global sería suficiente para movilizar las voluntades sociales, económicas y políticas en busca de intervenciones y políticas efectivas.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.